Para su mejor información:
Associacion Europea Cuba Libre/

Collectivo Solidaridad Cuba Libre
Paris Francia
Tel 33 1 34 51 47 25
COMUNICADO DE PRENSA, 18 DE MARZO DE 2008

Después de cinco años de la “primavera negra”, el infierno continúa para los 55 disidentes que permanecen en prisión.

El retiro de Castro no ha cambiado ni un ápice la intensidad de la represión.

El Colectivo de Solidaridad Cuba Libre organiza una demostración el martes 1º. de abril a las 19 horas ante la embajada de Cuba en Paris.

Agradecemos profundamente a los 75 diputados que apadrinaron a los prisioneros y que han intercedido de manera regular por su liberación.

No podemos rememorar la “primavera negra de Cuba” sin conjurar el recuerdo de los tres jóvenes negros que fueron arrestados y fusilados por el secuestro, sin derramar una gota de sangre, de una barcaza que hacía el cruce hacia Regla -una población cercana a La Habana- para procurarse un futuro mejor en el extranjero.

Jorge Luis Martínez Isaac, Lorenzo Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodán Sevilla García son otras más de las decenas de miles de víctimas ejecutadas por la dictadura castrista desde 1959.

Cinco años después de la primavera negra de Cuba la situación de los 75 disidentes, periodistas independientes arrestados el 18 de marzo y condenados en pocos días a penas
exorbitantes de prisión, es extremadamente preocupante.

Aislados, privados de la luz del sol y de una alimentación equilibrada, insultados, hostigados por los guardias y por los agentes de seguridad de las prisiones cubanas, privados de visitas familiares durante tiempos prolongados, los 75 han vivido en una pesadilla que continua hasta el día de hoy.

De los 75, 17 han recibido la libertad vigilada por motivos de salud. Uno de ellos, Miguel Valdés Tamayo, murió unos meses después de ser liberado. Su muerte fue la consecuencia de las crueldades y los malos tratos que este hombre, enfermo antes de su encarcelamiento, tuvo que soportar. Habiendo obtenido la libertad vigilada, sufrió, como todos los disidentes y los familiares de los prisioneros políticos, el hostigamiento de “las organizaciones de masa” del régimen castrista, así como las amenazas regulares y detenciones. Su corazón no soportó más en enero pasado.

En Cuba hay pocas torturas físicas. Son inútiles y costosas en materia de imagen. Pero la falta de asistencia médica, los tratamientos prometidos y no efectuados, la cantidad insuficiente y la calidad infame de la comida en las prisiones, la falta de higiene, la convivencia con los presos comunes, a los que se incita a la agresión física y verbal, las amenazas de los guardias a la integridad física y moral de los prisioneros de conciencia y sus familiares, las humillaciones, son torturas mentales que afectan rápidamente la salud de los prisioneros. Ni uno solo se escapa a las enfermedades de la piel, a la gastritis regular, a la exposición a la tuberculosis, a la pérdida considerable de peso y a la hipertensión.

Saludamos el coraje de las Damas de Blanco que son objeto de todas las amenazas posibles por su activismo en pro de la liberación de sus hijos, esposos, padres o hermanos.

Recién el 15 de marzo, el domingo pasado, y como ocurre con frecuencia, las Damas de Blanco fueron nuevamente víctimas de un “acto de repudio” organizado por el régimen. A estas mujeres que desfilan en silencio las turbas paramilitares les lanzan insultos y las amenazan. “Prostitutas”, “terroristas”, “asesinas”, “mercenarias” y “bastardas”, son algunos de los epítetos que les lanzan los representantes del régimen castrista.

Adjunto encontrará usted un recuadro con los nombres de los condenados y las sentencias recibidas.

Nosotros deploramos la visita del Comisario Europeo Louis Michel que acaba de afirmar que las (muy tímidas) sanciones europeas que siguieron a la ola represiva de la “primavera negra de Cuba “debían levantarse por completo”, así como condenamos las declaraciones del Cardenal Bertone, secretario de estado del Vaticano, por considerarlas “colaboracionistas”.

Nos parece inaceptable que, al visitar un país donde el régimen domina el partido, la prensa, los sindicatos, la enseñanza y la dirección económica única, esos dos representantes de entidades políticas, económicas, diplomáticas y espirituales no hayan ni encontrado el tiempo ni demostrado las más mínima voluntad de reunirse con los disidentes y los familiares de los presos de conciencia para al menos expresarles el mínimo de apoyo al que tienen derecho. Recordemos que tanto Osvaldo Payá como las Damas de Blancos son recipientes del premio Sakharov de los Derechos Humanos del parlamento europeo.

La prensa independiente que fue particularmente afectada por el arresto y condena de los 27 periodistas “resiste”, como lo describe Reporteros sin Fronteras, especializada en el tema, e incluso se ha fortalecido.

Si bien a partir de marzo del 2005 los cientos de arrestos han conllevado decenas de condenas más cortas que las impuestas durante la primavera negra de marzo del 2005, cuatro periodistas fueron detenidos a partir de julio del 2006, entre ellos uno tras el retiro de Fidel Castro.

Queremos hacer un llamado a los estados europeos a que abran un poco sus puertas a los opositores pacíficos para que éstos puedan acceder libremente a las obras y la prensa prohibidas en la isla, para que se puedan comunicar sin trabas con el mundo exterior y para que reciban el apoyo moral y material indispensable para el desarrollo de los valores democráticos y pluralistas en la isla que sigue siendo del Dr. Castro.

Seguimos pensando que las dictaduras detestan las presiones del mundo exterior y que, tanto con respecto a la China del Tibet, como a Venezuela, las FARC de Colombia o el régimen cubano, los países europeos deben mostrar firmeza en sus relaciones internacionales. Nos enardece (¿choca?) que, por ejemplo, alguien como Danielle Mitterand continúe gozando de una subvención de miles de euros; que el presidente del correo, Jean Claude Bailly, a través de la organización de la que es presidente de honor, publique una revista a color que oficialice la cooperación humanitaria y muestre centenas de miles de euros gastados con la ayuda del Senado.

Nos enardece que esa organización, con la venia del Senado, apoye la creación de una “Casa Victor Hugo” en Cuba, y que nos prestemos a que nuestros héroes nacionales sean utilizados por el régimen en un país que cuenta con dos millones de exilados. No nos queda la menor duda de que nuestra gloria nacional jamás hubiera apoyado un régimen totalitario que ha convertido a su país en una inmensa prisión.

Llamamos a todos nuestros conciudadanos a que se nos unan el martes 1º. de abril ante la embajada de Cuba para exigir la liberación de los prisioneros políticos, apoyar a los luchadores pacíficos de la libertad y hacer que se escuche la voz de los demócratas franceses, cubanos, venezolanos y colombianos que rechazan la política comunista expansiva de los regímenes de La Habana y Caracas en América Latina.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.