El pasquín público entrevista a unos tontos de las letras y la cultura, sinapios, con eso está todo dicho

En Sinapia todo es francamente empeorable, por peor que parezca con este personal siempre se puede rascar más el cubo de la basura.

El pasquín público entrevista a periodistas, novelistas, dramaturgos, gente de las letras que unánimemente y sin vergüenza ninguna le cuentan de como odian la lectura, de libros que enriquecieron mi saber y francamente buenos, y que a ellos les sopla la polla o les chorrea la concha de leerlos.

No voy a decir los nombres de esta gente, pero ahora no me extraña que si esta es la Intel·ligentsia de Sinapia, esta es la gente que vive de actividades intelectuales con razón estamos hoy peor que en tiempos de Franco, culturalmente hablando, peor que en 1910.

Diez libros obligatorios que te hicieron odiar la lectura, pues vaya y búsquelo, ya saben que acá no ponemos enlaces a diarios de la Sinapia.

Cien años de soledad –«Leía en internet a gente diciendo que el libro les había cambiado la vida y me planteaba si no sería porque desde ese momento todos los demás les parecían mucho mejores. A mis 14 años, el realismo mágico era simplemente un frase que aprender para vomitar en el examen”.

Este aprendía de memoria y vomitaba lo memorizado.

Que esa es otra, el sinapio estudiante no sabe razonar porque sus lelos incompetentes maestros no le han enseñado -ellos maestros mismos no saben- y lo que hacen, aprenden de memoria y se olvidan de todo.

☼ Otra, mujer y periodista, a quien dios le dio piececitos muy pequeños para que estuviera más cerca del fregadero, pero ha traicionado su natural destino, se descuelga con esta apreciación de la literatura nacional:

“Tú tienes 13 años y en el instituto te hacen leer eso o las Cantigas de Alfonso equis el Sabio; o el Libro de buen amor, o las coplas de Jorge Manrique con su alma dormida y su seso avivado; o el Cantar de Mío Cid o la Celestina y te quieres abrir las venas y a Dios pones por testigo que nunca más volverás a agarrar un libro.  Arciprestes, marqueses de Santillana, infantes, reyes… gente ociosa que juntaba letras. Eran los que había pero ¿eran buenos? No voy a releerlos para comprobarlo. Panda de rijosos chupacirios moralizantes. Pesados”.

☼ A otro escritor el Lazarillo de Tormes no le gustó, eran todos muy pobres y muy feos, no como su familia bella y de misa.

“Fastidiado por no poder dedicar todo el tiempo del mundo (que aquel entonces era lo que parecía) a poder jugar”, recuerda, “me puse a leerlo… para encontrarme una historia de pillos, engaños y traiciones realizadas por personas harapientas hacia otras aún más hambrientas y desvalidas. Robos, peleas, golpes a traición… No me gustó lo que estaba leyendo, no me gustaba ese mundo de pillería, hambruna y traiciones sin piedad. Era demasiado duro para un chaval con una imaginación desbordada, y de tan solo unos ocho o diez años, que no quería admitir que las personas pudiesen ser tan dañinas, los unos con los otros”.

☺ ese mundo de pillería, hambruna y traiciones sin piedad.   ¡Bienvenido a la Sinapia de hoy!

☼ Una que critica en un blog literario, dice la tía de la de Cela, La Colmena:

Un no rotundo a ‘La colmena’”.

La gusta más «El Cipote de Archidona» obra de Cela en que robusto jayán le hace la paja su novia en el cine, con resultado de que riega a toda la platea.

☼  ‘Azul’ de Rubén Darío, me hizo aborrecer la poesía durante años. ‘Azul’ o lo que trajo luego“.

☼ A otro ahora dizque escritor, a la tierna edad de 13 años su profesor les hizo leer La Guerra del Fin del Mundo, de Vargas Llosa, con funestos resultados, tal que el intel·ligentsia este ni sabe porqué le puso V Ll ese título.

Mira, título alternativo, V Ll:: «La Guerra en el Culo del Mundo».

☼ CONCLUSIÓN.

Sí, así son los sinapios intelectuales, periodistas, novelistas, dramaturgos, gente de las letras. Todos, eh, no sólo estos, estos y estas son simplemente más descarados igual de burreras.

Gracias, pasquín, por darnos a conocerlos.

Unos burros mostrencos, dignos alumnos de tales maestros, y si estos hijos de rico son así, está claro que de escuela de paga de los curas escolapios jesuitas opus dei maristas y demás ralea qué dejas para la gente del común.

.

☼ Total, como tiene demostrado El Pequeño Nicolás, que no hizo el Liceo lo enchufó un pijoamante en una escuela de alto rendimiento deportivo, nunca fue, lo pasaron, y a joder gente en la Sinapia, eso es valer, qué coño estudiar, te haces una fotocopia de diploma y ya está, le chupas la polla a un constructor y ya estás puesto.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.