OM

Propósito.  En esta serie espontánea e irregular presentaré experimentos en la filosofía de las cosas diarias, ejemplos aprendidos en mi pasaje  por los templos y escuelas filosóficas de Oriente y aprendidos entre los pueblos africanos y asiáticos y por la reflexión sobre los descubrimientos de las Ciencias Biológicas.

El fin es lograr ese sentimiento de extrañeza, de sorpresa y admiración, ese milagro de lo imprevisto. Hay muchas acciones que llevamos a cabo diariamente sin pensar que pueden ser el punto de partida de esa admiración y desconcierto que es el punto de partida del pensamiento filosófico.

¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿

Experimento 4

Meditar recitando  el mantra Om Mane padmi Hum

Materiales

– Un banquito bajo para sentarse, o un almohadón redondo duro relleno de esparto

– Un rosario de 108 cuentas

– Una vela corta en una habitación en penumbra, o una estatuilla o pintura simple. Sirve casi cualquier cosa en que fijar la atención, puede ser el horizonte o el mar también.

Duración

Pocos minutos a media hora.

Repetir esta sesión regularmente.

Occidente en su tradición religiosa y filosófica distingue entre meditación y contemplación religiosa (este último un fenómeno de exaltación), Oriente no distingue ambos conceptos.

El propósito de este ejercicio de meditación es concentrar la atención en el objeto seleccionado sin dejar desviarla, mientras se recita el mantra.  Es mucho más difícil de lo que parece, el mono de la mente se escapa y es necesario redirigirla al objeto.

Sentado pero sin excesiva comodidad, dirigir la atención al objeto y recitar aUm mane padmi Hum

La primera sílaba, Om o aUm tiene tres sonidos (el sonido a tan débil y corto que apenas se oye)

He aquí su representación escrita

Y aquí un monje recitando se puede oír

om_mani_padme_hung_wav_audio_x_wav_Object_om_mani_padme_hung

Respire con tranquilidad. Recite el mantra, no tan rápidos como lo hizo el monje del audio. Pase una cuenta del rosario. Vuelva a repetir el mantra y así sucesivamente.

Como un monito o un pequeño saltamontes la atención se escapa de los límites que le marcamos.  Reconduzca la atención, domine a la mente del mono. Mire a la cándida llama de la vela, o a su estatuilla o dibujo.

aUm manepadmi Hum

Que un sólo aliento le alcance para recitar el mantra.  Controle esa respiración, inspire y recite el mantra.

Notará que se hace un lío, no le alcanzó el aire de los pulmones o la voz al final del mantra se le quiebra.

aUm manepadmi Hum

No se aturulle y repita el mantra.  Sin prisas.

Ahora concéntrese en sentir la vibración de la primera sílaba. Sienta el sonido expandirse y llenar su cuerpo y su mente, el sonido del Universo, el aUm. Alargue y haga vibrar esa sílaba  ¡no deje escapar al mono de la mente!

aUm manepadmi Hum

Cuando haya pasado  las 100 cuentas dé por finalizado el experimento -sí, son 108 por las dudas.

Repítalo cuando quiera. Si lo hace una práctica habitual mejor. Sin fanatismos, nunca.

Resultados.  Seguros: una mejora de la capacidad mental de atención.  Más dudosos, resultados fisiológicos positivos sobre la Presión Sanguínea, circulación y enfermedades.

Pero no se tome este ejercicio y práctica de meditación como un curalotodo.

Continuación.  Otro día vemos cómo dominar la respiración usando el mantra en silencio. Una cosa por vez.

Filosofía Experimental -3

Filosofía Experimental -2

Filosofía Experimental -1

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.