Historia de la pegatina que puso a las Nucleares en su sitio

En 1975 en Dinamarca,  Anne Lund and Søren Lisberg mucho antes de Chernobyl esta simpática y original pegatina cuestionó las falsas promesas de la Energía Nuclear y cambió el mundo en paz.

Hay que recordar que después de la Segunda Guerra Mundial, pero con el mundo inmerso en la Guerra Fría y la amenaza de la Aniquilación Atómica pendiendo sobre la humanidad, los estados le vendieron a la gente la idea de que la Electricidad por Centrales Nucleares sería muy barata -un ministro llegó a decir que iba a ser tan barata too cheap to meter que no te iban a poner contador en la casa, simplemente cobrar a cada uno un fijo y que gastaran lo que quisieran.

Era una mentira de los gobiernos y militares, esas centrales atómicas producían Plutonio para las bombas termonucleares y la electricidad era un subproducto que vendían.

Pero durante los años 50, 60 y 70 el mundo creía las promesas -no todas falsas, hay que reconocerlo- del programa Átomos para la Paz, las películas de Walt Disney que promocionaban la Energía Nuclear y se levantaron numerosas centrales nucleares, y ahora el mundo no sabe qué hacer con los residuos radiactivos que dejaron.

Lund y Lisberg diseñaron este logo y slogan en Abril 1975 y las primeras versiones impresas salieron el 1º de Mayo de 1975. Permitió visualizar la oposición de la gente común contra la energía nuclear en aquel entonces movilizada contra la amenaza bélica de aniquilación de la humanidad, luego contra la Energía de Centrales Nucleares.

Esto convenció al gobierno de Dinamarca de no instalar centrales nucleares en su pequeño país. Un liceo allá Tvind in Denmark tenía un eólico, el más potente del país entonces inaugurado el 29 de Mayo. Aquello fue el germen de una cosa muy grande. Dinamarca ya tenía una conciencia del valor potencial de la energía eólica para el país y se hizo una realidad.  La industria de energías alternativas en Dinamarca es una de las más potentes del mundo, su investigación y desarrollo puntero y creación de miles de puestos de trabajo.

Tras los numerosos y graves accidentes nucleares (la mayoría ocultados al público), tras Chernobyl y ahora la catástrofe de Fukushima un recuerdo para esta simple pegatina que cambió el mundo.

¿NUCLEARES? NO, GRACIAS

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.