Esta crisis está mostrando quién vale y quién no vale para nada.

american-poodle.jpg

Caricatura en The Times, London.  No es de extrañar que en EE.UU. muchos republicans riquísimos y poderosos digan en público que van a votar a Obama y que se equivocaron hace ocho años con el Sr. Bush: han perdido mucho dinero y eso duele.  Cuatro años más de política à la Bush, y los EE.UU. corren el riesgo de un Colapso, no ya una Gran Depresión -de eso parece que no nos salva nadie.  Mientras, en Europa, Brown manda: por cojones.

.

Por estas

Ante el asombro de propios laboristas y el desconcierto de la oposición, sumida en un escandalete de dineros como de costumbre: supuesto mendigar de dinero a un oligarca ruso, Deripaska, muy colega de Vladimir Putin, y eso por los conservadores que agreden verbalmente a los rusos todos el tiempo.

Y es que a veces llega el momento, llega el hombre adecuado para el momento.

Su mejor hora

«W. Churchill. Sentí como que caminaba con el destino y que toda mi vida pasada había sido la preparación para esta hora y este desafío…»

La austera formación familiar de Mr Brown, sus conocimientos y larga experiencia económica lucieron ahora en este momento de tribulación para su país y para el mundo.   Pero no hay que olvidar que esto no hace más que empezar y que si el pasado encierra la lección para el futuro, nos esperan a todos horas muy amargas.

Esta es una gráfica de la evolución del Dow-Jones hasta 1933.  A considerar que nos hallamos en el equivalente a 1929, es decir, que recién empezamos la caída por la curva.  Por cada dólar de la economía real hay por lo menos ocho dólares de una economía derivada, de papeles y obligaciones financieras esencialmente sin valor.  La caída será mucho, mucho peor que en 1929 y se extenderá hasta por lo menos 2012 y las consecuencias por lo menos 30 años más -y eso en la hipótesis más optimista.

depressiondowworstdays.gif

 ¿Por dónde se romperá la cuerda? Los datos que publican revistas tan prestigiosas como The Economist hacen pensar que van a ser las economías de los países emergentes [como ya escribí yo el otro día] y en especial de países completamente arruinados como Ukrania y otros ex-comunistas que se lanzaron a una orgía inmobiliaria aún peor que la de España -en Hungría adquirían hipotecas valoradas en moneda extranjera fuerte, francos suizos por ejemplo, ahora con intereses disparatados- o que son directamente países de delincuencia como Bulgaria y en gran parte los bálticos.

También está la Argentina -aunque mientras se comen el dinero de los jubilatas, esos seguirán tirando manteca al techo y subvencionando la nafta, el gas, la electricidad, etc: luego rajará la parejita con lo robado- aunque un crash de la Argentina hoy se notaría tan poco en el mundo como un árbol que se cae en la selva;  y Pakistán, el país más peligroso del mundo.  En Argentina la medida imbécil de la Sra Kirchner [nacionalizar las pensiones privadas] ha resultado en una corrida a comprar dólares, probablemente empeora una situación que no era buena pero se aguantaba.  En cuanto a Pakistán, eso es de miedo y ahora reniegan de su alianza guerrera con EE.UU.

Pero los ex-comunistas, por su incómoda cercanía a Europa, la mano negra de intereses políticos y militares de cierto poderoso país extranjero,  y la implicación culposa de muchos bancos europeos ahí -a mencionar el Banco de Santander, un poder en todos ellos- son los que aparecen como el gran peligro que nos puede hundir a todos junto con ellos.  Hungría es el que los que saben [The Times y The Telegraph, por ejemplo] marcan como arruinado, otras Islandias.  Y, de repente, Rusia también entra en una peligrosa caída, cuando se esperaba de los rusos que intervinieran salvando a Islandia y a otros países.  Es decir, esto es una debacle contagiosa y en Europa Central van a caer como fichas de dominó.

Sólo un gran acuerdo mundial puede hacer esta caída menos grave y menos peligrosa.  Ese acuerdo, por parte de las grandes potencias mundiales se discute estos días.  Importa poco que Zapatero no salga en la foto con Bush,  lo que importa es que España esté en su sitio: en su sitio exacto.  No en los delirios y falsas apariencias y grandezas de España que nos metía Aznar, el draft dodger.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.