Hoy en Montevideo un menor mató a un joven veinteañero porque no le quiso dar un cigarrillo.
Lo baleó a quemarropa en la barriga. Esto pasa mucho.
http://www.elpais.com.uy/ 29-4-2008

Lo mismo que en el caso de los «cadáveres en el sótano» de los austríacos, o de los destripadores ingleses serial killers asesinos de mujeres, o de los masacradores masivos norteamericanos (y si vamos a España, estos asesinos del hacha, instrumento asaz burdo e ibérico) las sociedades se revelan en sus crímenes y también en negarse a admitirlos, no investigar las raíces del problema y favorecer su perpetuación.
Uruguay es una sociedad horriblemente violenta, ignorante, pobre, sucia y burda. Lo risible, porque a esta gente hay que sacarla a la vergüenza a ver si se espabilan, es que ellos se creen que no lo son y la van de cultos, prósperos, limpios, finos y educados.
Los versallescos escritos de Sanguinetti y los editoriales de El País/Monty se parecen a su realidad como un huevo a una castaña.

Consecuentes con esa visión torcida de la realidad, los burdos e incompetentes frenteamplistas sacaron una ley del menor que es un ejemplo del pasar de todo y allá se las compongan ellos.
Rarísimo en un movimiento dizque comunista, cuya naturaleza e ideología y práctica en los países socialistas realmente existentes es todo lo contrario: reglamentación, investigación, control por parte de las instancias del Estado, hasta llegar a un atosigamiento excesivo.
No alcanza con acusarlos de no saber nada y hacerlo todo mal, como es el caso. Es que cuando una situación de por sí mala la agravan los legisladores comunistas uruguayos hay que ir a su manera de ver el mundo para entenderlos.
Y su Weltschaung es el pistolerismo, el capricho y la exaltación de la violencia.

No sólo ellos, porque esta ola de posesión de armas es culpa principalísima de Sanguinetti (dos veces presidente) que dejó que el país se transformara en Tombstone.
Luego los frenteamplistas como venían de largos años de cárcel jubilaron al sheriff.

Símbolo de esta burda, ciega y violenta sociedad: En la Avenida principal de Montevideo, 18 de Julio, en una plaza principal hay una escultura que representa a varios gauchos a caballo, asesinándose a lanzazos, sablazos y golpes de rebenque.
Una exaltación del crimen de la guerra civil.
Desde luego único en el mundo. No porque en otros países no ocurrieran guerras civiles, sino porque los gobernantes entienden que exaltarlo es promoverlo y no ponen a su gente matándose a bayonetazos.
Claro que como los frenteamplistas causaron una guerra civil pusieron este bronce al crimen para exaltar sus fazañas, no les da para otra cosa su ignorancia y pequeño cerebrito.
Responsables, sus necios intendentes y más necios presidentes.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.