La corrupta Alta Cultura española cae ante la indiferencia de todos

En el cuadro de La caída de Icarus, de Pieter Brueghel El Viejo  (c.1525-1569)  ya se ha precipitado al mar, no se ve de él más que dos piernas que sacuden en espasmos mientras se ahoga.

El pescador en la orilla, los marineros en el barco, el pastor con sus ovejas, el labriego que ara ni lo miran siquiera ahogarse; van a lo suyo muy ocupados en sus tareas propias, indiferentes a la grandeza del hombre que volaba y a su mal destino.

Click en la imagen un par de veces, para verla a gran tamaño

Cuando hubo energía barata, en los tiempos del petróleo barato y de la burbuja inmobiliaria, un país corrupto y estrambótico, consumista y confiado en que su depredación y vicio no terminaría nunca, se llenó de museos sin colecciones, valorizó garabatos sin valor, falsificó Goyas y Velázquez, levantó auditorios insufribles, torres prepotentes llenas de cúpulas, pasarelas, explanadas, auditorios, cines, arte, fotografía, teatro, literatura, periodismo, Universidades para mostrencos ambiciosos de Administración de Empresas.

click en la imagen para verla a mayor tamaño

Aún hay otro parecido con Ícarus:  era hijo de Daedalus, el constructor del Laberinto de Creta y construcciones del Rey Minos.  Así la alta cultura española era hija de los corruptos de la mafia del ladrillo.

Se acaba. No hay dinero para sostener las estructuras del derroche, hay que seguir robando y saqueando el presupuesto nacional estos que llegan (que son los mismos que estaban, absolutamente, hace mucho que en España mandaba el PP y ahora más)  y ya no hay dinero para los pintamonas ni para los flautistas ni para falsarios catedráticos, ya no hay dinero ni para las escuelas.

Pero para los ladrones del PP aún queda mucho dinero.

Para saber más

Canto del cisne en el Niemeyer

☼  Cidade da Cultura, Santiago de Compostela

La Ciudad de la Cultura gastará 108.000 euros para mantener sus 28 ascensores

Monumento a la incoherencia

Una novela de litigios, dinero y manipulación

El lastre del dispendio

Alcorcón    El embutido de la decadencia

Vicente Verdú  .  En Alcorcón, una ciudad dormitorio a unos 20 kilómetros del centro de Madrid, se proyectó y se ha construido parcialmente un complejo cultural que, expoliando un parque, se compone de un auditorio de 1.424 butacas, dos salas de exposiciones de 625 y 530 metros cuadrados, un área de congresos (1.500 metros cuadrados), un circo estable, hermoso como un cilindro de cristal, con 598 plazas y un conservatorio de música y danza con numerosas aulas donde destaca tanto su amplitud (2.400 metros cuadrados) como sus excelentes condiciones acústicas, según el folleto previo. A la vez, también se proyectaron algunas tiendas y una sorprendente «sala configurable» con gradas telescópicas adaptables a cualquier realización creadora.

¿Resultado? Pasen y vean: una obra arrumbada y a medio construir que va deshaciéndose con el roedor paso de los días. Planchas que se descuelgan, materiales que se agrietan o se oxidan, moribundas herramientas de albañilería, millones de inversión improductiva que ni siquiera sirven como peana de futuro alguno. Efectivamente, la crisis ha derribado o malherido muchas obras pero ellas mismas son, como en Alcorcón, los zombis en donde se muñía la crisis.

Las cifras de los despilfarros y los hurtos, de los sobornos y las estafas suelen ser reveladores pero la visión de obras como las del CREAA espantan como criaturas malditas.

La creación, bandera de lo innovador, sinónimo de vida y creatividad, tiene hoy su contramonumento en Alcorcón, por ejemplo. Porque no hace falta que viajen a Madrid, a Santiago o a Avilés, una mirada alrededor en la propia localidad hace entender de qué modo la decadencia se embuchaba en la opulencia y la miseria en la delincuencia.

La Complutense presenta un plan de ajuste para ahorrar 40 millones

La universidad pública madrileña, que tiene un presupesto de 545 millones, acumula una deuda de 150

Castilla y León raciona el dinero de los colegios e institutos

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.