Construida en el desierto el agua que alimenta Las Vegas se acaba.  El Agua y el Dinero

Las Vegas, también llamada Sin City -la ciudad del pecado- fue levantada en una América puritana como válvula de escape para los apetitos que la moral dificultaba satisfacer: el juego, la bebida, la droga, el espectáculo lujoso, el sexo, la prostitución tenían ahí su sitio.

Pero llegó la liberalización de las costumbres, la píldora, la minifalda, el amor libre, la pornografía, una tienda de licores en cada esquina 24hs/7, el ama de casa cargando cajas de whisky y latas de cerveza en el supermercado, los canales porno de pago.

Los dueños de las ciudades se avivaron que podían montar casinos y juego en los hoteles cada vez más grandes y a los políticos les pareció bien, así mamaban.

Las Vegas fue fundada en el desierto -el terreno era barato- y el agua se llevó de muy lejos, construyeron un enorme lago artificial para alimentar su sed, de hecho le quitan ya el agua a los cultivos de California.  El Mead Lake, artificial y represado el Río Colorado por la Hoover Dam, en su momento la represa más grande del mundo y también el lago artificial más grande del mundo, se seca.

La población huye desesperada y arruinada de Las Vegas, la ciudad está en regresión, como Detroit, pero al menos Detroit tiene agua en abundancia, buena tierra y poblaciones cercanas.

El colapso de Las Vegas está cercano.  Muy pronto será visitado solamente por turistas curiosos del turismo ecológico y los desastres y sensaciones fuertes, como este valiente de abajo.

Las Vegas, 2025 d.C
Las Vegas, 2025 d.C

 

☼ PS. Agosto 2012. Es interesante que un mafioso de Las Vegas fue a España y los matracos y las zorras del PP y de Cataluña le han comprado la idea de montar un así como Las Vegas, poniendo el dinero España, somos un país donde no cabe ya un tonto y corrupto más, a rebosar está de ambiciosos tontos del culo.

¿Alguna otra cosita, Mr. Adelson?

Si los pepotes ignaros supieran cómo está Las Vegas en realidad, obligarían a Mr Adelson a poner su pasta para montar el tinglado.

 

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.