Aunque las audaces medidas del Primer Ministro Mr Brown han salvado a la economía mundial -por ahora- está el riesgo de que un pequeño shock puede desestabilizar el sistema financiero de nuevo.  Y ya son pocos los recursos de qué echar mano.

Tratamiento de choque

En The Observer, London, del pasado domingo advierten sobre las economías emergentes, y en especial sobre los pequeños países del Este que al calorcito de los créditos baratos alimentaron una inflación insostenible de los precios de la propiedad y grandes déficit.

Bulgaria, Hungría, Ukrania, los países bálticos y también Argentina y Pakistán (Pakistán es el país más peligroso del mundo en este momento) están en caída libre.  La gente compra dólares y vacía los bancos de divisas en Argentina.  En Hungría los bancos extranjeros repatrian sus divisas, y en muchos países el espectro de la bancarrota amenaza.

Argentina tiene que pagar 24 dólares en seguros por cada 100 dólares que pide, está en el fondo de la ruina y hay pocos en peor estado, Pakistán que le cuesta $30 y donde la gente se muere de hambre y se matan y el Talibán acecha.

Esta es la tabla que publica The Observer, según una agencia de calificación

 

Emergentes, sumergidos

En comparación con la crisis rusa de 1998, que estuvo limitada a ese gran país, actualmente la situación internacional es tan delicada y las conexiones entre todas las economías tan estrechas, que en vez de dar estabilidad transmiten sobresalto.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.