Erostratismo es una enfermedad o manía mental, de pasar a la posteridad cometiendo un acto fatal

Toma su nombre de un pirómano de la antigüedad que le prendió fuego al templo de Artemisa, en Efeso, una de las siete maravillas del mundo,.

Sometido a riguroso interrogatorio, confesó haber prendido fuego al templo para que su nombre fuera conocido en el futuro.

Condenado a muerte, aprobaron una severa ley que al que lo nombrara fuera matado también, a fin de que su nombre se extinguiera.

Por desgracia nunca falta un buey corneta, el escritor e historiador griego Teopompo reseñó el incendio y registró para la historia el nombre del incendiario.

Cervantes en El Quijote capítulo 8 de la Segunda parte, escribe: «También viene con esto lo que cuentan de aquel pastor, que puso fuego y abrasó el templo famoso de Diana, contado por una de las siete maravillas del mundo, sólo porque quedase vivo su nombre en los siglos venideros; y aunque se mandó que nadie le nombrase ni hiciese por palabra o por escrito mención de su nombre, porque no consiguiese el fin de su deseo, todavía se supo que se llamaba nn».

Por mi parte del nombre de este cobarde piloto asesino alemán de la Germanwings, ya ni me acuerdo.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.