Estos Fantasmas hasta cuando fracasan son lo más grande del mundo, según ellos

* Ahora en las Californias, en el Silicon Valley, lo que mola es ser un fracasado, lo son casi todas las nuevas compañías de Internet y hacen meetings digo encuentros donde con un entusiasmo de predicador cuentan cómo fracasaron, y las lecciones de éxito que se pueden sacar del fracaso -del fracaso pero gastando a paladas el dinero de los demás.

Hasta hay franquicia de fracasado !  Lo que no se les ocurra a esos.

* Esto me recuerda lo que pasó con Gowex, TelexFree y el MAB, hace bien poco

Reflexiones sobre Gowex y TelexFree

* E historias de ingleses en el Silicon Valley, que nacieron ricos en UK y fueron a las Californias, a cachar giles.

———0——–

Un reciente artículo en el NY Times cuenta de fracasos a lo californio.  Como es notorio en EEUU eso de fracasar tiene mal rollo, no te lo quitas de encima en la vida.  Por eso en el Silicon Valley donde las empresas de Internet fracasan prácticamente todas, y a los 30 años ya eres un fracasado para toda tu vida, con astucia california tratan de dar vuelta a ese baldón exhibiendo el fracaso como un éxito

Where Failure is Accepted

Five years ago, Cassandra Phillipps founded FailCon, a one-day conference in San Francisco celebrating failure.

¡FailCon, la franquicia del fracaso!

En ese mundo demencial, Cassandra vende la franquicia por 1500 dólares a otros países, -Japón, Brasil, Israel etc. para que hagan una conferencia donde expliquen cómo fracasaron. Esto se lo están imitando en otros países para que no decaiga el interés de los puntos, y sigan poniendo dinero, y perdiendo.

(es de suponer que en Sinapia se lo han pirateado, ahí fracasan que te cagas)

Algunos espabilados de la cosa, como Chris Poole que metió el golazo con 4chan se regodea contando cómo fracasó con DrawQuest y antes había fracasado con Canvas  …blog post titled “Today My Start-Up Failed,”

Decime tu fracaso: esto ya es tan normal que escriben un artículo “51 Start-Up Failure Post Mortems.” que pronto tiene 50 ejemplos más de fracasos en las nuevas tecnologías, como quieren llamar a estas pavaditas.

Cassandra además de esta franquicia del fracaso trabaja en una empresa de video juegos, donde fracasan también a modo, y tiene un equipo que estudia y vive, del fracaso.

A las conferencias de Fail.com asistían hasta 500 personas que pagan entre 100 y 350 dólares -en las Californias hasta para fracasar tienes que tener plata- y muchas importantes compañías la patrocinaban.

Ahora va a montar FailCon 2.0, piensa cobrar mucho más a los participantes y sueña con forrarse.

Por Sinapia el fracaso puede ser muy rentable, un gran éxito empomando incautos

¿Se acuerdan de Gowex, Telex Free y del fantástico MAB?  Y fue en Julio hace nada que lo contamos y han corrido un tupido velo

Reflexiones sobre Gowex y TelexFree

Recordaremos mucho tiempo las alucinadas payadas de Nacho en su YouTube, meta a delirar sobre lo bueno del fracaso, del fracaso con el dinero de otros naturalmente, eco del repugnante del Jenaro y de su mujer, que se la llevaron grossa.

El Jenaro también tocaba la milonga yuppi esta del fracaso positivo.

☼  Ingleses que meten el pelotazo en las Californias

No todo sean fracasos, Oliver Burkeman un excelente escritor inglés cuenta de ingleses que van a las Californias, y triunfan.

Claro, que no es muy fácil que en los EEUU te den un visado de negocio H1B (siempre puedes ir a una de las empresas del artículo ese del NY Times, a Teleborder, que te consiga el visado !) y todos los ejemplo que cuentan de su vida en el artículo de Burkeman, nacieron ricos y con contactos sociales, es lo que vale.

Young Brits in Silicon Valley: how to make it big

It’s an economy on warp speed, a place where you can go from nobody to millionaire in weeks. So what does it take to make it in Silicon Valley? Oliver Burkeman meets the young Brits going for broke

Es una economía a velocidad de la luz, un lugar donde puedes pasar de ser un donNadie a millonario en unas semanas.  ¿Qué se necesita para triunfar en Silicon Valley?  O. B. entrevista a los jóvenes británicos en la cosa.

Un buen ejemplo es Leo Seigal, empresario británico de 23 años -y medio, acota él- que en un año n las Californias tiene una compañía, Represent, donde trabajan 26 personas y atrajo inversores por un millón de los verdes billetes u$a.

If you want to get a sense of the insane speed at which things happen in Silicon Valley these days, you could pick one of the really prominent examples: Uber, say, which had no particular profile in 2011, yet in June this year was valued at a comical $18bn. Or you could pick one of many stories such as Leo Seigal’s. Seigal is a British entrepreneur who came to San Francisco halfway through a languages degree at Oxford. He let the university believe he was heading to France for his study year abroad; moved back in with his parents in London instead; co-founded a startup that helps celebrities run charity auctions online; then moved it to the US west coast. He’s now on his second company, Represent, a service allowing users to create branded merchandise online, which employs 26 people and has attracted more than $1m in venture capital funding. He tells stories of forging business relationships with everyone from One Direction to George RR Martin, and makes pronouncements like an exhausted veteran: “Honestly,” he told me recently, squinting against the sun on the rooftop terrace of his LA offices, “if I’d known how hard it would really be, back then, I don’t know if I would have done it.” Seigal, it probably ought to be clarified, is 23 – “and a half,” he adds. “Back then” refers to his arrival in Silicon Valley – which was at the beginning of last year.

There has never been an economy quite like that of west coast tech startups in 2014: no environment in which it’s been so easy for the right kind of person, with the right kind of idea, to go from nobody to worth millions in weeks, their app downloaded to a million smartphones. The results, as it’s often been noted, aren’t always that inspiring: an awful lot of companies seem to exist to solve the minor problems of privileged twentysomethings, such as ordering a takeaway more efficiently, or just to undertake actively cynical profiteering: there’s an app that sells restaurant reservations to the highest bidder.

Si les gustó la introducción vayan a leer el artículo.

Los ingleses que lo comentaron y eran gente en la cosa de  IT, decían que en el famoso Londres las empresas de IT, muy limitado todo, que la mediocre realidad de IT en Gran Bretaña muy diferente del bombo que le mete el alcalde de Londres y los diarios, aunque algunos preferían las limitaciones de Londres donde al menos vivían razonablemente.

☼ CONCLUSIÓN

La exaltación del fracaso rotundo como éxito positivo puede llevar a los excesos californios, y ser una excusa mentirosa para los estafadores sinapios puros y simples como los de Gowex y Telex Free.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.