Los pocos y sacrificados campesinos que quedan en Cuba se arman con escopetas de fabricación casera.  Pero los ladrones también.

En Cuba el hambre y las privaciones se extienden.  Los ladrones roban cosechas, roban y carnean ganado que luego venden en pesos convertibles -la otra moneda que hay en Cuba, oficial: la moneda del privilegio.

Más de medio siglo ya dura la dictadura, dura, de los Castro y la situación no mejora, no diremos empeora aunque peor se puede estar siempre.

Vean el relato atroz que cuenta Desde Cuba una bloguera cubana, mal tolerada y perseguida muchas veces por el omnipotente Castro.

Cuidar lo propio, robar lo ajeno

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.