56 estrellas en su cara

Kimberley Vlaminck, 18 años, belga. Su papá le pagó tres estrellitas y mientras se las tatuaban se quedó afuera comiendo un helado.  Ella se durmió mientras le tatuaban las estrellitas en la cara y cuando se despertó casi se le da algo.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.