Un personaje muy conocido del desaparecido Museo de Historia Natural de Montevideo

NICOLÁS ALTUCHOW (*Kiev, Ucrania, 12.9.1912; †Montevideo, 3.5.1983).

Nació en la “Rusia blanca” y fueron sus padres Wladimir Altuchow (ingeniero mecánico) y Anna Hornung. Como consecuencia de las vicisitudes políticas que aparejó en su patria la revolución de 1917, emigró a Polonia con su familia a muy temprana edad.
En Polonia cursó estudios de Filología en la Universidad Juan Casimiro de Lwów (hoy L’vov, en Ucrania), donde se graduó de Magister. Entre 1936 y 1939 actuó como asistente del eminente indólogo Prof. Stefan Stasiak que, en aquella época, era el Director del Instituto de Filología y Cultura de la India de dicha
Universidad.  Cuando su país de adopción fue invadido en 1939, el Prof. Altuchow se encontraba en el extranjero. Durante una estancia en Inglaterra, contrajo matrimonio en segundas nupcias con Maria Wetrebowicz, en el Distrito de Edmonton, Middlesex, el 16 de Julio de 1949 (anteriormente había estado casado con Danuta Tucholska Spinster). Poco después emigró a América para establecerse en nuestro país.

 

Llegado al Uruguay, ingresó a la Administración Pública, en el Ministerio de Salud Pública, el 15.2.1951, donde desempeñó funciones administrativas hasta incorporarse, en Octubre de 1969, al Museo Nacional de Historia Natural, con funciones de especialista en Antropología en la Biblioteca de este Instituto, hasta el 29.9.1982, en que se jubiló.

Era un hombre delgado, de aproximadamente 1.75 m de altura, en general vestía de traje, con una infaltable corbata moñita. Detrás de su carácter aparentemente agrio – en especial cuando se interrumpía su lectura – se ocultaba un particular sentido del humor que no le habían hecho perder las muchas penurias por las que debió pasar.

Verdadero políglota, además del sánscrito, dominaba ruso, polaco, checo, alemán, inglés, francés y español. Falleció de una larga enfermedad a los 70 años.

Fue Profesor de Sánscrito y Cultura India en la ex Facultad de Humanidades y Ciencias, entre 1952 y 1982. Integró el Centro Lingüístico de Montevideo que presidía el Prof. Dr. Eugenio Coseriu, dirigió la Sección de Culturas Orientalistas del Instituto de Estudios Superiores de Montevideo, y fue miembro de la Comisión Permanente Oriente-Occidente de la Comisión Nacional de la UNESCO (Uruguay).  En 1961 participó en la Primera Escuela Internacional de Primavera: Conocimiento de Oriente, en Santiago de Chile, y en 1962-1963 usufructuó una beca de UNESCO que lo llevó a la India por un lapso de casi un año, y en cuya ocasión también pudo visitar el Japón y otros países de Oriente.

[OLAF BLIXEN & ALVARO MONES   COM. ANTROP. MUS. HIST. NAT. MONTEVIDEO [Núm. 18]]
Apartado de: ALTUCHOW, N. 1997. El andar más allá de los tres mares. AFANASI NIKITIN y su relato sobre la India (siglo XV). Comunicaciones Antropológicas del Museo de Historia Natural de Montevideo, 2(18):33-36.

BIBLIOGRAFÍA

1959. El Tarkasamgraha de Annambhatta. Texto sánscrito con introducción, traducción y notas. Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias, 17:141-176. Montevideo. También en Publicaciones del Departamento de Lingüística, 15:1-43. Facultad de Humanidades y Ciencias, Montevideo.
1962. Gramática sánscrita elemental. Pp. iv + 1-120, 3 cuadros. Departamento de Lingüística, Facultad de Humanidades y Ciencias, Montevideo.
1966. La escritura de la India. Publicaciones Lingüísticas y Literarias del Instituto de Estudios Superiores de Montevideo, [3]:1-12.
1968. Los principios de la indología occidental. India, 4(43):12-22. Buenos Aires.

19??. Three encounters. Ludwik Sternbach Felicitation Volume, pp. 5-7. Akhila Bharatiya Sanskrit Parishad, Lucknow.
1980. Algunas plantas en las creencias de la India. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural, 2(27):9-10. Montevideo.
1981. Herasim Lebedeff (1746-1817). Indologica Taurinensia, 8-9:9-14. Torino.
Bibliografía parcial. No conocemos los trabajos publicados con anterioridad a su radicación en el
Uruguay.

AGL.  Escribí desaparecido Museo de Historia Natural de Montevideo, porque aunque no formalmente desaparecido, carece de local apropiado y no puede cumplir con sus altas e importantes funciones debido a la incomprensión de las autoridades que no entienden el importante papel divulgador, científico, cultural e incluso económico que tiene un Museo de Historia Natural.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.