¡Aquí están, estos son, los que hunden la nación !

Ministros y Ejecutivos

Un artículo sobre la entrada de ejecutivos de segunda línea en filas del gobierno provoca iras y comentarios

Gobierno de España, S. A.

El artículo es muy bueno, muy detallado en contar la trayectoria -a veces la triste trayectoria-  de estos ejecutivos que en el gobierno van a sacar el vientre de mal año.  Porque les está yendo muy, muy mal en sus empresas.

Ay, que vivos, son los ejecutivos
qué vivos que son, siempre tienen razón.
Y además, tiée-nén,
la sartén por el mango, y el mango también !!

Pero como siempre en este país garbancero la cosa no es como la cuentan, ni como los de abajo se creen.

Un comentario muy bueno a ese artículo nos permite entender la opinión indignada más extendida:

Antes que nada hay que desmontar la falacia neoliberal de que los que llegan más alto como directivos del sector privado son los mejores. Una cosa son los técnicos especializados, por ejemplo, el neurocirujano, el catedrático, el ingeniero de producción, el físico investigador, los controller financieros, los técnicos en tesorería. Y otra muy distinta son los capataces a sueldo del capital, los perros de presa de sus amos para vigilar su negocio, que ahora se llaman altos directivos o ejecutivos. Para llegar a ese nivel se requiere ser un desalmado sin escrúpulos, un ambicioso sin ética, sin principios, sin moral, en definitiva, un hijo de la gran.

Estamos en manos de estos últimos. Gente que no piensa más que en sus intereses y en del capital, porque ellos no trabajan para el interés común, siguen trabajando para el capital privado al que volverán y serán recompensados por sus servicios. No esperen de ellos grandes inventos, soluciones o avances que mejoren la vida de los seres humanos.

Esta es a la gente a la que ha votado un parado sin recursos que ha votado al PP, cuya mente ha sido manipulada y envenenada por los medios al servicio de ese mismo capital que todo lo controla. Aunque la diferencia con el PsoE es mínima, comprueben si no era Botín el que mandaba en el gobierno anterior.

Más que nunca, el estado de clase al servicio del capital. Tal como hace un siglo lo escribió Lenin, tienen aquí el libro, en Público, El Estado y la Revolución. Imprescindible su lectura para entender lo que está pasando, para entender lo que necesitamos.

Pero el comentador se quedó corto, muy corto.  Se nota que conoce a los ejecutivos de las empresas españolas sólo de oídas y arroja sin pensar muletillas sobre la derecha desde la demagogia de la izquierda.

Cambia la cosa cuando nos damos cuenta y sabemos,  que en España los ricos se han arruinado !!

Lo peor del caso no es que haya maridaje entre administración pública y privada, porque siempre ocurre aunque hoy sea más descarado.

Lo peor del caso es que las empresas de estos ejecutivos incapaces  –como es descarado y evidente–  han perdido hasta el 80% de su valor en apenas cuatro años –digo las verdaderas empresas españolas, las del Ibex35 funcionan con el exterior– así que no me creo tanto que se han ido de pase en comisión a lo público para medrar en plan americano, sino que en muchos casos los han expulsado, con calidad, les han dado una patada hacia arriba como se suele decir, y que en otros casos, viendo que su empresa se muere (tipo Spanair por ejemplo, y las constructoras, y los intermediarios financieros también) estas ratas abandonan los barcos que se hunden y se aseguran con astucia un sueldo público bueno, comparado con perderlo todo como les está ocurriendo.

Los de abajo solemos adjudicar a los de arriba una inteligencia y sabiduría sobrehumana, una calidad y rapacidad a toda prueba;  la realidad es que son unos cualquiera aupados a unas alturas muchas veces casi por casualidad   –el gerente o el dueño tiene que poner a alguien:  por ejemplo en las empresas como Clesa, SOS, Ebro, etc.,  es obligatorio por ley tener al frente de la fábrica a un Ingeniero, Ing. Agrónomo, Veterinario o similar, así que el dueño pone a alguien conocido de él, o a un pariente, y si sabe poco da igual, que los técnicos harán funcionar la cosa–  otras veces mandan ahí porque compraron el puesto.

Sí, como lo lee. En este país los puestos en las empresas, digo, los puestos buenos, se compran porque invertir en acciones de una empresa para ser nombrado Encargado Comercial o Gerente es haber comprado el puesto;  a lo mejor ese dinero fue de vender la casa de la abuela que falleció, y esta es la sorprendente explicación de tanto memo ejecutivo español, y varios en esa foto así empezaron a medrar en la vida.

«Inmoraleja»  para  el  joven  parado.  Si tu padre tiene otra casa o algo, que la hipoteque y con el dinero te compre un puesto en una empresa en el plan que expliqué.  Especialmente bueno para los del Opus y otras mafias parecidas, no los más pobres de su barrio pero no muy espabilados de cómo funciona este país en realidad, y que se creen que porque al hijo le compró un MBA en la LSE ya tienen que darle empleo prestigioso, y no entiende porque no se pelean las empresas por el tarugo del señorito, o por la nena, tan capaz ella.  La realidad, que además del MBA  padre se tiene que poner con bastante dinero .

☼  [ Este consejo es mi contribución desinteresada a la lucha contra el paro de tantos Licenciados en Administración de Empresas, Economistas, Ingenieros, etc:  no sólo el que compra el puesto entra a trabajar, habrá que contratar a dos para que hagan el trabajo que él cobra y no hace ]

,,

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.