Gonzalo Aguirre Ramírez opina en el País de Montevideo, «Una tesis de Ripley«, que si no hay técnicos nucleares en Uruguay, se importen.
Opina, opinador.
Yo opino: de paso que traigan Cinco Mil Millones de Euros para construir la Central Nuclear.  Y esperen 20 años mientras la construyen, eso sí, pagando esa deuda.
Y otros Cinco Mil Millones de Euros para hacerla funcionar. Es una máquina, tiene gastos.
Y otros Cinco Mil Millones de Euros para decomisionarla cuando cese su vida útil. Que es mucho más corta que la de una central térmica, o hidroeléctrica, o que la vida de una persona.
Funcionan unos cuarenta años. Y te dejan veneno, 100.000 años.
Y sólo producen electricidad.
El mayor problema de Uruguay no es la electricidad, sino los combustibles líquidos, gaseosos y sólidos.
Problema en que el actual gobierno no ha hecho NADA por lograr una autonomía del país en ese aspecto energético [autonomía energética que no independencia total, y es mucho mejor por varias razones, la principal: Libertad de Elección: LIBERTAD]

El artículo del Sr Aguirre nos mueve a la risa por dos razones. O más de dos, si lo leemos con atención.
La primera, y risueña, es lo ñoño de su pensamiento y sus comparaciones.
Compara formar ingenieros y técnicos nucleares con aquellos médicos y abogados que se formaron como pudieron o llegaron como fuera, allá por el siglo xix, y pico de ave.
No se da cuenta que es comparar la velocidad con el tocino: Cuando un médico comete un error puede que una persona pase a mejor vida. Y los cometen, lo sabemos todos.
Un técnico nuclear comete un error, y destruye al Uruguay.
Y los estancieros le van a vender carne contaminada con yodo, estroncio y cesio radiactivo, a Ukrania supongo, porque en Europa son capaces de prohibirles hasta la entrada a los uruguayos, por radiactivos.

Es el pensamiento ñoño de estos carrozas prostáticos:  Que el Dr. Soca, que el Dr. Francisco Suñer y Capdevila [vaya, yo me creía que la Facultad de Medicina la habría fundado algún Carlevaro, parece el negocio de la familia] que el ingeniero Topolansky, que José Pedro Ramírez -supongo que antepasado del opinador falaz Gonzalo Aguirre Ramírez .
¡ Estamos en el siglo XXI y los uruguayos con mando en plaza no se enteran !
Esto no son los linimentos que recetaría el Dr Soca -en el siglo xix no había medicinas. Esto es una fábrica de electricidad que puede explotar como una bomba, y desde luego contamina y eso siempre y de todas, todas.

En el siglo xix había menos cosas que aprender y muchas se aprendían de cualquier manera. Pero esto de la ingeniería nuclear es muy difícil, y Uruguay es un país muy pobre y no tiene gente preparada ni en esto ni en casi nada. Y por lo tanto no puede formarlos, porque no es un país industrial ni puede serlo, en gran medida por lo escaso de su población, y otras razones propias.

Es curioso que todas estas personas hablan de una central nuclear sin jamás mencionar lo que cuesta instalarla y luego hacerla funcionar.
Jamás lo hacen, porque el público tendría materia para formar un juicio propio. Y cuando le dijeran cinco mil millones de euros, diez mil millones de euros, total quince mil millones de euros gritaría horrorizado.
En vez de eso se dedica El País/Monty al desprestigiado Ditirambo y Glorias Uruguayas.
Los jóvenes y jóvenas les muestran cuanto confían en ellos, votando con los pies. Huyendo de un país donde sus medios de comunicación estafan a sus lectores mintiendo, ocultando y tergiversando la realidad.

Da un poquito de cosa, da risa pero además siente uno pena, o vergüenza ajena, leyendo disparates pseudohistóricos -que Giovanni Zanetti, que el arquitecto Carré. Seguramente huidos de Europa donde no les daban empleo, por mediocres o por criminales políticos en muchos casos: de tales palos, estas astillas tupamaras.
Como dijo Henry Ford, «History is bunk»: la historia son macanas. Y se cumple. Todos estos ignorantes quieren atufar con historia, en un tema que es estrictamente técnico y económico.
Donde el Sr Aguirre Ramírez debía exponer argumentos técnicos, escribe desbarres pseudohistóricos.

Pero esto a mí, conociendo lo estafadores y mentirosos que son los uruguayos con mando en plaza, ya me está oliendo a chamusquina.
¿Porqué tanta insistencia absurda de El País/Monty en una central nuclear imposible, y ni palabra acerca de alternativas posibles y reales y seguras y mucho más baratas y mucho más rápidas de construir y entrar en producción (Central Nuclear: diez años en construirla; las opiniones contrarias son mentiras de vendedor mentiroso que vende lo suyo. Basta fijarse en Atucha II: Veinte años y no está terminada, quizás nunca se termine !), como la energía eólica, geotérmica, solar y de biomasa? Las compañías de estos ramos son serias y la financiación, sin problemas y tienen grandes ventajas para el empleo en la construcción de obra civil: por ejemplo, las torres eólicas tienen importantes bases de cemento portland, en ese plan. No se necesitan técnicos ni material extranjero para echar cemento armado.

Me está pareciendo que esto es otra tomadura de pelo COMO EL METRO DE MONTEVIDEO !!!
¿Se acuerdan?
Unos mentirosos que años y años atizaban esa banderita para ilusionar a la juventud en cada elección.
Como los electores ya no se van a tragar la mentira del Metro, ahora se han inventado esta mentira descarada para ilusionar a los jóvenes que ven que la modernidad les pasa por el costado y ellos, en su futuro si se descuidan, un carrito de juntar basura.

Tararí, que te vi, El País/Monty.

Por Armando

Un comentario en «Bobada nuclear de El País/Monty»
  1. Tenés razón.
    Es lapidario tu comentario, pero tenés razón.
    Lo que nunca me pudieron contestar es como se hace para tener gente pobre en un país de tan sólo 3 millones.
    Ahora bien, mientras los políticos sigan dividiendo a la gente y la gente seamos tan giles de seguirles la corriente y dividirnos, estamos fritos.
    Las discusiones sobre temas de interes comunitario deberían salir del comentario de la gente hacia los políticos y no al revés.
    ¿No te parece que ya que no existe un debate sobre la generación de energía promovido dese los sectores intelectuales y científicos, debería generárselo desde foros públicos?
    Propongo que se utilicen los CCZ en Montevideo ( que nos costaron y nos están costando un ojo de la cara) como sedes de charlas de difusión y los clubes o bien casas de familia en los otros departamentos.
    Creo que es tiempo de participación ciudadana porque ya vimos, quienes están en el país y quienes estamos afuera (por un rato), cuanto nos cuesta ser prescindentes ( en cualquier grado, no siempre canalizando la participación en la actividad política se logran resultados que realmente solucionen problemas).
    Gracias por la oportunidad de opinar y bienvenidas las opiniones que ayuden a pulir éstas que he formulado.

    RESPUESTA Coincido plenamente con lo que Ud dice. Aunque me parece que lo veremos Ud. y yo y nosotros todos, con los ojos en un plato !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.