Una técnica del valle del Támesis

El valle del Támesis y del río Ouse han sido habitados durante decenas de miles de años.  Sus habitantes se enseñaron a usar los recursos de que disponían, que eran pocos, muchos menos que en otras tierras.

En estos climas fríos los árboles además entran en parada biológica durante el invierno, por eso su crecimiento es lento. Para alcanzar un tamaño útil un árbol en el Norte de Europa puede tardar 15 años, y hasta 30 años para obtener un tronco de importancia, siglos incluso.  No son Tierras Afortunadas como Uruguay, pero a lo mejor por eso tuvieron que agudizar el ingenio.

Una técnica para usar un árbol y obtener madera suficiente, pero no quedarse sin el árbol es el Coppicing. No todos los árboles se prestan para ello, pero aquí el sauce y desde luego en Uruguay el eucalipto, pero probablemente también los árboles criollos de riberas de arroyos, como el ceibo se presten bien.  Una imagen vale por mil palabras y aquí un sauce y al año rebrotó.

Luego esos brotes se dejan engrosar y se podan la mayoría dejando dos o tres ramas.  Todos los árboles de la ribera del Ouse son manejados así, como se puede ver en mis otras fotos.

.

A este lo acaban de podar y se nota claro que al de la derecha también le hicieron lo mismo hace años.

El Servicio va por la ribera y marca los árboles a utilizar, y la altura a la que deben ser cortados.

Sauce, ya marcado
Sauce, ya marcado

Una manera de poder usar el monte criollo y sin embargo conservarlo y hasta mejorarlo.

El Secreto de esta Técnica. El Secreto está en que lo cortan a la altura de un hombre, dejan un trozo de tronco de 1,60 o algo más.  Eso les asegura que del tronco salgan brotes con mucha fuerza alimentados por la raíz.  Si se corta a ras del suelo o dejan el lamentable tocón que suelen hacer con los eucaliptos para aprovechar, se quedan sin árbol pues la raíz se pudre.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.