Hay cada vez más pruebas científicas de que se agarra la gordura como el que se agarra un resfriado: por un virus.

Recientemente el Canal 4 del Reino Unido pasó un documental sorprendente.
El Dr Dr Nikhil Dhurandhar en los años 80 en India estudió una misteriosa epidemia que mató cientos de miles de pollos. Estas aves estaban infectadas con un adenovirus, el SMAM-1.
Los adenovirus son muy frecuentes. Hay por lo menos 40 tipos que ataacan a las personas y muchos causan enfermedades pulmonares similares al resfriado común.
Lo extraño de estos pollos es que no morían delgados, como podía esperarse de una infección, sino bien gordos, con un hígado graso y grandes riñones.
En India el doctor Dhurandhar infectó a otros pollos y todos se pusieron muy obesos, antes de morirse.
Fue a EEUU, a estudiar esto pero como es razonable, las autoridades americanas no le permitieron importar el virus SMAM-1 que había arrasado con los pollos en la India, por si acaso les pasaba lo mismo.
En vez, el Dr. infectó pollos y más tarde monos rhesus y otros mamíferos, con el adenovirus Ad-36. Los animales infectados ganaron mucho peso, comiendo lo mismo que otros no infectados.
No sería ético infectar personas con este virus, así que el investigador estudió la presencia de anticuerpos contra este virus en personas obesas y en normales.
Analizó 500 personas en tres ciudades diferentes. El 30 % de las personas obesas tenían anticuerpos contra el Ad-36, comparados con 5-10 % de los individuos de peso normal.

Cómo causa gordura el virus Ad-36
Estimula la división de células adiposas, que acumularán grasa.

Estudios en gemelos idénticos.
Encontró que en gemelos genéticamente idénticos, pero que en cierto momento uno de ellos engordó de una manera exagerada, los obesos eran positivos para el virus Ad-36. El Dr Dhurandhar cree que en algún momento se infectaron, como quién se pesca un resfriado.

Puede ser tal fácil como que entras en un ascensor, alguien estornuda y te pescas la gordura.

El Dr cree que quizás en los años 70 alguien que trabajaba en una granja de pollos tenía este virus, se infectó con el SMAM-1, ambos virus intercambiaron material genético y desde entonces esta extraña epidemia de obesidad se extiende por el mundo. No sería el primer caso en que un virus salta de un animal al ser humano: el virus del SIDA y el SARS que puso a la sanidad mundial en alerta el año pasado no son más que dos recientes ejemplos.

Si es así, será posible crear una vacuna contra el virus y combatir algunos tipos de obesidad.
Mientras tanto, en los EEUU ya hay organizaciones que hacen tests para determinar si una persona ha sido expuesta al virus.
Porque una característica desconcertante de este virus es que luego de causar la infección, desaparece del paciente, pero el daño ya está hecho y las células grasas se reproducen masivamente.

Si alguien desea hacerse este test, basta introducir en Google u otro buscador de Internet las palabras «fat virus» y contactar con el Dr Atkinson y el Dr Dhurandhar para hacerse el test, cuesta unos u$a 150.

Si la hipótesis del médico indio es cierta, o fuera cierta en muchos casos, entonces es posible que una dieta alta en vitamina C, verduras, ajos y aspirina pueda inhibir en algún grado a este molesto visitante hasta que la ciencia encuentre una vacuna o medicina que lo elimine totalmente.
Comer menos y moverse más tambien ayuda.

Referencias
‘Human Adenovirus Ad-36 Promotes Weight Gain in Male Rhesus and Marmoset Monkeys’ by NV Dhurandhar and others, in Journal of Nutrition, vol 132 (October 2002), pages 3155-3160.
Infectobesity: Obesity of infectious origin’ by NV Dhurandhar, in Journal of Nutrition, vol 131 (October 2001), pages 2794S-2797S.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.