Una buena idea que puede imitarse en Uruguay con gran ventaja

Esta máquina ya funciona en el aeropuerto de Frankfurt y la compañía piensa instalar 500, en terminales de tren y aeropuertos.  La máquina vende oro, un gramo por 30€, una barrita de 10 gramos por € 245, o monedas de oro,  Los precios son instantáneamente actualizados.

Los alemanes se han arruinado varias veces en su historia y a los que pueden les gusta guardar su dinerito en metal noble -de hecho Alemania tiene las mayores reservas de oro de Europa, por algo será.

Esta empresa alemana de Thomas Geissler no son hermanitas de la caridad, de hecho remarcan su producto 30% con respecto a los precios en el mercado.  Pero la facilidad de compra lo hace interesante. Es una extensión lógica de lo que se hace en otros países, y yo he visto en el aeropuerto de Ciudad del Cabo -yo pasaba por ahí- a japoneses comprando gordas monedas de oro krugerrands en una oficina que tiene Sudáfrica en el aeropuerto. Esto al cabo del año en una pasta gansa que se sacan, en el aeropuerto te remarcan todo para arriba.

Uruguay debería imitar esta conveniente astucia, y afianzar su desfalleciente prestigio como la Suiza de América,  vendiendo en el Tax Free del aeropuerto de Carrasco, en Punta del Este, en Zonamérica y en la terminal de buques, Oro amonedado, y también barritas de oro y de plata, y muy especialmente ANILLOS DE ORO.  Si el Banco República u otro banco autorizado vende oro como simples anillos, en peso y valor garantizado este producto tiene alta demanda, puede ser vendido fácilmente en caso de necesidad y es una defensa contra las catástrofes económicas tan frecuentes en Latinoamérica.  El viajero o turista que pasa si le queda un dinero éste es un tipo de compra impulsiva interesante.  No es necesario recurrir a la maquineta que vende oro como si fuera chocolatinas, una empleada puede hacer la misma tarea.

PS: ne escribe un amigo:

Armando, hace años que el free de Carrasco vende lingotitos. Nunca vi a nadie comprar, pero alguien lo hará, si no no estaban.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.