Imaginemos que el gobierno del Uruguay -un gobierno de ancianos: el presidente tiene más de 70 años (no los representa, es médico y tiene acceso a cirugías y drogas), sus figuras principales como Astori y Mujica más de 70 años, por un parecido en el Poder Legislativo- decidiera en vista de lo ancianos activos y espabilados y supercapaces que son -aunque prostáticos y del club de los caídos- subir la edad de jubilación a los 75 años.

Figúrate la gritería del diario El País/Monty donde escriben y mandan y además son jefes, estos chiquilines y pibas.

 

anciano-pais.png

Con pocas excepciones, estos carrozas de la Tercera Edad escriben con mentalidad de anciano, elogian ancianos, ven todo como por un cristal nublado de vejez.  Están totalmente desconectados del presente y son capaces para peor de bailarle el agua a personajes tan nefastos como el ex-Ministro Azzini, destructor del Uruguay, de elogiar a la viuda del Comadreja,  una anciana que se creía que tenía valor como jefa del Frente Amplio, estos carrozas son inmunes a la autocrítica, de postular como un candidato de futuro a otro anciano como el Dr. Lacalle que cuando fue presidente demostró ser una persona sin energías ni la exigible autoridad -y algo dado a bajar tambaleándose de barcos de la Marina, y eso que estaba anclado, no era agua lo que había bebido, y ahora es más anciano todavía.

Escriben artículos sobre el envejecimiento del Uruguay, pero ¿los ve Ud. hacerse a un lado y rejuvenecer su plantilla y pensamiento?  Por supuesto que no, el anciano es egoísta y astuto y os voy a contar una cosa que no sabéis:

Se habla mucho del Complejo de Edipo, del odio del joven hacia el anciano por ocupar su lugar en la vida.  No se menciona el Odio solapado que tiene el Anciano hacia el Joven que va a ocupar su lugar la vida. En los partidos políticos uruguayos, dominados por ancianos egoistas e incompetentes aunque astutos, las barreras puestas al ascenso de hombres y mujeres jóvenes son infranqueables y los carrozas se ayudan a permanecer ellos y a frustrar las naturales ambiciones de los jóvenes… de cincuenta años, edad en la que en España si no has sido ya no serás.

Uruguay gasta la mayor parte de su dinero en Jubilaciones y Salud, que es casi la misma cosa, porque el Anciano, por ley de vida, es muy enfermo.  Casi se puede hablar en Uruguay de una Dictadura Médica, tal es la importancia de la medicina en la economía uruguaya, y por esa razón.

Al presente, con el desafío que el agotamiento de los hidrocarburos baratos presenta para la prosperidad del Uruguay -va a ser un golpe mortal- el Pensamiento Anciano y el Comportamiento Indolente y descuidado de sus ancianos gobernantes, anunciamos los peores males, y para bien pronto.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.