Publica El País/Madriz

Fallece un  expreso  político cubano llegado a España el año pasado

El periodista Albert Santiago Du Bouchet residía en Canarias y quería mudarse a EE UU

Era un ex-preso político cubano, no un tren expreso como dice la noticia.

Y no falleció, se suicidó porque el PP le quitó una pequeña paga de la que vivía.

Muchos de los que comentan se alegraron mucho de que el cubano padeciera bajo la tiranía, huyera de Castro y al ver la eme que es este país democrático, se suicidó.

Y no pocos lo insultan.

Conviene para entender la dureza psicológica de la emigración y del exilio, leer el famoso libro de dos psicoanalistas argentinos, los esposos Grinberg, que fue publicado por Alianza Editorial y se encuentra con facilidad.

Psicoanálisis de la Emigración y del Exilio
Leon Grinberg y Rebeca Grinberg. Madrid, Alianza Editorial, S.A. 1984

.

De presos en las cárceles cubanas, a ‘sin techo’ en las calles de Madrid

Ex-prisioneros políticos traídos a España por Exteriores hace un año pierden las ayudas públicas

Ernesto Durán, 17 años en la cárcel, mostraba el papel en el que la ONG CEAR le anunciaba el 1 de abril que no tendría más el dinero que le tramitaban en nombre del Ministerio de Exteriores. Junto con los siete miembros de su familia, incluido un bebé de dos meses, explicaba que está durmiendo en casa de unos amigos.

Arturo Suárez. “Primero, que nos trajeron ellos, somos refugiados políticos; y después, que yo he estado en la cárcel casi 24 años: para mí no es fácil encontrar un empleo”. Arturo cuenta que cuando llegó a España ni siquiera había visto un teléfono móvil. “No sabía ni pedir un café, me costaba relacionarme: no nos pueden trasplantar aquí y olvidarse de nosotros”.

Muchos de ellos son obreros, pero también hay médicos o historiadores. Una de sus quejas es que aún no les han homologado sus diplomas, ni los de secundaria.

Luis, que permanecía callado, fuma en la ventana. “Lo de Alberto (el que se suicidó) da que pensar. Hemos pasado pruebas y privaciones. Estábamos encerrados pero con la conciencia limpia porque nuestra lucha nos parecía justa. Ahora es difícil: hemos arrastrado a nuestras familias lejos de casa y no podemos darles de comer. Por primera vez en mi vida tengo cargo de conciencia. Tengo miedo”.

☼  Esta es la puta España, conózcala Ud y esquívela como el sapo a la guadaña.

Conclusión, con inmoraleja

Si por lo que sea Ud latinoamericano recala en España, HUYA, huya por su vida. No se le ocurra quedarse en Canarias ni en Alicante ni otras trampas de la vida de balneario.  Spirajuyesé, vaya a un país europeo de esos grises, lluviosos, de gente de trabajo y que leen el diario y al Norte de los Pirineos.  No se deje comer el coco con los toros, con el fútbol, con la vida de bar, con la linda playa o el bullicio de Madrid, huya por su vida.

¿Mi mejor recomendación a estos cubanos que engañaron los españoles?  Si tienen un poco de dinero para el viaje, escápense a Irlanda, sí, a esa Irlanda que dicen está arruinada no se lo crean. Hasta puede que consigan trabajo en Irlanda desde España.

,,

Por Armando

Un comentario en «Fallece un tren cubano…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.