Qué felices viven los bichicomes de Arismendi y Tabaré. Gracias al Socorro Rojo -en esto ha venido a quedar- duermen la siesta tranquilos, beben vino, fuman pasta base, no tienen que trabajar.

Como no tienen desgaste, la pija dura.

Ud vuelve de trabajar cansado, preocupado porque mañana, la señora también trabaja está cansada.

En cambio el bichicome de Arismendi y Tabaré como no tiene desgaste se echa cinco polvos sin sacarla.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.