¿ Smile or Die?  Sonríe y muérete tú.  Un libro que desbanca a los desinformados optimistas

Decimos que un Optimista es una persona que carece de información y Bárbara Ehrenreich lo ha dejado bien por claro. ¡ Tenemos razón !  Todos nosotros, los misántropos, quejosos, protestones, llorones, tristones, negativos, depresivos que nos negamos a tomar Prozac, contras, desmoralizadores y rompehuevos ¡Ha llegado nuestra hora!

Un fantasma recorre Europa y aún el mundo. Es la hora de que la legión de escépticos que señalamos con el dedo a tanto famoso y a quienes los adulan, y ya que no podemos hacer otra cosa escupimos cuando pasan.

Bárbara (persona de impecables antecedentes socialdemócratas ¡en EE.UU! (hay que tener valor ahí) y Doctora en Biología Celular, para escribir su libro Nickel & Dimed en que describía la vida real de los laburantes en los EE.UU. (viven bastante peor que en España e incluso que en Uruguay, pese a las mentiras que corren por ahí), un libro que se parece mucho al famosísimo Down & Out de George Orwell [Sin blanca en Londres y en París] para documentarse Bárbara trabajó en hoteles, bares y otros empleos de trabajo manual que contrariamente a lo que piensan tantos parásitos vividores, requieren fuerza, habilidad, inteligencia y constancia y resistencia.

Cuando terminaba ese libro, la encontraron un cáncer.  La experiencia anterior, y otras parecidas, le han servido para reconocer las mentiras y falacias que se encuentran detrás del Pensamiento Positivo, una ola de lelos por cierto con bastante predicamento ya en España.

Smile or Die: How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America

Ir en plan positivo y optimista por la vida, sobre todo si tienes cáncer u otra enfermedad muy grave, puede hacer las cosas peores, de ninguna manera es fundamental para tener éxito en la vida, puede hacer que un país poderoso y autoritario se meta en guerras interminables, le infla el ego a los banqueros que luego se equivocan y nos arruinan porque se creen dioses.

El ejemplo de las finanzas en América es claro, 3 trillions (millardos) de dólares de fondos de pensiones que se han evaporado en el vacío del optimismo.  Como si Lehman Brothers o Royal Bank of Scotland o Islandia se hubieran arruinado porque no trabajaban duro, o no rezaban a dios todos los días.

«Negative people suck!» dice uno de estos vividores, que encima nos insulta a las personas que tratan de ver las cosas de forma racional: Los que la chupan son ellos, carotas, sinvergüenzas que embolican a la gente para chuparles la guita.

A notar que le acaban echando la culpa a la víctima:  ¿Usted es obeso? La culpa es suya por tragaldabas -cuando muchos obesos está demostrado que se infectaron por un adenovirus que causa la obesidad.

¿Ud es pobre, lo tiraron al paro, cerró la empresa?  La culpa es suya o de los sindicatos, dicen estos fachas inescrupulosos y que están en la pomada.

Un secretillo de la vida española real que Ud no sabe, mendrugo:  ¿Nunca se preguntó Ud, porqué es gerente de la empresa que Ud trabaja un tipo sin estudios, obviamente sin capacidad, y que se equivoca continuamente? :: Porque compró el puesto.

Así de claro, porque lo compró con dinero.  Luego le dirá que sonría en el puesto de trabajo.

Cuando Bárbara se enfrentó a su cáncer de pechos, no sólo la enfermedad, también le salió una carretada de productos rosaditos, de lazos, de camisetas y de gansadas.

Bárbara llegó a la conclusión de que probablemente le vino el cáncer por haber tomado el HRT, la Terapia de Reemplazamiento de Hormonas -en sí misma otra bruta industria médica.

Hay que reivindicar una visión más cerebral y menos propensa a dejarse manipular por agentes sociales de la industria del Feel Good. El libro de Bárbara es un buen ejemplo a conocer.

☼  Así que mi consejo, desayune Ud café negro sin azúcar, una tostada con mermelada de naranja amarga y las columnas que yo escribo.

¡Y ya está Ud inmunizado contra los optimistas para todo el día !

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.