Una nulidad de chileno mea en la tumba de Borges. Homenaje de la envidia al valer.

Para promocionar su birria de libro este comunista que trabajaba para una emisora soviética en Moscú fue a Ginebra, Suiza y se meó en la tumba de Borges, se hizo unas afotos.

En realidad no meaba, porque tiene 72 años ¡y la próstata no perdona! Qué va a mear, sostenía un botellín de agua con la otra mano.

Luego se dedicó a insultar a Borges; un sólo cuento de Borges, qué digo, una línea de Borges vale más que todo lo que escribió él.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.