Las noches calurosas impiden que el organismo se recupere del stress producido por el calor durante el día.  Se debe hacer todo lo posible por dormir en agradable temperatura

Establecer corrientes de aire, ventanas que permitan entrar el aire pero impidan la luz en exceso durante el día, suelos de mármol y similares que enfríen el ambiente, pintar los tejados, las tejas y azoteas de blanco, muros MUY gruesos y aislantes, ventiladores, todo ello son cosas realizables en una casa, pero bastante menos en las espantosas conejeras que los ladrones constructores le han vendido a la gente en el Mediterráneo y cuyas delgadas paredes se calientan como un microondas.

El aire acondicionado es una especie de solución. Tiene sus peligros, y conozco médicos que prefieren pasar calor (!!!) antes que ponerse uno, por las enfermedades pulmonares que causan, incluso enfermedades mortales como la Legionella.  Este microbio vive en las gotitas de agua que se condensan en las rejillas de enfriamiento y al viajar con la corriente de aire, si se aspira en el pulmón las consecuencias pueden ser muy graves.

Una solución simple es llenar una bolsa de goma de las de agua caliente que usamos en invierno, o una botella de plático de dos litros, llenarla de agua, congelarla en el congelador de la nevera.  Al acostarnos enfriar con ella, y poner los pies sobre la bolsa o botella, o muy cerca; una sábana fina garantiza que el aire frío se queda junto a la persona.  Garantiza una noche de fresco sueño, que no es poco.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.