Cuestión, que la psicología de las personas que nos empeñamos en llamar normales es un libro cerrado. Quizás porque los normales no van al médico, mucho menos al psiquiatra, y el personal médico tiene bastante tarea con los enfermos como para invertir recursos en estudiar a los sanos. Hay por tanto un vacío ahí, que no está bien llenado por los psicólogos y en todo caso se comunica poco y mal con el público.

Uno de los hechos bien demostrados, es que el alcohólico tiene una Rica Vida Interior. 

Todos estamos siempre en un diálogo perpetuo con fantasmas interiores, en que recreamos nuestra vida personal, afectiva y social.  En el caso del alcohólico este diálogo está exacerbado y sus delirios de poder muy exaltados.  De poder personal y de poder sexual y de poder imponerse sobre otros.

¿Has reparado, varón, en que cada pocos minutos una especie de corriente de sexualidad domina tu cerebro y se transmite incontrolablemente por tu físico?  No te hagas ilusiones creyendo que eres especial, que un espíritu fuerte te posee.  No somos más que máquinas húmedas y eso nos pasa a todos: Para que los circuitos neuronales estén activados en caso de necesidad, el cerebro envía órdenes y descargas de neurotransmisores que conservan los cables en buen estado, si me aceptas la comparación.
Pasa una cosa parecida con los drogadictos y en especial con los adictos a drogas exaltantes y euforizantes, como la cocaína, las anfetaminas y el qat -un tipo de anfetamina natural.
Bajo la influencia se creen capaces de logros sobrehumanos. La realidad es bastante más mostrenca y vuelven a consumir su evasión preferida para residir en un mundo de ensueños.

Todas estas substancias, alcohol, drogas, tabaco, y el sexo también, actúan a través de lo que se llama la vía de la dopamina, un transmisor químico, y una especie de hormona que produce satisfacción.

Aunque saberlo no es solución, el conocimiento es un principio de control. Beber conscientemente de saber lo que se busca es un nivel humano superior a beber a ciegas, y ponerse ciego a beber.
Simplemente entender que si Ud tiene problemas ¿y quién no tiene problemas en esta vida? beber no se los soluciona, y se adquiere otro problema si se descuida.

Un enfoque astuto -porque la abstinencia en la bebida, en fumar, como en el sexo requiere una voluntad quizás sobrehumana- es limitarse a bebidas fermentadas, cerveza por ejemplo.  Lo mismo con el vino, que con gaseosa es menos tóxico, y otra la mezcla que toman los muchachos en España, calimocho, es decir vino tinto con cocacola si es mitad y mitad le baja la graduación al 6 % o menos.

Tendrá menos delirios de triunfador Ud., pobre iluso, mon semblable y se conocerá mejor. Que siempre es mejor en esta vida ser un borrachito conocido que un alcohólico anónimo.

Por Armando

Un comentario en «La rica vida interior de los alcohólicos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.