Chávez corrompe con sus maletines de 400.000 dólares que distribuye entre políticos y sindicalistas y fuerzas políticas latinoamericanas
Chávez al que no lo puede corromper con dinero, como al Presidente Zapatero y al Rey, los quiere humillar con inapropiadas acusaciones contra Aznar, intolerables de expresar en público y de tal modo en la presencia del Jefe del Estado y del Presidente de España.
Aznar muchas veces se ha expresado inapropiadamente contra el gobierno español actual en foros públicos, siguiendo la táctica medradora que ha hecho que lo bautizemos como El Caballero Negro. Precisamente por eso lo han criticado mucho en España.
Pero una cosa que Aznar no ha hecho, ni tuvo nunca poder para hacerlo, es derribar a Chávez.
Cierto que felicitaba que cayera, pero también lo hizo Felipe González y el diario El País/Madrid. Lo que me pareció excesivo y en su momento lo publiqué.

Chávez sólo te quieren los que les mandas valijas con 400.000 dólares, te sale caro el amor de esas perdidas. Claro que como no es tu dinero, sino el de los venezolanos, no se te ven las pérdidas.

Esta corrupción que Chávez extiende por Latinoamérica es grave -y algún día se sentarán frente a jueces, ya verán. Al Capone no marchó preso por matar gente, sino por dinero, eso no se perdona.
Los otros se enseñan, los peronistas de los maletines [fue en Argentina que se destapó el marrón] cierran los puentes con Uruguay, con la mentira de una contaminación inexistente.
ANCAP, en Uruguay, sus sindicalistas se decantan por la petrolera venezolana precisamente la que surte de efectivo al correo de la valija, se ve que les ha llegado.
Ortega de Nicaragua, otro de los que han recibido valijas, se enseña y apreta a Telefónica, a ver si aflojan algo.

Los españoles son unos ilusos con respecto a Latinoamérica y no me extraña que el Rey luego en privado estaba exaltado y a los gritos, se le oyeron.
El pueblo español se cree que los latinoamericanos son pobres, como fueron ellos, pero que con el trabajo y el orden se levantarán, como hicieron ellos.
Los españoles son unos ilusos.

Nada más lejos de la mentalidad latinoamericana y desde luego de sus dirigentes -los pueblos tienen los políticos que se parecen a ellos.
Ahí está Alan García, otro de la reunión, que no me deja mentir. Corrupto conocido y deschavado: y reelegido. Meses después del terremoto que asoló parte de su tierra, siguen los afectados como el primer día, y si a alguno lo ayudaron fueron las ong extranjeras, los peruanos [con excepciones que para esos sitios son heroismos] cobrando del empleo público sin ir a trabajar -y esos aún son buenas personas, por comparar.

El latinoamericano lo que le dicen desde chiquito y sus maestros es que la única manera de hacerse rico es robando.
Que si el trabajo es salud, que trabajen los enfermos. Ojo a la pala !, le dicen.
Y no vayas al puerto que hay mucho laburo, te podés tentar.
Con esa mentalidad tan extendida a más en los que mandan, los resultados están a la vista.

Los latinoamericanos [habrá excepciones, eh, que yo no los conozco a todos] son gandules y ladrones, [los que lo sean, eh] porque lo aprenden en la escuela, con esas maestras y profesores que les exaltan confiscaciones mano militar. Como a esos tiranos los llaman próceres, la infección se la han puesto antes que la vacuna contra la polio.

Como en la mayoría de esos países rinde más robar que trabajar, empresas privadas no hay y el sueño del latinoamericano es conseguir un laburo de ñoqui, otros más lanzados y con carisma se apuntan de líder o de revoltoso, sólo faltaba éste con sus maletines de 400.000 dólares.
Estos, dizque comunistas, son los que denunciaban a supuestos corruptos, a la cia: no hay nadie más corrupto que ellos.

Las empresas españolas van a Latinoamérica, les levantan sus corruptas industrias nacionalizadas, como en Argentina hicieron con la Telefónica, con YPF, con tantas otras, y en Bolivia. Implantan modelos administrativos del primer mundo. Las levantan de la ruina nacional.
Luego el latinoamericano ve que ahi hay parar robar, y procura robar con la excusa de colocar a todos sus parientes y compinches, y prometiendo a otros muchísimos que les tocará en la repartija, sólo que esperen, viste: y les largan unos mendrugos, un Plan Trabajar, un Plan Jefes y Jefas del Hogar, un Plan de Emergencia.
La cosa es robarle a Juan, que parece que tiene, y darle unos mendrugos a muchos miles de Pedritos, así los Pedritos te votan: a eso lo llaman democracia.

Y al latinoamericano que no quiere ser así, como dice el tango «la vez que quise ser bueno, en la cara se me rieron.»

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.