Apretando el limón: Hasta que las pepitas chillen

En el Reino Unido el Chancellor (o sea el Ministro de Finanzas pero también una especie de Vicepresidente Económico) George Osborne, va a cobrar un impuesto a los dormitorios vacíos, ojo, de las viviendas sociales.

Esto va a empobrecer más precisamente a los pobres que sobreviven en la vivienda social y del paro, o que trabajan pero ganan poco y reciben pequeñas  ayudas para vivienda.

Aparentemente tiene una lógica, como hay escasez de viviendas y especialmente de viviendas sociales, castigar a los que tienen ese dormitorio extra que no usan, o hacerlos mudar a una vivienda más pequeña y meter ahí una familia más numerosa.

Sin embargo muchas personas consideran esto una intromisión orwelliana en la vida de la gente y que va a resultar en mucha pobreza o empeoramiento de la pobreza  -cosa que a Osborne le tiene sin cuidado, él es un rico aristócrata.

The spare bedroom tax: a mess of contradiction and impossibility

In April the new ‘spare bedroom tax’ comes into force, meaning many low-income families and disabled people will be forced to move or face yet more cuts. The implications are frightening

La historia de esta familia numerosa, que trabajan pero reciben una pequeña ayuda para el alquiler y serían perjudicados gravemente por este impuesto, es muy interesante, un trozo de la vida verdadera en Inglaterra que no sale nunca en los diarios españoles  -tienen un hijo autista y un cuarto libre que usan para educarlo apartado de demasiada estimulación, con eso ha mejorado mucho, pero ahora …

(eso que hay en el suelo es hielo y nieve)

Lorna y Stuart Holden y sus cuatro niños fuera de su casa, en Hartlepool.  El impuesto al dormitorio vacío puede que les cueste el 25% de la ayuda social a la vivienda.

The Holden family live on the end of a terraced street in the middle of Hartlepool. There are six of them: Stuart, 36, his wife Lorna, 33, and four kids: Faith, 8, Noah, 6, Elijah, 2, and Sam, 4.

You’d think of them as a thoroughly ordinary family, finding their way through the kind of trying circumstances that now seem to define the national condition, were it not for one detail: Sam, 4, is autistic, and just starting to talk. «He was very non-verbal: shut off,» Lorna tells me. «Now, he’s starting to communicate what he wants. But it’s still only one or two words at a time.»

Stuart works a 9.30am-2.30pm shift at  the HQ of Student Finance England in nearby Darlington, so as to be around for the more trying parts of the day. Though she aims to return to paid work once she’s somehow got round the steep cost of childcare, Lorna – a native of Cambridge, who came to Hartlepool due to a past relationship – has recently been suffering from stress-related illness, as well as gall bladder problems. The family are entitled to £114 a week in housing benefit, which covers their five-bedroom home, rented from the Endeavour Housing Association. All the bedrooms are used: the smallest, they tell me, is a «sensory room» for Sam, where he can let off steam and be free of the overstimulation that can make autistic people extremely distraught

It’s eye-wateringly expensive to heat, they tell me – but since they moved here a few months ago from their previous three-bedroom home, Sam is apparently transformed: «He’s like a different kid. He wants to be with you more, he brings you things to read or to look at,» says Lorna. But there’s a big problem looming. In April, the housing benefit paid to families like the Holdens will be changed by a new set of rules, outlined in last year’s Welfare Reform Act.

What’s about to arrive is widely known as the «spare bedroom tax», and is a central part of the government’s radical changes to social security (which also include a planned real-terms cut in most working-age benefits). It’s targeted at what officialspeak terms «under-occupation»: if you live in social housing and are deemed to be one bedroom over, your housing benefit will be docked by 14%; if it’s two or more, 25%. As a result, hundreds of thousands of people who live on very tight incomes are faced with a choice: either stay in their homes and somehow find the money, or move somewhere else.

For the Holdens, all this is very bad news indeed. With Sam and Elijah sleeping in the same room, and the other two kids each given a bedroom of their own, our initial conversation revolves around the assumption that they’ll get a special dispensation for the sensory room – but the new rules still mean that, until daughter Faith turns 10, they’ll be «under-occupying» by one bedroom, and therefore in line for a £16 a week hit. To some, that will not sound like much, but like so many families, they count every penny – and the extra money, Lorna tells me, will have to come out of their food budget, which currently runs to around £80 a week, and is largely spent on the budget lines Lorna calls «value food».

«Sam has very specific needs: there are lots of things that he needs – like nappies,» says Lorna. «And we can’t cut it from fuel, or electricity, or petrol. So when you lay that budget out over a month, with your council tax and water, and all your bills, there’s nowhere else it can come from: the only place we can cut from is our food budget. And we’re already having the cheapest food you can buy.

The ‘bedroom tax’ could light the touchpaper of protest

A resistance movement is growing against the unfair ‘under-occupancy’ penalty. It may even become the poll tax of its day

Esto se refiere a las famosas protestas de los años 90 contra la Poll Tax, que hicieron caer a Thatcher, foto abajo de los años esos

Anger about the distressing impact of coalition austerity is gaining expression, focus and pace in the UK. There have been some marches, but NHS and welfare cuts were not met with mobs surrounding Downing Street brandishing pitchforks and flaming torches. I suspect the catalyst for mass protest might be the so-called «bedroom tax«.

Do you remember the poll tax? It was a turning point in public anger at Thatcher’s Tories. The hated community charge forced the unemployed to pay a contribution, and was based on the electoral register, but met with boycotts and riots. Resistance was so strong that it turned even Margaret Thatcher’s mindset: the poll tax was replaced by the current council tax.

The bedroom tax bomb hits in April, and tenants in social housing with so-called «spare rooms» are living in fear. Despite the fact that a three-bedroom housing association flat can be cheaper than a one-bed in the private sector, the architect of this fresh misery, welfare minister, Lord Freud – who lives with his wife in an eight-bedroom country mansion – decided tenants must move, or have money deducted from their housing benefit.

☼  Esto les pasa a los ingleses por tener un poquito de socialismo, entodavía.

Si fueran un país fascista de mierda como España, con esas conejeras de 300.000 euros a pagar a 50 años, la deuda legalmente pasa a los herederos, no tendrían ninguna queja por justicia social, ya que en España ni saben qué cosa sea eso.

☼ Por cierto, en Alemania con la gente que recibe ayudas sociales es bastante parecido, y les han bajado la superficie en que pueden vivir, dentro de poco los alemanes los piensan meter en armarios, y estibados además, como cuando montaron aquellos dormitorios sociales.

Dormitorios sociales, estilo alemán

Este es el tipo de soluciones que le gustan al Profesor Doctor Santiago Niño Becerra, sus artículos están cada vez más fascistas.  Y encima los repite y aclara, para que se le entienda bien, dice.

PARO

>»Voy a intentar ser muy, muy breve, y muy, muy claro, porque hoy más que nunca quiero que se entienda muy, muy bien, tanto lo que estoy diciendo como lo que quiero decir.

En España hay hoy 6 millones de personas desempleadas, mientras que en la cúspide del ‘España va bien’ había 1,7 millones. Dejemos a un lado el subempleo y la economía sumergida  porque la hubo ayer y la hay hoy. Ambas cifras lo que indican es que hoy hay en España 4,3 millones de personas que pueden trabajar pero que no son necesarias; lo fueron, pero ya no lo son.

Entre 1995 y el 2007 se trajeron a España más de cinco millones de personas para construir pisos, servir en restaurantes, hacer camas en hoteles, limpiar en domicilios particulares y realizar otras tareas que posibilitaron, junto a los ríos de dinero que a España llegaron desde el resto del mundo, que España fuese bien. 31 de Diciembre del 2006: tasa de paro 8,3%; mismo día y mes del 2012: tasa de paro 26,06%. 17,7 puntos de empleo se han ido, y no van a volver: no-van-a-volver, porque lo que posibilitó que fuesen: aquel modelo, se ha ido para no volver.

Medidas. Si lo que se quiere es reducir la tasa de paro, puede realizarse un ‘cambio metodológico’ como en el 2001 y, también, modificar la definición de ocupado. <» ←  VEAN EL CINISMO DEL PROFESOR  !!!

Típico de esta gentuza: para que no haya paro, se cambia de nombre y desaparecen los parados.

>» Pero si lo que se busca es reducir el número de desempleados tiene que vincularse ‘permiso de residencia’ con ‘contrato de trabajo’ e invitar a que se vayan a quienes ya no son necesarios. En plena Europa Andorra tiene instaurada desde hace muchos años esa sistemática, y nadie ha acusado nunca a Andorra de ser un Estado fascista. <»

Andorra es un estado fascista y siempre lo ha sido.  Nadie se ha molestado en denunciar a Andorra, porque es el último pedo del culo.

☼ Se comprueba y demuestra lo que yo digo.  El caso del Economista que en una fundación del PSOE era el director, y firmaba artículos con otro nombre y se embolsó 50.000 euros, pero en opinión de sus colegas estafadores ¡era un gran economista! -cuando ahora el PSOE lo califica de golfo, y el tipo formó parte del equipo económico de Zapatero, y este artículo del catedrático, y tantos que podríamos señalar, lo que demuestran es que España es un país necio y tarado a más no poder, que sus supuestos cerebros intelectuales no valen una puta mierda, que están todo el tiempo cagando más gordo que el culo y proponiendo CANALLADAS.

Porque no saben, porque su supuesto saber son mentiras, porque no valen, porque si Uds valen para tanto, señores economistas:

-¿Porqué son Uds pobres?

Eh?  Si el gran economista golfo sociata valía tanto, ¿Porqué era pobre, y a pesar de mamar un sueldo por figurar, tuvo que afanar 50.000 euros?  Ni siquiera era empresario, a ese montaje de mamar de subvenciones es un abuso llamarlo empresa.

Si Santiago Niño Becerra tiene menos dinero que una farmacéutica de pueblo.  Andá a cagar de dar consejos fascistas, pobre de mierda, maldito pobre para toda tu vida.

Si Tomás i Sala vale tanto, el afuerino que engaña en EEUU, ¿Porqué no monta una empresa, acá, allá, donde sea?  Una de inmobiliaria, por ejemplo, ya que sabe tanto de la cosa.  Porque no vale, y si monta una empresa hay que trabajar y con lo gandules que son de cobrar por cuatro clases en la Universidad no valen para nada del trabajo.

A los hombres se les nota el valer con el dinero en la mano  -por eso economista que se enchufa en una caja la roba vivo.

Pero estos de la pobre Intelligentsia española no valen ni para robar.

PS. Las largas citas las puse en Inglés, porque de diario inglés son. Enséñese, o use algún traductor on-line, ya ve que como confíe en la información publicada en castellano, queda Ud totalmente marginado, la cultura española es pura filfa, es de tercera o cuarta.  Enseñarse a leer en Inglés y con los medios que hay ahora es facilísimo.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.