Fastidiados por el desdén con que Merkel y Sarkozy tratan a Cameron

Con la envidia que le tienen a franceses y alemanes, y desesperados los ingleses por ocultar la debacle de su propia economía (de sus finanzas y de su industria y comercio) se dedican a relajar  –slagging off, para los que no conozcan el lunfardo inglés- a España e Italia y Grecia mientras murmuran contra los dos capos.

Esto ha vuelto a una estética Guerra Fría que tiene su gracia aunque sea por lo exagerada, y pienso que para los jóvenes les puede sorprender, así estaba Europa antes de la Perestroika y la caída de La Cortina de Hierro.

En esta estética Cameron va a entrar a conferenciar con Merkel y sus capangas del Euro

En aquel entonces los contactos entre ambos bandos se hacían en Berlín, en Checkpoint Charlie, y generalmente involucraban sospechosos personajes, espías y traidores que eran intercambiados.

Aquí la Zona Rusa de Checkpoint Charlie, cuando entonces

Luego sale, en un panorama de nieve, gris, noche y luces que ciegan en la oscuridad

Sie verlassen den Eurozone   «Ud sale de la Eurozona»  Y en el coche que lo espera, con la matrícula TORY 1 o sea los Conservadores, se preguntan ¿Con qué bando está Cameron?

Para saber más

La excelente literatura de Thrillers que se publicó durante la Guerra Fría ha dado obras maestras de la imaginación en un momento muy crítico de la historia mundial y europea.

Casi todos conocen y elogian a Le Carré, y pienso que este autor sus primeros libros como The Spy who Came in from the Cold es excelente, también The Looking Glass War  que el autor consideraba el retrato más real del trabajo de espionaje  -por eso tuvo poco éxito, è troppo vero!

Y su excelente  A Small Town in Germany    (o sea, Bonn) yo la había leído, y cuando hice un viaje por Alemania, era antes de la caída del Muro de Berlín, y estuve en Bonn y me sentía como en una novela de espías; y no te digo nada de la espera en la estación de trenes francesa en Metz, antes de tomar el tren para entrar en Alemania, y arteramente interrogado por robustas mujeres policías alemanas.

Es imprescindible nombrar a Ian Fleming, aunque las novelas de James Bond sean pura fantasía escapista, y a Graham Greene, literato pretencioso pero que produjo algunos libros de valor en este período, como The Quiet American,  que no está citado en el artículo de Wikipedia enlazado, es un artículo muy deficiente y guía muy superficial a esta literatura.

☼  Pero el mejor autor de esa época probablemente sea Len Deighton, y son insuperables sus novelas como  Funeral in BerlinAn Expensive Place to Die  (el innominado héroe en París, sería bautizado Harry Palmer en una película sobre otra novela) , y sus series con Bernard Samson , tal  la primera trilogía Berlin Game, Mexico Set  yd London Match,  la segunda  Spy Hook, Spy Line and Spy Sinker, y la tercera y final  Faith, HopeCharity.

Deighton además tiene un conocimiento histórico bastante superior al de  Le Carré  y sus libros como   «Fighter: The True Story of the Battle of Britain» fue elogiado incluso por Albert Speer, el famoso ministro de Hitler.  Su estudio de la historia de la 2ª Guerra Mundial, Blitzkrieg: From the Rise of Hitler to the Fall of Dunkirk  es superior a las obras de muchos historiadores profesionales hipervalorados.

En las novelas de Deighton suele haber largas esperas en la frontera entre ambas civilizaciones, en coches aparcados entre  la nieve, termos de café y malos sandwiches, dudosos personajes intercambiados entre ambos bandos, espías abrumados por su responsabilidad, sus tareas y en el caso de Bernard Samson una esposa también involucrada.

 

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.