Hace ya dos años que Kirchner humilla al Uruguay: Cerró los puentes que comunican Uruguay con el resto del Mercosur, con la excusa de una planta nueva y moderna de Finlandia. Se había instalado en Uruguay porque no les pidieron coima, como los corruptos argentinos (o será que menos coima, que estamos curados de espantos) y para humillarlos, como Argentina tiene diez veces más gente, y Uruguay militarmente es insignificante -no es Uruguay un país industrial y son incapaces hasta de fabricar un sable o una bayoneta, no digamos armas de fuego, cañones o balas- y por desarmado, despreciado, a sus socios del Mercosur o de la OEA les da igual.

La excusa de los que cortaron el puente es que eran «ambientalistas».  Son simplemente unos sucios vagos gandules que sobreviven malamente, como sudacas que son, de las limosnas que sus amos les arrojan, como los restos de la comida que los poderosos tiran a sus perros.

 El piquete de Gualeguaychú se queda sin prensa y hace agua.
Los pocos piqueteros que permanecen en la ruta cazan zorros para defender su gallinero.
Los ambientalistas que mantienen el piquete de Gualeguaychú tienen un concepto extraño de medio ambiente. En una rama baja de un ceibo frondoso junto al Arroyo Verde, donde armaron campamento, hay un pato muerto colgado y no es una obra de arte pop de Marta Minujin. Los ambientalistas lo pusieron allí para cazar un zorro que ronda por las noches. En el suelo, bajo el pato, hay una trampa para que caiga el felino. El zorro se comió un gallo que tenían los piqueteros, y las gallinas restantes ahora cloquean solas y comen ración en el piquete solitario. “Este no es el primer zorro que aparece. Ya cazamos otro hace unos días. Lo matamos y le sacamos la piel”, dijo a El Observador Cira Muñoz, miembro de la Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú. 

Toma nivel de diario uruguayo El Observador. ¡El felino! lo llaman al zorro. No saben ni lo que escriben, ignorantes.  Felino, quiere decir así como los gatos -para explicarlo por lo fácil.

Los zorros son cánidos, emparentados con los perros como no.

Por Armando

Un comentario en «Ambientalistas argentinos, asesinos de zorros»
  1. Al final parece no ser grave, porque si logran cazar al zorro ese, podrán volver a la notoriedad porque este zorro es un felino. Cosa fuera de lo común. Es una manera de lograr la atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.