Con su característica visión y experiencia El Estanciero Oriental mira los sacudones del euro, la libra, el dólar y las monedas del Ratón Mickey de los países del Este

.

Claro, ríanse de mi forma de ver las inversiones, motejadas siempre de atrasadas, bah!! Tampoco lo entendieron a Galileo, Darwin, Nicolini, etc. etc.

Antes era… en algún momento fue marcos alemanes según tengo entendido, después (no en este orden) oro, barcos de pesca, Bonos del tesoro, negocios inmobiliarios, dólares, euros, nuevamente oro… siempre el verso es distinto, y ustedes que saben, pueden agregar una decena de cosas. Legales claro, si no hoy metete en la droga, eso sí, pueden ser treinta años en cana… no exactamente en Punta Cana.

Pero me parece que la verdad está en la tierra y los terneros, que poco o mucho, pero siempre van a valer. Si producís, si son caros no compres, engordá los tuyos aun que sean menos; si son baratos comprá y vendé otras categorías de menos valor, el negocio es a 2 ó 3 años, hay que saber esperar.
Eso es el Uruguay conservador pero es el que sobrevive cuando los productores tienen humildad –hay años que el negocio no da absolutamente nada pero mantenés un capital intocado para cuando vuelva la buena y vivís de las reservas.
Ahora, si los vendedores de maquinaria y tecnología te hacen creer que sos un gran empresario, en cambio de un canario con la frente angostita, marcharás al spiedo.
Claro para sobrevivir, también implica un tiempo vivir afuera, el resto en la ciudad más cercana al establecimiento, nunca en Montevideo con todas sus cosas tan lindas, y se complica cuando los hijos tienen que seguir estudiando. No vas a ser nunca el gran millonario, pero vivirás con un razonable pasar, y hasta muy bueno, en los tiempos buenos.

Lo malo es que me parece que esto lo están viendo los inversionistas de adentro y de afuera (queda muy poco estanciero uruguayo acá en la vuelta), no hay ternero hoy que no valga un disparate, y hay que salir a buscarlo a Salto y Artigas, y los fletes te asesinan. Estamos entre los combustibles más caros del mundo.
Por supuesto como todo negocio tiene riesgos inmanejables, remember aftosa y que no nos vaya a llegar la vaca loca… porque ahí arrendaré el campo para soja. Esa sí que es la indispensable reserva, no son los papeles, y si hay un mínimo de razonabilidad, como parece, ya nadie habla de reforma agraria -salvo los revolucionarios de boquilla de la ciudad que nunca pisaron un campo y no tienen idea de qué hablan.

Y como calidad de vida, vas a vivir mejor siempre en una ciudad de 50 mil habitantes que en una de más de un millón (se habla con los mismos ingresos financieros). Con una condición, que puedas salir cuando se te da la gana, sin locuras, a otros lados. Tampoco estar metido eternamente acá te sirve humanamente, porque corrés el riesgo de que te absorba el medio.

El consejo más con los dos pies sobre la tierra, es el que leo «y que no se te dé por talentear». No tengas miedo, para talentear, primero hay que tener talento (no es mi caso), buenísima información (no es mi caso), y una capacidad de riesgo alta (no es mi caso), más una personalidad de la gran siete (no es mi caso) que te permita superar una o más malarias que inevitablemente llegan y a empezar de vuelta de 0.
Agosto, invierno en el Sur

Hay un compuesto que dice:

Nací en tierra de estancieros
y ya me sé de memoria
que aquí se escribe la historia
según valen los terneros.
El Estanciero Oriental
,,

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.