El avisado debe reparar en como el Presidente Bush ha ido moviendo piezas como en un juego de ajedrez. Cuando empezó la presente aventura en Irak no tuvo el apoyo de Francia ni de Alemania. Se lanzó igual, lleno de confianza y con un par, shock and awe y sin duda la victoria.
El problema ha sido que llevan mas tiempo en Irak que les duró la Segunda Guerra Mundial, y está peor que el primer día.
Mala sangre hacia Francia, curiosamente Alemania que tampoco lo apoyó pero se libró de esos infundios, las freedom fries como bautizaron a los fritos franceses, perdón, quiero decir a las patatitas fritas, French fries y tonterias.
Esta vez va siendo el Hombre mucho mas prudente, que se le ve venir pero por pasos medidos.

Primero puso a la atlantista Merkel, tras una campaña de ablandamiento de la opinión pública mundial, especialmente la inglesa, que se creían los ingleses que había ya que enviar paquetes de comida a Alemania.
Ganó Merkel, una nulidad de persona que ni la propaganda hace pasar por buena. Nada cambió en la economía alemana, porque va muy bien, pero ya no está Herr Schroeder, poco atlantista.
Pues no tuvo Merkel el morro de decirles a las alemanas que tuvieran más hijos. Los que ha tenido ella, estéril total de la ex-DDR. De usted el ejemplo, Sra Merkel, quédese preñada.

Como les salió muy bien, y el Departamento de Estado siempre repite lo que le sale bien, la misma jugadita con Francia. Unos coches quemados por los banlieu de Paris -en Inglaterra los bomberos van con cámaras de CCTV porque los llaman y los gronchos apedrean, es decir que igual o peor pero como no pasa en Londres, nadie se entera. Unas protestas de moros que si protestaran en Argel la iban a pasar muy mal. A los ingleses les decían que llevaran paquetes a Cruz Roja, que en Francia estaban todos desempleados (nadie se lo creyó).
Cuestión que gana Sarkozy, el atlantista. Francia muy bien, gracias. Siempre estuvo bien.
Pero ya no esta Chirac, ese hombre arrogante, poco atlantista.

En Inglaterra a cambiar de Primer Ministro, que Blair ya está quemado, sin el enojoso procedimiento de las elecciones. Todo muy legal, es legal aquí que la gente no vote (hace muy poco que votan después de todo y cada vez votan menos) y entra Mr Brown, atlantista por supu, más le vale o las islas se le hunden bajo el Océano, como la mítica Atlántida.

Ahora la Srta Rice va a visitar al último de la clase, el Sr Zapatero, socialista mínimo y de camisa de seda. A ponerle las peras a cuarto, está claro: por su escaso fervor anti-fidelista, gambettas con la Alianza de Civilizaciones, suspiros venezolanos, un culpable de socialismo residual.
Sus órdenes, Señora! Seamos Atlánticos ! Y tenemos bastantes más de 300 … Legionarios.

Recomendaría a cubanos y venezolanos y otros residuales revolucionarios sudacas que se oculten en la tatucera y no saquen esa cabeza de víbora que tienen, porque por el Oriente pueden caer de punta. Muy pronto, que tienen las piezas en su sitio ya. Y os puede caer alguna de refilón.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.