Un corresponsal me escribió, entreverando cosas incompatibles, pero el caso que repitió esa patraña, moneda corriente entre los latinochés, sobre la Guerra de la Triple Alianza, 1864-1870.
La culpa, deliran ahora algunos latinochés, la tuvieron los ingleses.
Entre los últimos grandes cerebros que propalan estas inepcias se cuentan la presidente de Argentina Cristina Fernandez de Kirchner y el opinador uruguayo Eduardo Galeano.
Y es que los latinochés en vez de reconocer su lamentable papel en este genocidio que pertenece a un pasado superado, no, la culpa, de los ingleses.
¡ Cómo nos envidian !
Los ingleses son muy malos, no como los argentinos que jamás le han hecho bailar La Refalosa a nadie, degollándolo de parado: recordemos el poema.
Los ingleses obligaron a los argentinos, brasileros y uruguayos a ir a pelear, viste.

¡ Cualquiera obligaba a nada a Bartolomé Mitre! Presidente de Argentina, hombre muy culto -traductor de La Divina Comedia al castellano y en verso, la mejor versión que hay y yo la he leído- y como todos los grandes hombres, como todos los próceres, una mala persona.
O al emperador de Brasil, Dom Pedro. O al general Venancio Flores, tiene una avenida principal en Montevideo, por amiguito de la humanidad que era. ¿Era este el que echaba a sus enemigos a los leones en un zoo que tenía en la quinta?

Como se puede comprobar por el mapa que adjunto, estos pillos ingleses, con la diabólica inteligencia que los caracteriza, le robaron los terrenos marcados a los paraguayos, y forman dos repúblicas sudamericanas independientes y de habla inglesa, The Free Republic of Between-Rivers y la Ulster-SouthBrazil, como es bien sabido.
krigsteater_trippelalliansekrigen.png
Los latinochés es que son una mezcla de cinismo, hipocresía e ignorancia que da risa.
Otros pueblos reconocen sus pecados, culpas y crímenes o tratan de correr sobre ellos un tupido velo. Los latinochés no, nunca. La culpa es de otro, de los ingleses que son de inteligencia diabólica y los hacen bailar en la punta de la polla inglesa, sin problema.

Habiendo hecho yo en Uruguay el Liceo (en el Rodó, vean Uds mis claros antecedentes), el Preparatorio (en el iava) y la Universidad (en la FH y C), estoy curado de espantos. Estos bolos que cuentan ellos me los conozco todos.
Los profesores uruguayos de historia mienten como bellacos. Desde luego, a las generaciones mías en los años 70, nos mentían como bellacos -claro, que YO no me creía una palabra de lo que decían, pero por desgracia estaba lleno de crédulos, así les fue.

La cuestión es, ¿Porqué lo hacían? ¿Porqué lo siguen haciendo?
Lo hacían porque necesitaban carne de cañon.
Ese es el papel histórico del profesor de historia y de la enseñanza de historia en escuelas y liceos: enviar a los jóvenes a morir a las trincheras, bien imbuidos de fervor patriótico.
[Por cierto, ¿Quienes son en Uruguay los que han estudiado más historia?
Se equivocó, señorita. Son los militares.
Cuando yo digo que hay que prohibir enseñar historia en el liceo sé lo que me digo]

Involucrados los profesores izquierdistas  en derribar la democracia siguiendo las órdenes de la urss necesitaban soldados voluntarios, es decir, jóvenes entusiastas, poco lúcidos, para ir a morir y matar contra el ejército uruguayo. Soldados gratis, necesitaban -y sin armas, da grima contarlo. Porque la Milicia es una profesión, con sus escalafones, garantías, sueldos, hospitales, legalidad, jubilación, un largo etc.
El soldado de uniforme esta protegido por las convenciones de Ginebra y de la Haya.
Necesitaban gente fuertemente fanatizada, dispuesta a ir a la guerra sin uniforme. Por lo tanto, sujeta a todos los azares y brutalidades, sin garantías ni defensas, porque al sedicioso en las sombras no lo protege nada, excepto la Declaración Universal de los Derechos Humanos y aquellos artículos de los códigos penales que se apliquen, de muy dudosa aplicación en caso de guerra civil, donde los peores hechos son inevitables.
Pensemos, peor aún, en el caso de jóvenes mujeres de estas organizaciones político-militares y cual podía ser su tratamiento cuando incluso las fuerzas armadas de EE.UU. e Israel NO ponen a mujeres soldado en primera línea, pueden hallarse por azares del momento.

Por lo tanto generaron entre la juventud una Visión del Mundo falsa, victimista, comunista, revolucionaria, agresiva, intolerante para poder atacar a los EE.UU. [que estaban perdiendo la guerra de Vietnam/Sudoeste Asiático] y estos/estas jóvenes/jóvenas, con la entrega propia de la juventud y el fanatismo se vieron envueltos en una guerra civil de su propia creación.
O más bien, organizada por los líderes al servicio de la urss: Arismendi (secretario del PC y padre de la actual ministro) y Sendic entre los más principales.
De ahí el constante victimismo, la manipulación histórica por parte de Galeano [para nada una persona formada en Historia, es simplemente un escritor panfletario] y de docentes de la Facultad de Humanidades.

Yo por eso, a Mujica, Huidobro, Marenales, Zabalza, al hermano de Tabaré, etc, aunque los considero unos monstruos (pongamos las cosas en su propio lugar) también me consta que son víctimas. Que fueron víctimas de un plan fraguado en Moscú y disciplinadamente realizado por la Coronel del KGB Africa de las Heras.
Ese plan diabólico destruyó al Uruguay.
[Cualquier día Galeano y la Sra de Kirchner dirán que fueron los ingleses].

Esta es una afirmación muy fuerte y se hace necesario demostrarla.
Traigo como testigo las palabras de Benedetti, otro culpable.
En sus cuentos, especialmente en los que escribió cuando en Europa vivía dulcemente en el Mediterráneo, siempre hay un joven uruguayo que muriendo en la tortura, recuerda y le da gracias a su profesor de historia, por haberle abierto los ojos.
Y a confesión de parte, relevo de prueba.
[Estoy seguro que los arriba nombrados, Mujica, Zabalza, etc. deben acordarse bien de lo que les enseñó, es un decir, su profesor de historia]

Volviendo a la Guerra de la Triple Alianza hay un testigo inglés de excepción: Richard Burton. Cónsul en Brasil por entonces, Richard Burton es el traductor de las alfLayla waLayla (1001 noches), del Kama Sutra, descubridor de las fuentes del Nilo con Speke, peregrino a La Meca entre enorme cantidad de logros. Encima Philip Jose Farmer lo resucita a Richard Burton (y a Alicia) en «A vuestros cuerpos dispersos» de la serie el Mundo Río.

Burton viajó a la guerra paraguaya en un viaje intrépido en jangada por los indomados ríos del corazón de América. Su testimonio, lo he leído su libro, es inapelable: toda la responsabilidad recae sobre el inteligente y astuto Presidente Bartolomé Mitre.

Comprenderéis que entre la opinión de Burton, que estuvo ahí, y los deleznables Galeano y Sra de Kirchner e historiadores cubanos castristas y otros wikipedistas, me quedo con la de Burton.

Ya respondí a la pregunta de los historiadores uruguayos ¿Porqué lo hacían?
Responderé a la cuestión  ¿Porqué lo siguen haciendo?

Por costumbre.  Son muy ignorantes y tercermundistas, y son incorregibles.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.