Una Técnica para tener éxito en la vida, con mucho trabajo: el fracaso viene solo

El éxito en lo que nos proponemos ¿Puede venir de la Autodisciplina?

Estamos jodidos entonces, yo tengo muy poca fuerza de voluntad y entre escribir y tomar cerveza prefiero abrir una lata, agarrar una novela y poner música -encima la TV no me gusta, llueve siempre y las películas me aburren.

Creo que no soy el único, mis selectos lectores me comprenderán.

Uno de los conatos de solución que intento, siempre por lo fácil, es ilustrarme en The Guardian de las técnicas modernas sobre la Mente y las Relaciones Humanas.  El suplemento de los sábados -que leo entre tazas de café y croissants- tiene una columna o página titulada con optimismo americano This Column Can Change Your Life.

Para encontrarla, dirigirse a the guardian, luego buscar en la columna de la izquierda Weekend, y buscarla.  Esta semana es Self-Discipline y hay enlaces a otras semanas.

Yo las recorto del suplemento, las clavo en un tablero que tengo, y mi vida continúa igual.  De todas formas algo aprende uno a conocerse. La cosa de esta columna es que Oliver Burkeman sistemáticamente analiza estás técnicas de auto-mejora y eso bajo la lente gris y escéptica del inglés deprimido; nos ahorra la tarea imposible de leer, incluso comprar, docenas de libros de este tipo.

Esta semana la cosa va de la Pomodoro Technique y sus seguidores juran que es lo mejor desde que se inventó el pan cortado en rebanadas. Francisco Cirillo que la inventó y enseña: hasta hay tres apps de iPhone sobre la cosa.

Como todas las cosas buenas es simple, no es milagrosa, precisamente lo que son las cosas efectivas.

POMODORO TECHNIQUE

☼  Seleccione una tarea -ese primer capítulo de la puta novela que quiere escribir, por ejemplo.

☼  Ponga un timer o alarma a 25 minutos -el Cirillo usa uno de cocina con forma de tomate, por eso lo de la Pomodoro Technique.

☼  Póngase a la tarea.  Cuando la alarma suene, pare cinco minutos, descanse.

☼  Haga esto otras tres veces.  Luego tómese un descanso más largo.

  • Esto es todo.  La técnica funciona, jura el inglés y eso que es muy criticón.

Algunas personas, su papá por ejemplo dirán -y porqué no te pones a la tarea, trabajá, gandul, en vez de esas pijadas.

No es así, esos trucos son muy efectivos porque fortalecen el débil órgano de la voluntad -y aquí citaría el formidable libro de Marina, El Misterio de la Voluntad Perdida: como comprueban uno algo ha leído, y yo lo he leído. Entero. Y los otros de Marina también.

El reloj externaliza la orden, nos hace creer que debe ser obedecida.  Incluso el lenguaje bobito de Cirillo -que a cada cacho de 25 minutos lo llama un pomodoro– lo cosifica, lo señala como algo material.

Otra técnica parecida es la de Autofocus, que usa listas astutamente construidas para obligarte a enfrentar las tareas que estas firmemente resulto a evitar.

CONCLUSIÓN.  No necesito ir a Milton Keynes a comprarme un timer de cocina.  Aquí, yo en el pueblo que el tiempo olvidó, tengo toda la tecnología, o sea, mi formidable teléfono móvil tiene un timer, y hasta mi reloj electrónico multifunción tiene un timer.  ¡ Será por timers !

I am the Master of my Destiny / I am the Captain of my Ship !

Claro que, pensándolo bien, ahora no puedo ir a MK porque es tarde y es domingo y las tiendas van a cerrar pronto y en el pueblo tengo que ir a comprar The Observer e irme a tomar un té, y mejor me voy  el lunes o sea MAÑANA -esa palabra que tanto nos gusta a los españoles -vuelva Ud. mañana- así esta técnica tan buena con el relojito de cocina  la puedo dejar para empezarla mañana, que hoy es Domingo. Mañana sin falta, no pasa de mañana te juro.

Por Armando

Un comentario en «Éxito, Autodisciplina y el Pomodoro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.