Esto y cosas peores son cosa de todos los días.  Cómo tiran abajo su propio país, impávidos y cobardes

Buscan a autores de robos a restaurantes en Malvín y Buceo
Dueño. «Yo me vi muerto», dijo una víctima

Una parrillada y dos pizzerías fueron blanco de rapiñeros entre el viernes y domingo en Buceo y Malvín -barrios de gente pudiente. Según cree la Policía, en todos los casos serían los mismos atracadores: menores de edad, provenientes de una Villa Miseria en Malvín Norte.
Fueron rapiñados de forma violenta en horas de la madrugada: en uno de los casos había unos 70 clientes en el salón.
En el restaurante Tacuruses cuatro delincuentes ingresaron al local mostrando granadas y revólveres, todos a cara descubierta.
Estaban cerrando, por lo que sólo estaban dos empleados y el dueño, en la caja. «¡Tengo un susto todavía, me vi muerto!», dijo el propietario. Según su descripción, los delincuentes eran jóvenes.

Fueron directo a la caja y exigieron el dinero diciendo: «Dame la plata que hoy trabajaron bien». El dueño le dio $ 30.000. «Era lo que tenía en caja», dijo.
Pero el monto no conformó a los atracadores, quienes se pusieron violentos y rompieron toda la vajilla del local, agredieron al cocinero y uno de ellos intentó dispararle al propietario.  «Jaló el gatillo dos veces y no le salió la bala», recordó.

«GENTE EN PÁNICO». En la madrugada del domingo, en tanto, la pizzería Los Sopranos se vio sacudida por «tres delincuentes armados y uno que esperaba afuera», dijo el cajero del local.
También con armas de fuego, granadas y a cara descubierta se dirigieron a la caja y exigieron toda la plata porque si no «volaban todo».

Se hicieron de $ 75.000 y sustrajeron carteras y billeteras de algunos de los 70 clientes presentes en ese momento.
Según el cajero, permanecieron en el local «dos o tres minutos» y se fugaron en motos. «La gente entró en pánico, algunos se metieron corriendo para la cocina, los niños lloraban y había gente shockeada», relató.
Al fugarse los atracadores, la mayoría de los clientes esperó 10 minutos. Luego todos se fueron corriendo. Fue la primera rapiña a esta pizzería desde su apertura en octubre pasado.

El raid delictivo de lo que la Policía presume que es una misma banda había comenzado el sábado, cuando una pizzería de José Batlle y Ordóñez y Comodoro Coe fue asaltada por dos delincuentes armados que se fugaron en moto. Sólo estaba el dueño y algunos empleados. Se llevaron $ 75.000.
——————————
El dólar esta a unos 22 pesos, así que 75.000 pesos son unos 3.410 dólares, y considerando que una empleada de comercio puede ganar con suerte 8.000 pesos al mes, [ 363 dólares, o unos 300 euros ] en Uruguay es mucho más negocio robar que trabajar.  Y además robar y matar es impune para los menores y poco castigo o ninguno para los mayores.

Estas cosas, un fin de semana normal en Montevideo,  no las cuenta Soledad Gallego-Díaz sobre el Uruguay comunista.

———————

Al día siguiente …

CUARTO ASALTO, BALEAN A UN CLIENTE

Cuarto atraco consecutivo de la banda que roba restaurantes entrada la madrugada. Esta vez hirieron de un balazo a un cliente, disconformes con el poco dinero que había en la pizzería del Buceo que asaltaron.

Tres delincuentes ingresaron sobre las 0.30 armados con revólveres de alto calibre y portando una granada. El cuarto individuo, en tanto, aguardaba en la puerta haciendo de «campana», según dijo a El País personal del local.  Las amenazas fueron efectuadas por quien portaba la granada. En determinado momento dijo ser portador de VIH y que no tenía ningún inconveniente en volar el local.  A partir de allí exigieron más dinero. Se apoderaron del sueldo de una moza que trabaja en el local, pero insatisfechos aún con el monto arrebatado   -$ 5.000-  optaron por dispararle un balazo a un cliente.

El personal del local se mostró muy molesto con la situación y con temor acerca de la realidad por la que atraviesan los locales comerciales.

«Por la violencia a la hora de delinquir, presumimos que son delincuentes menores, que no le temen a nada, dado que conocen su situación ante la Justicia», indicó un investigador  (A los menores asesinos no pueden procesarlos, por las leyes de los comunistas).

Rapiñan $ 100.000

Una distribuidora de refrescos ubicada en la avenida Pedro Mendoza fue objetivo de rapiñeros en el día de ayer.  Dos individuos irrumpieron en moto y armados solicitaron el dinero de la liquidación.

Lograron robar alrededor de $100.000. «Nos apuntaron, hicieron que nos tiremos al suelo y le pegaron a las mujeres», dijo una de las víctimas a Telenoche. También se llevaron celulares.

[ tomado de El País/Montevideo  www.elpais.com.uy ]

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.