En Uruguay los estancieros ven con rabia campos forestados de eucaliptus; ya cortados les parece tierra inútil, terrenos sin valor. Limpiarlos de tocones, qué trabajo: Cómprelos inmediatamente, hay un método fácil.

En esos terrenos suelte chanchos. Y si ya hay jabalí ni siquiera tiene que comprarlos. Hay mucho jabalí en Uruguay, de hecho es una especie de plaga.

Junto al tocón del árbol, cabe un hoyo y eche algo de maíz, o cualquier alimento, grano o resto de carne y huesos, lo que sea más barato.
Los cerdos son increíbles máquinas de hozar, van a cavar el tocón buscando más comida y de paso se comen las raíces de los eucaliptus porque casi todos contienen almidón en la raíz. Pero espontáneamente el cerdo no va a cavarlos, tiene que haber un aliciente, ese cebo de comida.

No eche la comida en todos los tocones al mismo tiempo, los vaya haciendo poco a poco, para darle a los cerdos el interés en cavar en cada hoyo junto al tocón y buscar comida.
En pocos meses tendrá el campo con tocones fuera de la tierra, muertos y podridos y una manada de chanchos gordos para cazar y vender.

Si se molesta en plantar encinas, robles y alcornoques en alguna loma (protegidas con alambrado de las bestias) para cuando el campo esté limpio ya estarán soltando fruto y su manada será especial y mantenida sin pienso ni nada, a puro campo.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.