carbon footprint?

Los saltitos que pega la antorcha por el mundo, en este negocio olímpico.
Una fantasmada.
Se habla mucho en Inglaterra del Carbon Footprint, es decir, la producción de CO2 que tiene una actividad.
La de pasear esta antorcha, los guardaespaldas y los funcionarios de esta depravación del deporte moderno es inmensa.
Estos caraduras del Comité Olímpico, unos vividores como nadie, a hoteles de Cinco Estrellas unos salarios fabulosos y a varios los han pescado en coimas y tal.
Samaranch, un siniestro personaje franquista se quiso postular para el Premio Nobel de la Paz. Retiró su candidatura tras una ola protestas y críticas.

A mí me gusta el deporte, cuando lo puedo practicar o disfrutar, pero quién excepto los ancianos o los desempleados, o algún vividor o jovenzano, quién tiene tiempo para pasarse el día frente a la pantalla viendo las olimpíadas.

Si quieren Espíritu Olímpico, que decreten dos semanas de vacaciones pagadas para ver las Olimpíadas con tranquilidad y gusto.
Después de todo ese era el verdadero espíritu olímpico: cuando las Olimpiadas en Grecia todo se suspendía, incluso las guerras entraban en tregua.
¿Piensan detener la guerra de Irak, Afganistán durante las Olimpíadas?
No creo.
Ese es el verdadero espíritu olímpico y como esto es una perversión comercial, yo paso de ello.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.