150 años del primer pozo de petróleo, en Titusville, Pennsylvania

A mediados del siglo XIX había un problema de agotamiento de recursos naturales: agotamiento de buena luz artificial -por supuesto aún no había electricidad, menos aún bombillas eléctricas.  Las velas de cera de abeja eran caras,  o malolientes y de poca luz las de sebo.  Los candiles de aceite, eso duraba ya desde el tiempo de los romanos, y lo mejor eran unas lámparas de tubo de vidrio que quemaban aceite de ballena y daban una buena luz.

Desgraciadamente las ballenas sometidas a cruenta caza se extinguían y el precio del aceite de ballena aumentaba sin cesar: ¡ Era el Pico Ballenero!

Se conocía el petróleo y algunos métodos para purificarlo (esencialmente una Destilación Fraccionada, separando las partes volátiles interesantes, lo que hoy llamamos kerosén) pero el recurso era también escaso.

Edwin Drake (1819 – 1880) se había retirado de la compañía de ferrocarril, pero tenía aún pase libre y por esa curiosa razón lo contrató la recién formada Seneca Oil Co. para estudiar la posibilidad de sacar petróleo de Titusville, (una localidad de Pennsylvania donde este mineral líquido manaba de entre las rocas) y que así no se apagaran las lámparas.

Colonel Drake (el de la barba) y un amigo frente al segundo pozo
Colonel Drake (el de la barba) y un amigo frente al segundo pozo

Tras algunos estudios Drake decidió perforar usando una máquina a vapor.  El terreno era de grava suelta y el pozo colapsaba, ahí fue donde Drake inventó usar tubos de hierro de tres metros de largo para mantener la vía expedita para el taladro.

Encontraron muchas dificultades al tropezar con piedra dura, y los rústicos de la localidad bautizaron el ingenio «Drake’s Folly», la locura de Drake.  A los 21 metros, y cuando la compañía que lo había contratado ya se desentendía del asunto y se quedaba Drake sin dinero, el petróleo empezó a salir.  Lo aspiraban con una bomba de mano y colectaban en una bañera.

Así el 27 de Agosto de 1859, nació hace 150 años una nueva industria que cambiaría el mundo para siempre.

Oil Creel, Titusville

El Coronel Drake (el título de Colonel es honorífico) sin embargo no se benefició mucho de su invento, el hombre carecía de espíritu comercial y por ejemplo no se le ocurrió patentar su método de perforación -que lo hubiera hecho muy rico- y luego perdió su dinero en especulaciones y se hizo un vagabundo.

Titusville le votó una anualidad de 1.500 dólares, en agradecimiento a sus logros lo que le permitió pasar una vejez sin tantos sobresaltos.

El petróleo (la fracción kerosén) se usó mucho tiempo solamente para iluminar en lámparas.  Fue la invención del motor de explosión y del automóvil que causaría un aumento fenomenal de la demanda que se incrementaría por la Primera Guerra Mundial -que llevó a la invasión de Irak por el Reino Unido para apoderarse del petróleo, como ven no hay mucho nuevo en lo que pasa hoy con este líquido que mueve al mundo- y la Segunda Guerra Mundial algunos historiadores hasta dicen que fue por el petróleo, desde luego en el caso de japón está demostrado. Puede decirse que la Segunda Guerra Mundial le dio la victoria a los EEUU el petróleo de Texas del que sus enemigos carecían.

Hoy que ya se alcanzó el máximo volumen de petróleo que jamás se sacará (por día o por año como quieran) o sea que se sobrepasó el Pico Petrolero y la producción será cada vez menor, y menor, honramos a este hombre cuyo ingenio cambió el mundo, probablemente para mejor al menos hasta ahora.

Por Armando

4 comentarios en «Coronel Edwin Drake y 150 años del petróleo»
  1. hola. necesito saber si la primera imagen, la del coronel drake, tiene derechos de autor o de donde la sacaron. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.