Dos buenos relatos del Dr Turiel, de enjundia e ironía

El Dr Turiel ha publicado dos relatos que recomiendo mucho

Trata de dos científicos, un profesor Jan Palermo y un alumno, David, que en una España hundida en el Colapso huyen a Francia  –donde no les fue mejor, como diría Quevedo.

En el primer relato los dos científicos tratan de cruzar la frontera, pero son descubiertos por enfebrecidos empobrecidos y embrutecidos aborígenes, o sea ibéricos, que descubren su lamentable condición de científicos y los persiguen para matarlos

Un futuro sin más (I): La huida

 Las culpas que les achacan es que los científicos estos u otros o aquellos le han ocultado a la humanidad, los muy perversos, el secreto de la energía de Tesla y ahora agotados los combustibles del petróleo y el gas la sociedad perece.

Esto de la energía libre de Tesla y otros magnetismos es una patraña bastante popular en You Tube, fuente de información de los gandules que no quieren abrir un libro de F’isica y no se enteran de nada.

El profesor y su alumno logran cruzar la frontera, pero en Francia (las referencias a los países en concreto no son explícitas, pero lo entiende cualquiera) la situación esta también deteriorada, lo detienen y maltratan, con la diferencia que en Francia te hacen juicio antes de matarte, en España esa frivolidad es innecesaria.

* Esta es la segunda parte

Un futuro sin más (II): El juicio

Y es que el Profesor ignoraba realmente como estaban las cosas allá, y hay algún párrafo que merece destacarse por su relevancia a la actual situación, porque ¿es que sabemos cómo está la cosa?  No, yo creo que no lo sabemos:

¿Cómo podía Jan haber estado tan ciego? Había corrido buscando el paraíso y lo que se había encontrado era otra ciénaga. Quizá la gente era un poco menos salvaje y brutal que en su país natal: al menos sobre el papel el país vecino era formalmente una república democrática; sin embargo, en poco tiempo comprendieron, gracias a sus contactos con los otros presos, que en realidad la República no era más que una dictadura encubierta. Durante los meses que Jan y David habían permanecido huidos se habían producido muchos cambios, es cierto, pero en realidad las transformaciones se habían ido operando al mismo tiempo que en su país de origen, y por los mismos motivos: la crisis económica implacable que se había ido agudizando sin parar, el acceso cada vez más penoso a los diversos recursos naturales, cada vez más escasos… cada casa sin luz, cada gasolinera sin diésel, cada panadería sin pan habían arrastrado a la República hacia posiciones cada vez más autoritarias y más represivas, único modo con el que las fuerzas políticas habían consensuado que se podría mantener una frágil paz social. Jan había estado cegado por la falta de información de calidad sobre lo que realmente pasaba en la Repúbica; simplemente se creyó todo lo que leyó en su país mientras fue un hombre libre, y confió en aquella vieja máxima «no news, good news». No fue hasta que estuvo en una de las cárceles republicanas que tuvo un contacto directo y brutal con la realidad del país que antes idealizaba. Comprendió tarde que en realidad la democracia en su propio país había comenzado a morir mucho antes de que para él fuese evidente, desde el mismo momento en que los medios de comunicación filtraban, censuraban o simplemente frivolizaban la información sobre la degradación social y de la calidad democrática que se vivía en otras naciones; además, las corresponsalías en el extranjero salían caras y era más barato simplemente republicar lo que las agencias públicas difundían por sus oficinas de prensa.

 ¿Cuántas otras naciones en Europa y en el mundo estarán pasando por un descenso a los infiernos semejante? Si la República, antaño baluarte de las libertades y faro de la razón para Occidente, había sucumbido de una forma tan acabada e irremisible, ¿qué habría sido de tantas otras naciones de menor tradición racional y democrática? Jan se estremeció al pensarlo. Si pudiera escapar de este infierno, ¿a dónde, realmente, podría huir? ¿Dónde una persona sensible podría refugiarse? Se dio cuenta que no sabía nada del mundo en el que vivía.

Me hizo gracia que uno de sus acusadores o delatores se llama Pierre Lamarck, nombre del conocido biólogo evolucionista pre-darwiniano.

No revelare la culminación de este episodio, espero haber excitado su interés y a ver si el relato continúa, está interesante.

☼  La Saga de Jan Palermo continúa

Un futuro sin más (III): La nueva energía

*

Un futuro sin más (IV): Paisaje de hombre con guerra al fondo

,,

Por Armando

6 comentarios en «Al Dr Turiel lo persiguen los ‘Teslacos’»
  1. Sin duda, estos nuevos relatos de Antonio Turiel son geniales. Es un gran didacta, y junto con otros como él, intentan hacernos entender a todos lo que la Fiesta finaliza por los límites que un mundo finito, el nuestro, impone.

    Sólo espero que el hecho de que cada vez haya menos analfabetos en nuestras sociedades, impida que estos relatos de ficción u otros similares puedan llegar a producirse algún día, cuando el inevitable Decrecimiento general esté ya claramente entre nosotros.

    Que la labor de todos los que dedicais vuestro esfuerzo a abrir los ojos de la Sociedad no decaiga.

    Saludos

    Roberto

  2. Concuerdo con Roberto, los nuevos relatos de Turiel son muy buenos, mucho mejor que esas birrias de novelas apocalípticas que tanto se venden hoy en día.

    Para mi no alcanza con menos analfabetos, lo que falta hoy en día es gente con conciencia de la realidad y sentido común, de hecho en el mismo relato podemos apreciar a todo tipo de idiotas útiles con educación universitaria.

    A mi pesar veo como muy probable el escenario que plantea Turiel, incluso faltaría agregar una que otra infaltable «Quema de libros».

  3. Gracias, Armando, por esta inmerecida promoción.

    A este relato le quedan aún seis episodios más. La historia, como verán, hace más meandros que el Jet Stream en este aciago año.

  4. Hola !
    .
    Somos una especie muy rara, sucia, invasiva, autodestructiva, que no hace más que depredar todo a su alrededor, y que se cree importante por status, porque sólo ha conseguido extraer algo de energía de un filón de plantas y bichos muertos hace milenios, pero nos sacan de ésta posibilidad y volvemos a quedar desnudos, donde todos somos iguales:
    .
    Feos y torpes bípedos ignorantes…
    .
    Salú !

  5. A mí el blog de Turiel me parece magnífico por su carácter divulgativo y por su rigor.

    Sólo hay dos aspectos que no terminan de gustarme:

    1º) Es derrotista.

    2º) Es partidario de la teoría del calentamiento global causado por el Hombre.

  6. ¿y NO SERÁ QUE Turiel TIENE RAZÓN, TOTALMENTE?
    .
    Lo del calentamiento global causado por el hombre, es la opinión justificada de todos los científicos que han estudiado el problema.
    .
    ¿Cual es la calificación científica de Ud, se cree que sabe Ud más que ellos?
    .
    en cuanto a derrotismo, de eso nada. El hombre tiene información y es realista, le digo más, el Dr Turiel es demasiado optimista, no quiere cargar las tintas.
    Si el 17 de Julio de 1936 alguien le hubiera dicho, -Este país va a una guerra Civil, acá vamos al muere ¿Ud hubiera dicho que no, que todo se arreglará, que no hay mal que por bien no venga, etc?
    Y el 18 al día siguiente, la tragedia.
    .
    Con desempleo uno de cada cuatro, y en Andalucía y Canarias, etc, uno de cada tres, la gente cayendo en la miseria, y Cataluña que se independiza, y se cree Ud que todo va bien, y va a mejor, qué quiere que le diga.
    En España sobra la mitad de la población, y eso probablemente lo incluye a Ud, so triunfalista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.