El comercio mundial se paraliza por falta de crédito

El Baltic Dry Index es un índice de comercio mundial marítimo. No puedo poner un enlace en castellano porque no hay página en Wikipedia en castellano, como corresponde a una cultura, la española, que desdeña lo comercial y vive ¿De qué vive? De un brindis al sol, supongo.

Este índice ha caído más del 90 % en un año. Los barcos que transportan trigo de Argentina a Europa, carbón de Australia a la India y a China, mineral de hierro desde Brasil a China y Japón, los cargueros que transportan productos desde China a Europa, un larguísimo etcétera, pero eso es la circulación de la sangre en el mundo, están paralizados, anclados a miles en Singapur y en otros puertos.

Esto se nota hasta en las tiendas en Inglaterra. Primark, una cadena de ropa barata hecha en Asia, está casi vacía de productos o tiene tallas que nadie quiere.

Los barcos rebajan costes, han bajado su velocidad de 10,33 nudos en julio a 8,68 en la actualidad. Las cargas aéreas también han descendido 7,7% en dos meses: Octubre marca un bajón en el comercio y en la confianza mundial.

Crédito viene del latín credo, te creo. El comercio mundial se realiza a través de letters of credit, o sea avales bancarios entre ambas partes, el comprador y el vendedor. Pero como los bancos desconfían de cobrar de sus clientes (no les dan crédito, o sea, no les creen que les vayan a pagar) e incluso entre los bancos no se aceptan cheques y pagarés (no tienen crédito), la parálisis del comercio mundial es la consecuencia.

El mundo corre hasta el riesgo de quedarse sin comida. Hay cinco días de almacenamiento en los depósitos de alimentos y el JIT, que se ha impuesto como medio de abaratar el inmovilizado, va a traer un desabastecimiento de productos de primera necesidad.

Qué es el JIT.  Just in Time, justo a tiempo, es una estrategia de negocio. Se logra disminuir los productos stock almacenados previendo las ventas y ajustando las compras al volumen justo necesario.  Esto es inteligente, si no hay ningún descalabro en la cadena de transporte. Pero en este momento las condiciones mundiales son de gran crisis y esto va a traer imprevisibles consecuencias.

Si sumamos la Crisis del Crédito y la Reducción de Stock Almacenado, es una combinación nefasta.  Estoy seguro que recordaremos por siempre el nombre de Bush y de la madre que lo parió, cuando estemos comiendo ratas entre las ruinas de la civilización.

Por Armando

Un comentario en «Fin del comercio mundial»
  1. […] Lo que yo personalmente he notado de China en el Reino Unido es que tiendas como Primark, que venden ropa de origen chino, de repente se quedaron sin stock.  Sólo había tallas muy pequeñas -las inglesas tienden a ser robustas y bien alimentadas, imposible que se pusieran esa ropa para enanas con beri-beri.  Busque de comprar talla 48 para enviarle a una uruguaya, er, normal: la talla mayor que encontré, 46.  En la sección caballeros los zapatos desaparecieron o había alguno malo, nada que ver con lo de antes.  Lo adjudico al parón del comercio marítimo reflejado en el Baltic Dry Index, algo escribí sobre eso. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.