La Tuberculosis tiene valor positivo -en ciertas situaciones

Hay una epidemia de Tuberculosis en Uruguay, negada por el gobierno, por supuesto pero bien conocida por maestros y sanitarios.

Acá vamos a ver explicar cómo acabar con ella o al menos disminuir mucho su incidencia.

Relación entre bacteria de la tuberculosis, evolución de la intenligencia y la vitamina Niacina

Cuando los monos africanos que eventualmente evolucionaron dando el Homo sapiens vivían en la selva y sabana africanas, hace 2 millones de años, la carne apenas formaba parte de su dieta, como forma una parte bastante pequeña de la dieta de los chimpancés, sus parientes más cercanos pero ya el Homo ergaster muestra un cierto consumo de carne, y significativamente su cerebro es 60% mayor que el de los otros monos.

Hace unos 500.000 años el Homo heidelbergensis (sus fósiles están en Atapuerca, España) era un gran consumidor de carne, se trataba de un, ejem, animal prehumano, bastante impresionante en tamaño, seguramente en ferocidad, y su cerebro había crecido otro 50% con respecto al H. ergaster.

En la dieta de sus descendientes, Homo neanderthalensis y Homo sapiens la carne figura de forma principalísima.

El consumo de carne, una fuente de alimento muy concentrado, (y además sabían cocinar con fuego) permitía aparato digestivo más pequeño y dirigir energía hacia el mantenimiento del cerebro, propulsando así la creciente evolución de la inteligencia.

La caza es una actividad de alto riesgo siempre, a más entonces, y las calorías y proteínas podían sacarse con más facilidad de tubérculos -sobre todo en Sudáfrica, donde son variados y abundantes, similares a boniatos por comparar de alguna manera- y hay pruebas de que lo hacían (sus descendientes en Botswana lo siguen haciendo, cavan con un palo y sacan de los tubérculos para su comida) pero la carne provee de micronutrientes, sobre todo de vitaminas del grupo B en abundancia, que tubérculos, granos y frutos no tienen, o en escasa cantidad,

Esas vitaminas del grupo B, como la Tiamina, Riboflavina y Nicotinamida y otras son necesarias, imprescindibles para el funcionamiento del cerebro y la fortaleza muscular.

La carne (pollo, pescados, cordero, vaca) es especialmente rica en

Triptófano (un aminoácido esencial)

L-Tryptophan

y en Nicotinamida, vitamina

Nicotinamide

que son muy difíciles de obtener de plantas y semillas -por ejemplo el consumo de maíz en exceso produce Pelagra, una enfermedad carencial por falta de Nicotinamida y triptófano. Esta enfermedad causó estragos en España y en Italia -su deplorable polenta de maiz es mal alimento- en tiempos de hambre, y por consumo de maíz.

Esta vitamina es imprescindible para formar NAD y NADP, una coenzimas que funcionan en las reacciones musculares y cerebrales, y en realidad en todo el organismo.

Esta vitamina el cuerpo la puede sintetizar, si hay una gran fuente de triptófano, pero ocurre que los alimentos que carecen de Nicotinamida (o que la tienen secuestrada, como el maíz) también carecen de triptófano.

La carencia de triptófano, que repito es ESENCIAL comerlo en la dieta, produce Kwashiorkor y una profesora uruguaya me contó de que al rozar a una niña se quedó con mechones de pelo en la mano, por la deficiencia nutricional que tienen muchos.

Bacterias intestinales y vitaminas B.  Algunas bacterias en nuestro intestino producen algunas vitaminas B, por ejemplo B12 (imprescindible para generar los glóbulos rojos), y otras pero ninguna produce Nicotinamida que podamos absorber.

Pero hay una bacteria, patógena, el Mycobacterium tuberculosis que produce Nicotinamida !

Y acá encontramos la sorprendente co-evolución de un patógeno mortal con frecuencia (la tuberculosis mata a cientos de miles todos los años) y su huésped.

Cuando el hombre dejó de vivir sobre todo de la caza y del consumo de carne, y empezó a cultivar cereales sus niveles de consumo de Nicotinamida descendieron.  En tiempos de hambruna -es la condición humana casi más frecuente, podemos asegurar que en la historia, pasar hambre es lo normal- la tuberculosis que infectaba e infecta en algún grado a casi todos nosotros liberaba Nicotinamida al organismo, ayudando a su supervivencia en espera de tiempos mejores cuando volviera a comer carne, o pescado, pero si el hambre continuaba, la tuberculosis se manifiesta en toda su gravedad, y mata.

Está demostrado que en los países la tuberculosis disminuye cuando la gente consume al menos 60 Kgs de carne al año, ahí la incidencia se estabiliza, no desaparece de la sociedad pero no causa epidemias ni mucha mortandad.

.

☼  La Carne, el Queso, el Pescado se han puesto muy caros en Uruguay

Se han puesto fuera del alcance de los trabajadores, cuyos sueldos son bastante bajos.

Uruguay tiene una bendición, y una maldición al mismo tiempo. Produce alimentos en abundancia, tiene una población pequeña (no tan pequeña: 3,5 millones de habitantes) pero tiene que exportar los alimentos que produce para poder importar combustible –pues carece totalmente de Petróleo, de Gas y de Carbón, y de empresas Industriales y de Servicios en cantidad suficiente que puedan generar abundantes divisas para esas importaciones de combustibles, además de todas las máquinas y cosas propias de una sociedad civilizada — no fabrican cristales de ventanas, por poner un ejemplo notable, todo es importado. No fabrican ni papel, a pesar de tener fábricas de pasta de papel para exportar, pero no les ha dado el talento o la iniciativa para montar fábrica de papel, lo importan.

Al tener que competir los uruguayos pobres por el alimento con los extranjeros ricos que lo importan el resultado es una carestía y hambruna considerable y silenciosa.

Y la consecuencia el aumento de la tuberculosis, por muchas causas pero en la que la mala alimentación de la gente es una, la principal –a mate cocido y torta frita, tuberculosis segura.

☼ Uruguay debe seguir su buena tradición social, de ninguna manera imitar al Reino de Sinapia

Actualmente en Sinapia el hambre hace estragos entre la población, que está siendo alimentada por la Cruz Roja como cuando las guerras, y la tuberculosis también aumenta a pesar de unos servicios sanitarios muy buenos.

Los niños en la escuela pública les daban de comer, pero en muchas partes, y por ejemplo en la repugnante Galicia, ahora que llega el verano cierran los comedores escolares, los niños se quedan sin la única comida buena del día, y el capo de la droga dice que dar de comer a los niños hambrientos da mala imagen; robar el dinero eso por supuesto no es mala imagen.

Allá ellos, en el Reino Bananero Africano de Sinapia, con sus Reyes y su corrupción.

Uruguay debe alimentar a sus niños escolares pobres, y no sólo con leche -substancia poco nutritiva, que tiene 88% de agua cuando sale de la vaca.

Una posibilidad es darles charque, carne seca algo salada pero que alimenta de vitaminas B cantidad.

También el pescado seco, y el pollo seco, cómo no, tienen muchas proteínas y vitaminas.

A la población en riesgo se le debe dar de charque y de pescado seco cortado en tiritas, y otra cosa más que explico abajo.

* Malta Paisanita, con Niacina

Esta excelente bebida que supimos tomar en nuestra niñez y juventud, debe recuperarse, y se puede entregar en las escuelas y vender al público en cartones tipo Pure Pack o Brick, que es más barato que las botellas.

Chibuku. Esta es una cerveza africana, de muy poco alcohol pero alta nutrición.

Se hace fermentando de harinas de diversos granos, pero no se cuela ni filtra ! (la cerveza común está filtrada y centrifugada. para hacerla transparente, pero pierde alimento y es casi todo agua y alcohol) el Chibuku es como una sopa de harina, espesa, de sabor algo ácido gran valor nutritivo, alta en vitaminas B y Nicotinamida, y de poco alcohol, menos del 1%.

Si te bebes 10 litros de Chibuku, tiene menos alcohol que un vaso de vino, o sea que nadie se mama con chibuku.

El gobierno debe enseñar a la gente a hacer Chibuku, permitir su fabricación casera, especialmente por tabernas, bodegas y otros establecimientos, no ponerle impuestos ni perseguir su fabricación casera.

A las fábricas de cervezas (extranjeras todas, pero con mucha fuerza política por razones que todos sabemos, razones de peso…) no les afecta porque el sabor no es muy atractivo (no es amarga no lleva lúpulo) y al tener poco alcohol, bien la gente suele beber para mamarse, con el chibuku va a beber para alimentarse y ponerse contento, no da para más.

* Porotos y Maní.  Gran fuente de proteínas y de vitaminas B, los porotos eran desconocidos en Europa durante el Imperio Romano y la Edad Media. Sólo conocían las habas, las lentejas y los garbanzos.

Al final de la Edad Media empezaron a llegar, de África y Asia, y se cree que fueron los porotos o sea las judías y habichuelas los que trajeron el Renacimiento !

Con el descubrimiento de América nuevas especies de porotos llegan a Italia, y la mejor nutrición del pueblo los salva de sus terribles hambrunas, y facilita la expansión de la cultura y el pensamiento.

Por lo tanto hay que enseñar a la gente a plantar de porotos, lentejas y garbanzos, para su producción propia y salvarse de la enfermedad y en especial de la tuberculosis.

Los cacahuetes o maní, son también un tipo de porotos, y su sabor agradable y facilidad de consumir como golosina los hace muy deseables.

Por cierto, en España y antes de que llegaran los maníes, los garbanzos tostados «garbanzos torraos» cumplían ese papel de golosina muy nutritiva y se siguen comiendo con provecho.

 ☼ Morcillas con 50% de Cebada

Esta es LA SOLUCIÓN.

En Europa las morcillas no son simplemente de sangre y tocino, llevan, las mejores, 50% de cebada hervida, o de arroz hervido.

Uruguay produce enormes cantidades de sangre como resultado de sus mataderos, y es un producto que tiene poca demanda, porque no es muy agradable.

La fabricación de morcillas con 50% de cebada, (es la morcilla inglesa) o de arroz (es la morcilla aragonesa) y algunos cominos o especias así para darle sabor más agradable, permitirá darle valor a este producto en gran parte desperdiciado.

A la población en riesgo, a los pobres y en las escuelas públicas, y a los Departamentos muy pobres como Artigas se deben de repartir morcillas de este tipo, digamos dos por semana y por persona, 300 gramos y si se le suma de charque o pescado seco mejor.

Eso significa por lo menos 15 kilos de buen alimento, sólo en morcillas, suficiente para paliar el espectro de la desnutrición y la enfermedad.

Esto es particularmente importante para regiones muy pobres y abandonadas, como Artigas, donde en tiempos del bastante nefasto presidente Batlle parecía el África, la gente murió de hambre durante el gobierno de ese inútil, había ONGs e iglesias evangelistas dando de comer y aunque la situación ha mejorado un poco con el Frente Amplio dista mucho de lo deseable.

☼  ¿Es Uruguay el país de América que consume más carne?

Eso quieren decir, que Uruguay ha superado a la Argentina en el consumo de carne, pero por supuesto que NO es cierto, es un uso abusivo de estadísticas bastante chungas, en el hartante estilo triunfalista criollo, vean::

Los argentinos consumieron aproximadamente 56,7 kilogramos de carne de res por persona el año pasado, mientras en Uruguay la ingesta durante 2012 se ubicó en 98 kilos per capita (superando por mucho a los estadounidenses, que alcanzaron apenas 25,3 kilos). Sin dudas, el nivel de Argentina palidece comparado con sus 97, 6 kilos por cada hombre mujer y niño, alcanzados en 1956 (fue su nivel más alto).
http://www.elpais.com.uy/informacion/rey-carne-uruguay-diario-estadounidense.html

La carne nutritiva no es solamente la carne de res, está también el pollo y el pescado y el cordero y el cerdo, y ahí Argentina supera a Uruguay, vean un artículo más ponderado::

 http://www.elobservador.com.uy/noticia/247388/consumo-de-carnes-en-uruguay-aumenta-a-98-kilos-por-persona/

El consumo total de carnes (bovina, ovinas, porcinas y aviar) en Uruguay durante 2012 se ubicó en 98 kilos pér capita, lo que marca un aumento del 3,4% con relación a 2011 y ratifica que está por encima de los países desarrollados que contabilizan 78 kilos por persona y por año, según la información divulgada este miércoles por el Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Sin embargo, en la región Uruguay queda segundo luego de Argentina que registra 103,6 kilos en el consumo de todas las carnes, especialmente porque duplica en los registros de carne aviar.

Pero Uruguay sigue liderando el consumo de carne bovina (60 kilos) en los países de la región, frente a Argentina (57 kilos), Brasil (37 kilos) y Chile (21,7 kilos).

El consumo local de carnes registra una cifra similar a la observada en el 2011 en lo que respecta al consumo de carne bovina y ovina, verificándose un incremento en el rubro de las carnes alternativas aviar y porcina, especialmente pronunciado en esta última.

El consumo per cápita de carne ovina es de 4 kilos, carne porcina 14 kilos y carne aviar 20 kilos.

A nivel mundial el consumo per cápita se ubica en 41,9 kilos, en los países desarrollados en 78,4 y en los países en desarrollo en 32 kilos.

☼ Entender estadística y grupos humanos en riesgo

El problema del público es que lee una estadística, pero no la entiende, porque no conoce la ciencia estadística, y entonces es peor que si no supiera nada, esos datos mal entendidos los inducen a mucho error.

Ese dato de los 98 kilos por persona y año, vamos a dejarlos en 100 kilos para facilitar las cuentas.

Entonces la gente poco avisada concluye que el uruguayo se come 100 kilos de carne al año, esto claramente no es cierto.

  • En primer lugar hay que destacar que unos comen más y otros menos, por eso es un promedio ! unos comerán 20 Kg y otros comerán doscientos kilos, pero la persona vive de lo que realmente come, no de promedios que no es su vida.

Está aquello de que yo me como un pollo, Ud no come nada, nos hemos comido medio pollo cada uno, y es lo que pasa con los promedios.

  • En segundo lugar los uruguayos y en especial los que comen más carne tienen, todos, perros y gatos, y los alimentan a carne, así que ese consumo que no se discrimina es realmente en las personas un 10% menor, son 90 kilos no 100 kilos, porque esos 10 kilos se los comió el perro y el gato, y probablemente me quedo corto en ese ajuste y el perro se comió bastante más de 10 kilos al año.
  • Anda que son pocas las uruguayas que antes dejan de comer carne ellas, que no darle carne a su gatito, el gatito o el perro primero es su cariño.

Así que son en realidad 90 kilos por persona y por año, y quizás menos aún.

Pero como quiero simplificar las cosas, acepto el valor de 100 kgs (entendiendo el ajuste que sería necesario) y operemos con ese valor.

Ahora veamos cómo ese consumo se distribuye entre la población, en realidad.

 

normalDistributionConsumoCarne

Entendamos que aunque en otros países el público que consume menos de 60 Kgs de carne al año (y por lo tanto entra en situación de riesgo de contraer tuberculosis) puede comer del pollo, cerdo, cordero y pescado, en Uruguay ESO NO ES ASÍ, porque esas alternativas son más caras que la carne de res.

En Uruguay la gente que no puede comprar carne en la cantidad necesaria no puede comprar nada, porque hasta las papas son más caras, o los tomates o los choclos, el pollo, el pescado, todo.

Este cálculo se puede ajustar más, y cuantificar teóricamente cual es el número de personas en situación de riesgo, pero creo que eso supera el propósito de este artículo, que lo hagan los del Ministerio, que para eso cobran.

CONCLUSIÓN

  1.  Hay cientos de miles de uruguayos en riesgo de contraer tuberculosis y otras graves enfermedades causadas por la carestía e imposible de que compren carne con sus bajos sueldos, ni que compren pollo, pescado, cerdo, etc
  2. No debe haber complacencia en decir, que la gente come 100 kilos de carne al año y por persona, como hemos demostrado eso NO es cierto, aunque haya muchos a la derecha de la curva, que se coman 300 kilos al año
  3. Cientos de miles de uruguayos comen menos de 60 kgs de carne (y similares) al año, eso es fatal
  4. Se propone que a la población en riesgo, especialmente a la población escolar pero no sólo a los escolares, se les entreguen morcillas con 50 % de cebada para su mejor nutrición, un par de morcillas por semana
  5. Alcanza conque el gobierno abra una licitación para suministrar de morcillas al 50 % con cebada (o arroz, o trigo hervidos) para suministrar gratis a los soldados y sus familias (es un importante colectivo en número, y son muy pobres) para que tenga un impacto muy positivo en el país.

Al tener los fabricantes un contrato y mercado asegurado, podrán producir muchas más para vender al público.

☼ Para Saber Más

Hambruna de Guerra en España -ya es

.

Meaty puzzle: Did TB evolve to boost hungry brains?

THE BIG IDEA:  20:00 24 June 2014

A meat diet fuelled the development of our big brain, but what happened when it ran short? We fostered a dangerous ally, say Adrian Williams and Robin Dunbar

——————————————————————————————

ADDENDA

Este es un artículo que salió en el New York Times, y merece conocerse.

La TB se extiende por los EEUU, y muchas formas o tipos son incurables.

Eso también pasa en Europa, Londres es la capital de la tuberculosis en Europa

Se debe tratar la enfermedad, cierto, pero es mejor prevenir porque la cura es larga, cara y difícil, mucho más barato es prevenir, y el método que propongo, regalar morcillas la mitad de sangre y la mitad de Cebada hervida, o arroz, etc, a la población en riesgo en Uruguay, es mucho más barato y mucho mejor.

If Tuberculosis Spreads …

By POLLY J. PRICEJULY 8, 2014

ATLANTA — DRUG-RESISTANT tuberculosis is on the rise. The World Health Organization reports around 500,000 new drug-resistant cases each year. Fewer than half of patients with extensively drug-resistant tuberculosis will be cured, even with the best medical care. The disease in all its forms is second only to AIDS as an infectious killer worldwide.

The United States has given more than $5 billion to the Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis and Malaria. But drug-resistant tuberculosis isn’t a problem only in the developing world; we must turn our attention to the fight against it here at home.

Tuberculosis rates have declined in the United States in the last decade. In 2012, there were around 10,000 cases, and of those, only 83 were resistant to all of the most commonly used tuberculosis drugs — 44 fewer than in 2011. So far we have been lucky. The low numbers hide the precarious nature of the nation’s public health defense, and how vulnerable we would be to an epidemic.

The problem is that responsibility for tuberculosis control is divided among 2,684 state, local and tribal health departments. That infrastructure is politically and legally fragmented, underfunded and disproportionately strained in many poor communities.

Patients with infectious tuberculosis, caused by bacteria that usually attack the lungs, need medication regularly administered over many months. Local public health workers provide the medication and observe that it is taken by the patient, requiring as many as five visits each week. If treatment is interrupted, or if the drugs are not working, patients have a much higher chance of developing (and spreading) drug-resistant tuberculosis. At the same time, health workers must track down and test anyone who had come in close contact with patients before the disease was diagnosed, to be certain no one else has been infected.

All this is made much more difficult by the patchwork of jurisdictions and the lack of coordination among health departments, which can easily lose track of patients who travel or relocate to another county or state.

Tuberculosis is also most common in communities with the least stability. Among people born in the United States, the greatest disparity is between blacks and whites; blacks contract it at a rate more than seven times higher than whites, often because of poverty and crowded living conditions. But foreign-born individuals account for two-thirds of new cases. We have no reliable method to identify tuberculosis in migrant populations or foreign visitors. Even if screening at borders were logistically possible, it could take several days to obtain test results. By that time, it would be difficult to locate travelers who were unknowingly carrying the disease. And health departments near the southern border are already overwhelmed, especially by a recent influx of migrant children from Latin America, where tuberculosis is more common.

Perhaps most critical is the high rate of tuberculosis among the two million people incarcerated in America. Prisoners are routinely screened and treated, but that treatment ends when they are released, even if they are not yet cured. Former prisoners are also among the least compliant of all patients, possibly because the strict medication regimen, which requires repeated contact with government health care personnel, feels like an extension of their prison term. There is no legal mechanism to determine which local health department “owns” a tuberculosis patient after he is released from federal or state custody.

Besides the logistical problems, there are issues with funding on the local level. Extensively drug-resistant tuberculosis requires 18 to 24 months of treatment and can cost more than $500,000. A local health department’s entire budget can be depleted with just one case.

These decisions are too important to leave to the vagaries of local politics. In Jackson County, Ohio, voters last year were asked to approve a tax to continue to fund the county’s tuberculosis prevention and treatment program. In an effort to ensure approval, tax commissioners reduced the levy, leaving just enough to keep the program going. Voters still rejected it, 3,363 to 3,195. As a result, the health department had to cut the program’s public health nurse and a clerical assistant.

We need a better system for tuberculosis treatment, funded at the national level. The Division of Tuberculosis Elimination at the Centers for Disease Control and Prevention routinely works with local public health departments to monitor tuberculosis outbreaks and to provide expert guidance. But it does not have the funding to help them pay for tuberculosis treatment, even where local resources are clearly inadequate.

That must change. Congress should appropriate additional funds to the C.D.C. to cover costs of tuberculosis treatment that are now borne by local health departments. The C.D.C. should also take on the responsibility of locating and monitoring tuberculosis patients who move from one jurisdiction to another, including newly released prisoners, since many local health departments do not have the ability to do so.

It will be costly: Over the next 10 years, one estimate shows that we will need to spend $1.3 billion on tuberculosis treatment — and that’s if infection rates remain the same. But tuberculosis’s greatest lesson is that the health problems of poor people in poor areas are everyone’s problem. Continuing our present failing system would prove to be far more expensive in the end, because drug-resistant tuberculosis will not obey political or economic boundaries.

Polly J. Price is a law professor at Emory Universit

,,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Armando

2 comentarios en «Cómo acabar con la tuberculosis en Uruguay»
  1. Una epidemia negada por el gobierno????? hace años se esta trabajando en el asunto de la tuberculosis para su información no es solo en Uruguay el problema sino mundial por año la tuberculosis en todo el mundo mata a 2 millones de personas. Él Ebola es un juego de niños al lado de la tuberculosis. Que la buena alimentación ayuda bien es cierto pero lamentablemente para este virus aéreo hace falta más que estar bien alimentado. Se da en mayor numero en contextos de pobreza no solo por la alimentación sino también por las situaciones de hacinamiento en que muchas personas deben compartir una misma habitación. La tuberculosis es un virus que viaja a través del aire la persona infectada actúa como un aerosol humano cuando tose o canta actúa como rociador de estos bacilos. Uno al respirar eventualmente la puede contraer. La tuberculosis es capaz de aferrarse a cualquier órgano del cuerpo humano. Menos en las uñas y el cabello está comprobado. Hay una diferencia importante a resaltar no es lo mismo estar infectado que estar enfermo. Él infectado puede tener el virus en su cuerpo y puede nunca despertar ese virus viviendo toda su vida con los bacilos y lo más importante el infectado no contagia. Cuando una persona se contagia los dos primeros años son los de mayor riesgo para que se declare la enfermedad a medida que pasan los años cada vez el riesgo va siendo menor. Por otro lado el enfermo si es el peligroso ya que entra en una etapa que el virus despierta y comienza a actuar. Y el individuo es altamente contagioso hasta por lo menos pasados 15 días del tratamiento. Lo interesante de la tuberculosis es que no es la enfermedad la que daña el cuerpo sino nuestras propias defensas que al atacar al virus daña los tejidos donde este esta aferrado. En una palabra el cuerpo para destruir los bacilos destruye también parte del tejido sin tratamiento a tiempo termina en la muerte de la persona. Hay mucha más información interesante pero no soy médico por lo que retengo las cosas más importantes. Toda esta información la tengo gracias a los talleres que se realizan en Uruguay por parte de la Comisión Honoraria de lucha antituberculosa y enfermedades prevalentes de Uruguay la cual ha obtenido resultados muy buenos en nuestro país. Quien quiera tener información acerca de la Comisión sus trabajos y sus planes de acción puede acceder a su pagina:

    http://www.chlaep.org.uy/

    Hace años que en Uruguay se trabaja este tema ya que la tuberculosis es una enfermedad que hay registro de acompañar al ser humano en toda su historia.

    Parece que en Uruguay Armando no pasa desapercibido ni se oculta este fenómeno.

  2. Ditirambos orientales.
    La epidemia de tuberculosis alla es un hecho. Ocultado a la opinion pública, y no publicado.
    Cuando no es publicada no es opinion pública, eso es lo que les gusta a Uds, el ocultamiento y aplaudir la nulidad y mal hacer de gobierno y autoridades.
    Y mal hacer de los medicos uruguayos, especialistas en cobrar y no ir a trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.