Anoche vi un programa en el History Channel, del próximo INEVITABLE Apocalípsis por el Petróleo y el Gas.
Lo que me asombró más es que el documental, hecho hace muy poco, pronosticaba estas espantosas tragedias para el año 2012-2020 (que no falta prácticamente nada) cuando el petróleo LLEGARA A LOS 150 DÓLARES EL BARRIL.
¡ Pero si hoy 6 de mayo llegó a 123 y subiendo! Y gente que sabe de ese negocio pronostica que llegue a 150 a fin de año, quizás incluso a 200 dólares el barril.
Está claro que todo se está acelerando y que la crisis financiera, las hambrunas y peleas por el combustible que estamos viendo son nada más que el principio de una tragedia inmensa que va a dejar muy chiquitas a la Primera y Segunda Guerra Mundial.

.
Un modelo, prudente y conservador, de la evolución próxima del precio del petróleo incluyendo la inflación norteamericana y otra curva en dólares 2006 constantes :
oilpriceforecast.png

Pero el prestigioso grupo alemán que vigila la energía es aún más pesimista que el estudio de donde saqué la gráfica:
EWG Alemania
http://www.energywatchgroup.org/Oil-report.32+M5d637b1e38d.0.html
Los historiadores y autoridades consultados por el History Channel pronosticaban que a medida que el combustible escaseara (no que no hubiera, sino que haya menos y más caro) y quizás un atentado o accidente en una gran terminal petrolera Saudí, desencadenaría una escasez mundial, revueltas y disturbios, y finalmente una guerra nuclear.

El Mundo de Mad Max.
Europa tiene alternativas y soluciones y aunque seremos más pobres aún, si cabe, pienso que puede replegarse en sus recursos. Pero me temo que en países muy consumidores como EE.UU. y además muy agresivos, con una población dada a la violencia privada, ocurra una gran involución y domine una férrea dictadura militar.
En cuanto a países tercermundistas improvidentes y descuidados como Uruguay y Argentina la tragedia será de órdago, un colapso por el estilo de la Guerra Grande.

En Inglaterra, una de dos, o nadie se atreverá con ella por miedo a los submarinos nucleares que destruirían al país agresor, o en una orgía macabra nos incinerarán a todos junto con ellos.
Algún uruguayo pensará, bue, iremos en bici o a caballo si no hay petróleo; pero no es sólo el auto. ¡El auto es lo de menos!


No habrá:

– Combustible para camiones y tractores
– No se podrá sembrar ni cosechar
– No habrá fertilizantes ni insecticidas, por lo tanto las cosechas muy escasas
– Apenas habrá electricidad de las represas
– Transporte y viajes aéreos, imposibles o carísimos
– Ni antibióticos ni medicinas o muy caros -caída a niveles anteriores a la Segunda Guerra mundial, enorme mortandad
– Ropa, electrónica de consumo, bienes de consumo: poco y muy caro.

Resumiendo, si saca Ud el cálculo de que TODO lo que hace la vida moderna depende del petróleo: que en Uruguay sobrarán 3 millones de personas y en Argentina 30 millones y en Brasil sobrarán 50 millones.
Sobrarán es un decir porque como no harán el favor de morirse amablemente, el conflicto más espantoso es seguro y si acaso se logra acabar con las revueltas será a costa de millones de muertos. Probablemente a sable de caballería, ya que en Hispanoamérica se da más que el machete que es propio de África.
Esto debería incitar a las autoridades a implementar inmediatamente fuentes alternativas de energía, mientras se puede, que queda poco tiempo antes de esta catástrofe perfectamente visible ya a los ojos.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.