PRISA se transforma en Liberty Acquisition Holdings, Wall St

Cuatro Mil Setecientos Millones de Euros es la deuda de Prisa, DOCE veces el valor de mercado de la compañía.  Como tantas empresas españolas arruinadas por los Economistas del Crecimiento Optimista y de las deudas adquiridas en los años de delirio.

La familia Polanco se queda con el 30%; el 70% pasa a Nicolas Berggruen y Martin Franklin, dos inversores que -dicen- no van a interferir en el enfoque centro-izquierda del diario El País, que les interesa tener una compañía sana y que dé ganancias.

although El País is part of what Franklin calls Prisa’s «trophy assets», newspapers are a relatively small part of a group that Cebrián likens to an Ibero-American version of the Murdoch empire. «Politically, we have nothing to do with them, but we can be the News Corporation of the Hispanic world. Linguistic markets count with globalisation and we are fortunate to operate in two sister languages: Spanish and Portuguese.»

Cebrián señala que hay 800 millones de hispano hablantes en países donde la clase media se expande, que solamente en EEUU hay más gente que habla español que en España.

Convergencia Digital.  La empresa se va a orientar al contenido digital, pues posee TVs, radios, la mejor editorial de libros de texto y otros contenidos multimedia.

Martin Franklyn, británico, es un entusiasta deportista Ironman y Ultra maratones de 150 Kms; es dueño de Jarden, una compañía especializada en inyectar dinero en otras en crisis.

Nicolas Berggruen, nº 163 en la lista de los más ricos del mundo, y apodado «el billonario sin techo», porque no posee una casa y prefiere vivir en hoteles, sus inversiones con frecuencia son el el mundo cultural y social.

COMENTARIO.  El entusiasta artículo de Giles Tremlett sobre este desarrollo hace esperar un gran fracaso de Prisa o como se llame ahora.  Cuatro Mil Setecientos Millones de Euros en deuda no es plata chica y esto sólo pudo ser por una política empresarial más que equivocada.  Un descalabro empresarial así no se puede dar vuelta con facilidad, incluso no debe ser el diario lo que pierde dinero sino estas aventuras televisivas y radiales, el puto fútbol y sus millones seguramente.

Donde Cebrian ya caga más gordo que el culo es en esas tonterías sobre los Ochocientos millones de hispano hablantes y la gran cantidad de spics que hablan español en EEUU.  Seamos claro, aprender español en EEUU tiene tanto prestigio entre los yanquis como aprender idioma gitano entre los españoles -y yo no conozco a ningún payo que  estudie gitano; alguno habrá.  Esos hispanohablantes norteamericanos no comprarán el diario ni libros casi ninguno, porque demasiados apenas saben leer ni escribir y todos los demás no tienen interés en leer ni en español ni en inglés ni en nada: están muy cansados cuando vuelven del campo de juntar lechugas o de limpiar en el hotel.

Una cosa que no comentan nunca en nuestros diarios es que la cultura de los yanquis es deplorable, que más de la mitad no leen nada ni compran libros nunca –y muchísimos ni saben leer inglés siquiera, digo de los yankis de su raza e incluyo a los blancos claro, entre los de color la situación es peor aún y no me vengan citando millones de excepciones, ya sé que las hay.

En cuanto a las clases medias en expansión en Brasil y en Latinoamérica de habla española, si partes de muy abajo puede que se esté mejorando pero es bastante fácil que un sacudón tremendo ponga de nuevo al continente de rodillas.  Por ejemplo Méjico está hecho polvo y empeorando, lo de Brasil es una burbuja a futuro de explotación petrolera en aguas muy, muy profundas que puede chocar con la realidad física y transformarse en un imposible, una ruina y además muy rápido.  Esa ruina arrastraría a Brasil inmediatamente al default y al Tercer Mundo pero de verdad.

Y si de España hablamos, donde no compran el diario ni los profesores universitarios, y desde luego sus alumnos los porreros  a lo mejor compran el Marca, poca expansión ahí.  No se moleste además Cebrián en poner noticias en Canal + ni en otros ni en la radio, los jóvenes españoles consumistas pedigüeños y bailantas cuando llegan las noticias cambian de canal  –dicen que las noticias los agobian; puede tener un ahorro grande ahí: telebasura y más telebasura, Gran Hermano y cuando acabe, parodia del Gran Hermano (o el Reality Show que sea), comentario del mismo por grasientos de turno, y chismorreos de qué puta se acuesta con qué tío rico, quién le pone cuernos a cual.  Es lo único que a la mente envilecida del español y sobre todo de la mujer española le entra y por ahí puede pagar la deuda.

Nadie que desprecie la inteligencia del pueblo español se arruinará.  Bajarlo todo hasta nivel alpargata y más abajo aún, a la mierda de perro, es lo que hay.

PARA SABER MÁS

Artículo en The Guardian ilustrado con típica foto en café madrileño: Una taza de café y el diario El País sobre la mesa.

http://www.guardian.co.uk/business/2010/oct/04/pais-debt-restructuring-berggruen-franklin

,,

Por Armando

Un comentario en ««El País» se transforma en una multinacional, Cebrián se va»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.