Un artículo en La Carta de la Bolsa muestra el hundimiento planificado de nuestras vidas

Lo está haciendo Cospedal para forrarse, por supuesto, es su único Norte y ambición.

Un señor sufre un accidente grave, una caída en la casa. El calvario que luego pasa. Todo ello en Cuenca, de La Mancha de Cospedal.

Voy a poner aquí la jugosa denuncia (algunas omisiones que no hacen al caso); luego el accidentado se pone a despotricar contra cositas muy menores, en vez de denunciar a los tiburones financieros que nos llevan a esto, si Ud quiere leer el resto vaya al artículo pero ya le digo que la segunda parte es bastante mala y llena de la envidia propia de la gente del campo, que si ve a otro ganar lo llevan los demonios de que él no medra.

caer de una escalera, romperte el codo y la pelvis para saber que no puedes morir en Cuenca

1 de septiembre, 10 horas y 30 minutos. Subí al altillo, cuatro metros de altura, a cerrar una pequeña puerta. Fijé bien la escalera de hierro. Justo cuando introducía la llave para cerrar, la escalera comienza a deslizarse y a continuación vuelca hacia un sitio y yo hacia el contrario. Golpe atroz desde esa altura. Me miro el brazo y veo el codo hecho añicos. No puedo moverme. Creo que me he reventando por dentro ¿Bazo, hígado, riñones, páncreas? yo que sé. No puedo moverme.

Ruth, mi hija pequeña, ejerce de Ginecóloga en un hospital de Madrid. Me mueve el cuello, me mueve la cadera: «te has roto en mil pedazos el codo y creo que tienes una gran fisura en la pelvis», me dice. Subo como puedo a su coche. 46 kilómetros interminables desde ese pueblo conquense hacia Cuenca, la capital. Y empieza la siguiente tragedia (y sus explicaciones,) que quiere contarles a raíz de este enorme golpe que me tiene inmovilizado, pero, por fortuna, no tiene complicaciones de salud interna y, además, me permite escribir.

Tres cuartos de hora después del golpe. LLegamos al El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, hasta hace poco lleno de enfermos, médicos, enfermeras, auxiliares, celadores.  Hospital donde murió mi madre y pasó los últimos días mi padre (lo enviaron a casa a morir como pudo). Hospital donde han muerto muchos muertos de Cuenca y sus pueblos y donde han resucitado muchos muertos que no estaban muertos de Cuenca y sus pueblos. Si Cuenca tiene en la actualidad 56.703 habitantes, hay que sumar muchos miles más de los cientos de pueblos desperdigados por esa provincia tan grande en extensión como perdida en la memoria histórica del Reino de España. Ahora lo estará más. No creo que el AVE, cuya parada en Cuenca está situada a tres kilómetros (3) del centro urbano ¡manda cojones, señores políticos y demás! encumbre a la Ciudad de las Casas Colgadas y del morteruelo.

[AGL. No puedo menos que comentar aquí, que si este señor quiere que la parada del AVE se la hagan en el centro de la ciudad, siendo 3 Kms una distancia insignificante y que hay transporte público]

Ruth pide una silla de ruedas. Una celadora la empuja hasta un pasillo. Una imagen de la postguerra, allí apoyado en el pasillo, sin tomarme la tensión, sin un puto calmante. El silencio es sobrecogedor. Es un hospital fantasma.

Quince minutos después llega una enfermera y me pide la tarjeta de la Seguridad Social. Saco como puedo de mi bolsillo derecho la cartera y presa del dolor le doy la tarjeta de Sanitas. Pasa el tiempo. Hay tres enfermos más en silla de ruedas. Todos estamos en el pasillo apoyados en la pared. Media hora después, la enfermera anterior me dice que le he dado la tarjeta de Sanitas, pero Ruth viendo lo que veía y con su experiencia profesional, aunque aún corta, hizo lo imposible por agilizar todo.

Quince minutos después me devuelven las dos tarjetas. Veinte minutos después me llevan a la sala de rayos. En el trayecto observo que el hospital esta vacío. Me recuerda un hospital de campaña que visité en las Dolomitas hace diez años, un museo de la II Guerra Mundial

«¿Qué pasa aquí?», pregunto

-.»Lo han desmantelado todo. Apenas trabajamos un puñado de profesionales. No tenemos medios. Creo que van a montar un geriátrico o no se qué. Es una pena», me dice el acompañante de un enfermo que también espera su turno en la sala de rayos

Radiografías hechas y otros 30 minutos de espera. Me duele el brazo, la pierna, la cabeza, el alma ¡ay la pelvis! Aparece el traumatólogo. 30 años. «Tiene el codo roto por varias partes, esto se opera, pero no tenemos medios y no es urgente. La cadera y lo demás está bien», me dice

«Doctor ¿podría revisar las radiografías de pelvis? Mi padre tiene mucho dolor. Otros treinta minutos. Vuelve el doctor,  «Sí, sí, hay una fisura. Eso se cura con reposo. Adiós, buenos días», y se va

No me han tomado la tensión, no me han hecho ecografías, no me han hecho analítica de sangre «Papá, vamos a Madrid ya», me dice Ruth

«¿Y mi camisa y demás? ¿Me puede dar un ibuprofeno y un omeprazol? Le pregunto a una enfermera con cara de muy mala hostia. Me trae a los 10 minutos el ibuprofeno, pero «no encuentro el omeprazol», me dice. «No se preocupe ¿y mi camisa y demás? Aparece a los 10 minutos. Salimos a toda prisa, respetando límites de velocidad a Madrid.

No me han dado parte médico, quizá porque no tienen impresora, o papel, en el El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca

A las 4 de la tarde llegó a Madrid. Me operan a las 11 de la noche y ahora presten y reflexionen/mos sobre los siguinetes aspectos:

***

Cuenca es un municipio español perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha y una ciudad, capital de la provincia homónima.. su extenso término municipal, de 911.06 km² es uno de los mayores de España. El municipio contaba con una población empadronada de 56.703 habitantes en 2011

***

El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca es un centro sanitario, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), que desde su inicio en 1964, tiene entre sus objetivos la mejora de la asistencia sanitaria, la docencia y la investigación. Tras sucesivas ampliaciones, la más importante en el año 1985, se ha ido modificando y adaptando a las demandas de la sociedad conquense, convirtiéndose en un referente provincial.
El Hospital ‘Virgen de la Luz’ consta de un Edificio Principal, donde se hallan las áreas de Hospitalización, Quirúrgica, Urgencias y Servicios Centrales, que comunica mediante dos pasarelas acristaladas, con otros dos edificios de cuatro plantas. En el primero de ellos (Edificio Administrativo) se encuentra ubicada la Dirección, Administración, Biblioteca, Unidad de Investigación y Laboratorios. En el segundo edificio, (Policlínico), se sitúan las Consultas Externas, el Servicio de Admisión, el Servicio de Atención al Paciente, la Sala de Extracciones y el Almacén de Suministros.

[AGL. Está claro por el relato que esas áreas y servicios esa descripción corresponde a tiempos mejores, pero no me parece que la atención fuera lenta ni desdeñable, aparte de carencias y ojo, que los médicos se suelen equivocar y no todos tenemos una hija doctora que nos defienda.]

***  [Y termina esta parte primera con: ]

¿Por qué Cuenca y sus pueblos no sacan remolques y tractores a la calle? ¿Por qué no se rebelan?

☼  Tomemos el relato del Sr Romero como un acto de rebelión, aunque si Uds van al original verán que continúa una denuncia francamente cutre.

Ocurre que Cospedal, su familia, maneja una gran compañía del área sanitaria que está medrando a modo con privatizaciones  –esas que tanto elogia el piojo resucitado de Vargas Llosa con su adorada Aguirre, hoy domingo 23 de Septiembre en El País..

Un interés mio en colocar aquí esta descripción de cómo aniquilan a la Seguridad Social en España estos fachas chorros, es que en el anterior artículo,

De qué vive el Uruguay

que lo escribí entre bromas y veras, ponía en boca del Líder que en España aniquilan y desaparece la Sanidad Pública, y como estoy seguro que pensaron que yo exageraba,

– Ud exagera

– ¿Que yo exagero? Anda y rómpete la crisma en La Mancha y verás.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.