Mujer policía, 34 años y metro y medio de estatura, madre de una niña de tres años, la sargento Kimberly Munley detiene al cobarde moraco asesino y traicionero Nidal Malik Hassan

Nidal Malik Hassan, nacido en los EEUU pero que se autocalificaba de palestino, médico psiquiatra del Ejército americano destacado en la gigantesca base de Fort Hood, [ grafismo interactivo puede verse aquí ] armado con dos pistolas entra en el edificio donde hay 300 nuevos reclutas, todos desarmados (en la base no se permiten soldados armados) y los balea alevosamente.

Los testigos dicen que Nidal Hassan disparaba continuamente, metódico y apuntando con cuidado. mientras vociferaba  ¡ Alláh akbar ! -Alá es grande.

Una de sus pistolas era la FN Five-Seven, la llamada cop killer (asesina policías) porque dispara balas perforantes de armadura.  Fue el arma que principalmente usó, aunque llevaba también una Smith Wesson .357 (el arma que Harry el Sucio usa -en las películas) por las dudas.

Disparó más de 100 balas y ya han muerto 13 personas.  Entre los muertos se cuentan al menos tres mujeres: Francheska Velez (21 años y embarazada), Juanita Warman y Amy Krueger, y numerosas mujeres heridas.  Durante diez minutos pudo asesinar impunemente, hasta que entraron los dos policías y lo enfrentaron.

Sgt Kimberly y cantante country Dierks Bentley
Sgt Kimberly y cantante country Dierks Bentley

Cuando escuchó los disparos la Sargento Munley, que es una petisa de metro y medio y había estado dirigiendo el tráfico, es su tarea en la base, corrió hacia el edificio junto con su colega el Sgt. Mark Todd.  Con valor y agresividad Kim entró al edificio y se enfrentó a pocos metros al major Nidal Hassan experimentado tirador y asesino múltiple, que estaba protegido por un poste.  Nidal disparó primero y la atravesó las dos piernas de un balazo.

Gravemente herida Kim Murley le metió varios tiros en el cuerpo al cobarde asesino y puso fin a la carnicería que el traidor Nidal Hassan estaba haciendo entre los reclutas desarmados.  El sargento Mark Todd también disparó y a esta altura no está del todo claro quién de los dos detuvo la carnicería neutralizando al asesino.

Hassan lo tenía todo planeado.  Unos días antes regaló sus cosas a los vecinos incluyendo su Korán, les decía que se iba.

Nidal Malik Hassan, 39 años, médico psiquiatra aunque nacido en los EEUU se autocalificaba de palestino y hay fotos de él vestido con chilaba comprando en la tienda.

Ahora se enrollan conque no quería ir a Irak porque odiaba la vida militar -y era oficial, se hubiera metido a trabajar de otra cosa. Y la religión musulmana no impide que los árabes se maten con entusiasmo unos a otros, ni que los muy cristianos alemanes se mataran con los muy cristianos ingleses.

Este es un americano asesino como hay tantos, agravado el caso por la religión seguramente, ya que todos los musulmanes son traidores y el moro siempre se te viene por detrás con la gumía en el puño.

P. S.  Un notable artículo sale (en inglés) este domingo en The Observer/London, sobre la vida y ambiente militar en Fort Hood. Grief and pain in Fort Hood after bitter betrayal of mass shooting

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.