bishop-y-ayudante.jpg
Este Obispo anglicano tuvo que renunciar por su íntima relación con su ayudante, esa señorita guapetona.
El obispo es casado y con tres hijos.
Si en España ser hijo de cura es gran baldón imagínate hijo del obispo.
Pero en España y me temo que en los países hispanoamericanos un cura casado, ni digamos un obispo causaría gran alboroto entre los feligreses. Me refiero a los del género masculino.

Hay que revelar que los españoles odian a los curas porque el cura les puede meter los cuernos con sus mujeres e hijas, pero ellos no.
Mi abuelo QEPD decía «El cura, casado o capado». Creo que mi abuelo no lo pensó bien.
Si en España se casaran los curas, todos los machotes del pueblo pelearían por ver quien era el primero que se follaba a la mujer del cura, para darse el gusto de ponerle cuernos a un cura.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.