Los de URUGUAY NATURAL, un cuento sudaca

Bhutan to be first organic country

By shunning all but organic farming techniques, the Himalayan state will cement its status as a paradigm of sustainability
No están miserablemente tirados en la acera, ‘cuidando’ coches

Rechazando todo lo que no sean prácticas de granja orgánica, el pequeño estado en los Himalayas se vuelve paradigma de sostenibilidad

Bután (Bhutan) es un pequeño estado asiático, sin costas, de apenas 38,394 km2  con sólo  720 679 habitantes y una densidad  de 19 hab/km²

Uruguay es MUCHO más grande (de ninguna manera es Uruguay un país pequeño, eso es una mentira de Sanguinetti para excusar la incompetencia y mal hacer de los uruguayos, él incluido y el primero) tiene 176.215 km², (aprox. x4 veces Bután) tiene amplias costas sobre los ríos y sobre el Atlántico (¡eso es una inmensa fortuna !), y 3:286.314 habitantes.  Curiosamente la densidad de población en Uruguay también es de 19 habitantes/km²   o con más precisión, de 18,78 hab/km².
Una diferencia importante es que la capital, Thimphu   (o Timbu en castellano) tiene apenas  79,185 habitantes  no como Uruguay que es un enano cabezón hidrocefálico: para guardar la misma proporción Montevideo debería tener ~400.000 habitantes pero tiene casi dos millones, 1.947.604 habitantes en su área metropolitana.

Bután planea volver su agropecuaria completamente orgánica (quiere decir: sin el uso de pesticidas, herbicidas ni fertlizantes inorgánicos ) y de esa manera producir alimentos de alta calidad y alto valor en el mercado.

Bhutan plans to become the first country in the world to turn its agriculture completely organic, banning the sales of pesticides and herbicides and relying on its own animals and farm waste for fertilisers.

Bután planea volverse el primer país del mundo en transformar su agricultura en completamente orgánica, PROHIBIENDO la venta y uso de pesticidas y herbicidas y usando los desperdicios de sus granjas y animales como fertilizantes.

Uruguay Natural. Una mentira de los sudacas, puro blaba, como todo lo que hacen o planean.  Se plantearon alguna vez y con ese slogan de tener un país de producción de alimentos de calidad, sin el uso de elementos químicos nocivos, pero delincuentes y mentirosos como son, todos sus agricultores usan de todos los venenos conocidos y aún de los prohibidos en el mundo entero.

Y no es que los fertilizantes y herbicidas y pesticidas se los regalen, al contrario, son carísimos allá.  Pero al haber permitido el gobierno  la producción de plantas tan nocivas como la soja, y arruinado a los pequeños productores ganaderos y granjeros, y permitido que los especuladores extranjeros inviertan dineros muchas veces dinero negro, a veces dinero de la droga y eso con el cuentito sudaca de que:  ‘esto con que no me dé pérdidas, vea Ud,  con conservar el capital me conformo …’.

Mentira podrida si la dice un inversor argentino, y mentira del demonio si la dice un inversor gallego, acostumbrados a ganar el 300% y pegar el pelotazo.

La consecuencia de esta política ha tenido su bien y su mal, y aún ese bien, que ha sido la entrada de muchos dólares, ha traído varios males y males muy grandes:

  • Por un lado la inmoralidad de permitir que el país se haga refugio del dinero del crimen y el delito.

Por supuesto esto de hablarle de moralidad a un comunista es como cantarle la misa; ojalá no se mueran del todo y oigan cómo les cantan el responso de difuntos

  • Pero es que ni siquiera son capaces, por su incompetencia, en reciclar ese dinero a créditos baratos para las empresas y para la vivienda

Dinero hay, y mucho dinero.  Tanto habrá que el Banco República compra dólares para que el peso no aumente de valor !  Política de las más necias posibles, el dólar está cayendo por causas propias, pero exigida por estos productores especulativos y por los que no lo son y no comprenden su mejor interés.  Pero son incapaces de reciclar ese dinero a la producción, a lo sumo a aumentar la plantilla de empleados públicos, con sueldos bastante bajos, y ni digamos la de los empleados privados y en especial de servicios, esos no ganan ni para comer.

  • Ha provocado el exceso de población de Montevideo, ya lloriqueado por el →  tupamaro Eduardo Galeano, hace añares,  ← pero sin que ningún gobierno sepa cómo darle más prosperidad al millón de pobres de solemnidad que habitan su capital.  Ni a la Intelligentsia uruguaya se le ocurre cómo, ni lo discuten siquiera excepto yo que propongo ciertas medidas positivas.

Bután es el ejemplo.  Abandonar la política nefasta agrícola de producir granos usando esos medios francamente ponzoñosos y que al arrojar al paisano de su pago lo tiran a la marginación y al conventillo.

Prohibir todo herbicida, el Round Up, los pesticidas y hasta los fertilizantes nitrogenados y fosfatados  -se maten la cabecica, hay alternativas perfectas, más baratas y preciosas; dan un poco más de trabajo y de anticipación, eso sí.

Un ejemplo: Uruguay es un país productor y consumidor de pescado en bastante cantidad. Los restos de pescado deben ser obligatoriamente reciclados, y entregados a los productores agropecuarios para que fertilicen con ellos su campo; el pescado es rico en fosfato, magnesio, amonio, yodo, calcio y otros minerales, su incorporación al campo produce un inmediato aumento de la fertilidad.

Lo mismo con los restos de ganado, huesos y otros desechos de matadero, incluso se debe obligar a reciclar los restos de alimentos domésticos para incorporarlos al terreno.

Ocurre que el llorón del estanciero lo que le va por lo fácil es comprar sacos de NPK y echarlos en el campo con la máquina, y no andar con complicaciones; son ellos tan atorrantes como los demás, mucho más atorrantes y gandules incluso, porque no es que lo vayan a hacer ellos y les cruja la espalda  -un estanciero no mueve ni un dedo, y no levanta la pata como no sea para tirarse un pedo, para todo lo demás tiene a la peonada.

Pero por no trabajar es que no les gusta ni ver trabajar a los demás, y claro, el personal enviciado se enseña del de arriba, y luego si le dicen que tire de esos restos, tira patrinca y le dice al patrón que él no se conchabó para esa tarea.

Uruguay Natural, pero de verdad.  Si serán mentirosos y cínicos que hasta los charlatanes del diario El País/Monty, siempre llenándose la boca con Uruguay Natural, quieren y piden que pongan una Central Nuclear Radiactiva, y no denuncian la base de la degradación social del país, limitándose a denunciar las olas de asesinatos y rapiñas y delitos que son su consecuencia.

Ahora, que si robar es mejor negocio que trabajar, la gente no trabajará.

Es el secreto de Alemania, que pocos conocen.  Alemania es el país más honrado de Europa y con menos delitos porque aparte de la formación familiar y educación, en Alemania es más negocio trabajar que robar, y tienen ayudas sociales suficientes aunque no excesivas.

Cierto que en Alemania ni en ningún país europeo se da la cultura del delito: la formación en el crimen, la exaltación, promoción y defensa del delito y del delincuente como pasa en Uruguay y en la escuela incluso. Eso es también otra cosa a cambiar.

La única manera es creando empleos con sueldos mejores que los que se pagan ahora, y castigando muy severamente los delitos contra la propiedad y contra la vida.  Incluso el pequeño delito del que sube al ómnibus a vender porquerías y tirar la manga, debe ser reprimido, enviándolos a Campos de Reeducación por el trabajo, situados muy lejos de la capital -en Treinta y Tres, o Artigas, por ejemplo- y enseñándoles de trabajo y oficios con prohibición de reasentarse en Montevideo -para lo que habrá que darles vivienda si es necesario, pero una política de regeneración de la moralidad destruida no puede salir gratis, aunque todo lo que cueste salga barato por evitar delito y transformar a un gandul en una persona de alguna utilidad.

CONCLUSIÓN.  Es muy difícil volver por el buen camino, plantearse seriamente una producción natural, inspeccionar y sancionar severamente los inevitables engaños y abusos que ocurrieran, pero ese exceso de población que malvive en Montevideo, vamos a decir que sean 500.000 personas aunque sean más, sólo pueden ser absorbidos por una política nacional que prime la producción local ganadera y hortofrutícola como en Bután -ridículamente, en las ciudades del interior no tienen ni tomates, las chacras están abandonadas en gran parte por la inseguridad ya que el gobierno comunista es incapaz de la exigible severidad con el delito- y la producción de la pequeña industria local estimularla con los dineros que la maldita soja entrega.

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.