¿Quién soy?

Zoólogo y escritor. Español, educado en Uruguay y España.
Describí varias especies nuevas para la ciencia y otros trabajos científicos.
Políglota y Tercermundista. Resido en Inglaterra.

7 comentarios en «¿Quién soy?»
  1. Hola, en lineas generales coincido con tu visión de Uruguay, aunque en algunos puntos le das palos injustamente, y no valorás los aspectos positivos. Al igual que Argentina, y como ya lo dijo Federico Luppi en una película, Uruguay «no es un país, es una trampa»,
    te hace ilusionar, te crees que sos lo mejor del mundo, que se puede, que va a cambiar, que va mejorando, y en el momento menos esperado te mete un palo en la rueda y te das la cara contra el piso!

    No soy conformista, pero considero a Uruguay, junto con Argentina lo menos malo de
    Latinoamérica, por eso es bueno hacer críticas constructivas (no destructivas), y valorar lo mucho bueno bueno que sí tenemos.

    Evidentemente el peso del Estado, la burocracia, la corrupción, y la falta de reformas a largo plazo, así como la falta de inversión en infraestructuras (públicas y privadas), hacen que el país siga estancado.

    Desde «afuera» se ve mucho mejor todo esto, y sí que se podría tener un país mejor, recursos no faltan, solo hacer las reformas necesarias le duela a quién le duela.

    Yo empezaría por recortar plantilla y beneficios a funcionarios públicos, auditorías internas en entes y organismos públicos ( hechas por consultoras privadas ).

    Y como bien dices, lograr la eficiencia y si se puede, independencia energética, y una verdadera transformación de la industria.

    un cordial saludo.

  2. Estoy interesado en contactarme con Usted por el tema de Clostridium acetobutylicum.

    Soy un entusiasta emprendedor que estoy buscando informacion sobre este tema y lei su publicacion.

    Mucho agradecere su respuesta.

    Atentamente

    Fer.-

  3. Toda la población es un monótono Mar Muerto,
    por Julio Herrera y Reissig [1875-1910]

    • “… los uruguayos son enclenques, enfermizos, de constitución misérrima, que no pueden asistir a ningún trabajo ímprobo. Esto… disculpa a los orientales de que sean gloria de la pereza, del charlatanismo y de la megalomanía. Cuando no se puede hacer gran cosa, qué más se puede hacer que chismear, dormir y echarse en brazos de la imaginación. Los uruguayos que no pueden por falta de salud ser labradores ni comerciantes, ni industriales, son cigarreros, guardatrenes, aurigas, tipógrafos, presidentes, políticos, rematadores, militares y empleados públicos”.

    • “No es necesario insistir sobre aquello de que los uruguayos, fuera de ocupar un triste empleo en alguna oficina pública, carecen de toda aptitud para el trabajo, así como de iniciativa y perseverancia; el espíritu de empresa no se ha dejado ver hasta el momento en los hijos del país, los cuales, además, son perezosos por naturaleza, pudiendo apenas trabajar seis horas al día”.

    • “El grupo de los uruguayos me resulta una cosa que no está formada, algo primitivo que corresponde a la primera etapa de la evolución sociológica, cuyas unidades físicamente ordinarias parecen apósitos nerviosos elementales, donde no se concibe integración de ideas, complejidad de agregados intelectuales, y por lo mismo apropiaciones psíquicas compuestas”.

    • “De ahí la impresión que tenemos de su insignificancia. Sus hábitos aldeanos, el carácter chismoso de la gente, su raquitismo ingénito, su camaradaje de villería, y su ridícula superficialidad: he aquí todo”

    • “No es necesario insistir sobre aquello de que los uruguayos, fuera de ocupar un triste empleo en alguna oficina pública, carecen de toda aptitud para el trabajo, así como de iniciativa y perseverancia; el espíritu de empresa no se ha dejado ver hasta el momento en los hijos del país, los cuales, además, son perezosos por naturaleza, pudiendo apenas trabajar seis horas al día”.

    • “Los uruguayos son buenos o malos, hospitalarios o feroces, según las circunstancias. Por lo demás, todo es incoherencia, irregularidad y quebrantamiento en el interior de su máquina afectiva”

    • “… no creo que exista pueblo en la tierra más refractario a las innovaciones, a los perfeccionamientos que todo progreso entraña… Nuestro país es rutinario hasta la imbecilidad… la vida emocional compleja ni existe en nuestro país, en cuya atmósfera mortecina languidecen los afectos y se aplastan las originalidades. Una horizontal monótona de igualitarismo soso, de impavidez colectiva, se extiende hacia todos los frutos de la existencia”

    • “¿Por qué nuestros gobernantes han sido pésimos; irregulares en su conducta; atolondrados; despóticos; imprevisores? ¿Por qué, lejos de preocuparse del porvenir del país y de los resultados de su obra, se han atenido a la satisfacción inmediata de la vanidad?… ¿Por qué se han gozado a plaisir de las satisfacciones del aplauso?… ¿Por qué nuestro país es modelo de desventuras, miseria, escándalo y efervescencia?… Gobernantes y gobernados tienen la culpa de ello. La máquina primitiva de los uruguayos, cuyo motor es la impulsividad, ha hecho del país un buque desarbolado en medio de una tormenta; sin brújula y sin timón, moviéndose a capricho de corrientes anímicas irregulares; en largas y terribles zozobras de convulsiones civiles y catástrofes económicas”

    • “Mientras en Buenos Aires fructifican los talentos, se desarrollan las actividades, lucen las aficiones, se aprovechan los esfuerzos, se imprimen todos los ecos del espíritu, las radiaciones emotivas se distienden para el bien común, y la acción individual vibra en el colectivismo modificando las estructuras, en Montevideo, por el contrario, el hombre en sí no es nada, todo se asfixia, todo sucumbe, nada se oye, todo desaparece en un vértigo de apática imbecilidad, de trivialismo rústico; las originalidades se aplastan, los caracteres se malogran… Toda la población es un monótono Mar Muerto”

    Su biografía
    Los éxtasis de la montaña
    Los parque abandonados
    Aguas del Aqueronte y otros cuentos narcóticos

    La vida breve de Julio Herrera y Reissig (Montevideo, 1875-1910) carece casi por completo de rasgos novelescos, especialmente al compararla con las azarosas existencias de sus coetáneos Rubén Darío, Salvador Díaz Mirón, José Asunción Silva o José Santos Chocano; pero, en un marcado contraste con la impresión de monotonía provocada por su biografía, la obra poética del uruguayo abarca una variedad de registros poco frecuente en la poesía del modernismo y, por lo demás, sorprendente en un artista muerto apenas cumplidos los 35 años de edad. La admiración se transforma en asombro al contrastar las dificultades suscitadas por su lírica hermética con la relativa diafanidad de sus versos aldeanos o con las pintorescas imágenes de su poesía erótica; empresa considerable resulta que, en los últimos 7 años de su vida (aproximadamente entre los años 1903 y 1910), Herrera y Reissig alternara la musa bucólica de «Los éxtasis de la montaña» con el estro romántico de «Los parques abandonados» o «Las clepsidras» y el numen hermético de «La vida», «Desolación absurda» y «La torre de las esfinges».

    Comentario de AGL. ¡Cargó fuerte las tintas el que oteaba desde su Torre en la Ciudad Vieja! Yo pasé mil veces, habrán sido más, en mi camino desde la sombra del Palacio Salvo (vivía en San José, entre Andes y Florida) hasta la Facultad de Humanidades y Ciencias. Su Torre de los Éxtasis, porque el poeta se colocaba.
    Muchas gracias por la cita de ese grande y malogrado poeta.
    Si tiene enlaces a alguna de sus obras, mándelos que los activaré. Y además los leeré yo, ya te digo.

  4. Estimado Diego

    Uruguay y Argentina te parecen ‘lo menos malo’ de America Latina, una idea muy arraigada en la cultura de estos dos paises. Es interesante que los nativos de los otros paises de America Latina no piensan igual. Mi experiencia personal (siendo nativo del Plata, y habiendo tenido el privilegio de haber vivido durante muchos anhos en otros paises de America del Sur y Central) es que tu afirmacion es por lo menos muy discutible. Muchos (demasiados) rioplatenses tienen todos los defectos que puedes encontrar en nativos de otros paises, como Colombia, Nicaragua, Mexico o Ecuador (como ejemplo), y toda una serie de caracteristicas muy poco atractivas que son exclusivas, como por ejemplo la consabida ‘superioridad’, que muy frecuentemente se basa en racismo y e ignorancia. Es curioso (y en esto coincido plenamente con Dr Zoologist) que siempre la culpa es ‘del estado’, ‘la corrupcion’ ‘los politicos’, ‘la burocracia’ etc etc etc. Pocos dicen ‘los uruguayos’, o ‘nosotros’.

    Pienso que hasta que esta mentalidad no cambie, nada mas va a cambiar. Con el gobierno que sea. O acaso los gobiernos no son un reflejo directo de la sociedad?
    Tanto uruguayos como argentinos se consideran, en lo mas profundo, mejores que todos sus vecinos, mejores que los yanquis, mejores que los europeos. Y el racismo que se ve y se oye en el rio de la Plata es algo muy dificil de hallar en estos tiempos en sociedades ilustradas. Nuestros vecinos en America Latina pueden ser tan vagos, desorganizados y corruptos como los rioplatenses. Pero tienen una serie de valores muy importantes, que no se encuentran en el Rio de la Plata: un sentido social de asistencia y ayuda mutua, un arraigado sentimiento en contra de lo que los ingleses llaman ‘self importance’, aceptacion de lo ‘diferente/ extranjero’, mejor integracion racial, muchos mas recursos enconomicos naturales, buen humor y buen talante, mejor apreciacion por las buenas cosas de la vida – una actitud de ‘vaso medio lleno’ (antes que ‘medio vacio’), alegre desden por el discurso y sano respeto por las acciones, no le tienen pavor al cambio y a lo nuevo, y -last but not least- una mucho mas intensa y libre actitud frente al sexo. Que tal vez explique mucho de lo anterior.

    Hace muchos anhos que vivo en Europa, pero voy seguido a Uruguay, y cada vez que lo hago, vuelvo con una mezcla de horror, incredulidad, asco y tristeza. Creo que hasta que no sean capaces de ver ‘de afuera’ como dices, donde esta la raiz de los problemas, existen pocas chances de que algo cambie. Y la raiz esta en la falta de voluntad de cambiar, porque si somos ‘campeones del america y del mundo’, o ‘menos malos’ que los otros latinos, o mas ‘vivos’ que los yanquis, para que cambiar? Cambiemos el gobierno, los burocratas, o cambiemos las leyes del cosmos -porque nosotros, nostros somos ‘barbaros’. Con esto ultimo estoy de acuerdo…

    Con respeto,

    Lautreamont

  5. El hecho de que los cubanos no «tengan» que trabajar para sobrevivir, no significa que sean privilegiados, ni existe nada que alabar en ello. Entre un cojo y un ciego, el ciego no tiene más derecho de sufrir que el cojo.

  6. Estimado Comte :

    Coincido con Ud. en sus apreciaciones acerca de nuestros defectos aunque no puedo coincidir al menos honestamente con en lo referente a la idiosincrasia de los otros pueblos de Latinoamérica ya que no he compartido como Ud. experiencias de convivencia salvo como colegas emigrantes en un país extranjero.
    La idiosincrasia uruguaya es por cierto y claramente «muy jodida». Es cierto que somos «petisos compadres» y advierto incluso cierta tendencia a confundir solidaridad y coincidencia de opiniones con linchamiento de aquel objetivo que no nos gusta en variadas oportunidades.
    Tenemos un acendrado miedo al cambio y si cambiamos, ya hemos visto que cambiamos para lo mismo o para peor.
    Y nada cambia.
    Reconozco que seguimos enfrascados en las mismas discusiones que nos dividen y que gracias al «cogote» que tenemos, nadie afloja un milímetro su posisción.
    Al cabezadurismo lo llamamos convicción y al ser advenedizo,flexible.
    Menuda hipocresía, ¿no le parece?
    Pero (y siempre hay un pero), creo que el tema del racismo es cierto en todos los blancos y sus descendientes. Y a esto no hay con que darle.
    Que está mal, está horrible !!!!!!!
    Pero xenófobos y racistas los hay donde Ud. estuvo y donde se encuentra ahora.
    No podemos negar los cromosomas españoles, italianos (e incluso como bien sabrá franceses e ingleses más algún otro de alguna otra nacionalidad).
    Y lejos de echarle la culpa de nuestros males freudiamente a «nuestros padres», estoy asumiendo una realidad que debemos cambiar porque las consecuencias de nuestros actos están a la vista.
    No sé en que lugar de Europa está y por supuesto que no es relevante para decirle que yo me encuentro en España, en la Andalucía «profunda» como les gusta decir a los demagogos.
    Si Ud. advirtiera el tonelaje de ignorancia sobre no ya el Uruguay, sino Sudamérica en aspectos tan básicos como localización geográfica, economía y educación exclusivamente por comparación ante lo que ellos reciben de información de aquellas tierras, vería sus argumentos seriamente atacados en sus bases.
    Le hablo desde la perspectiva de un emigrante transitorio que no se cree mejor que los europeos (simplemente por sentido común, ya que tampoco me siento inferior a ellos) ya que vine a ampliar mis estudios y mi experiencia profesional.
    Si Ud. los escuchara haciendo tabla rasa emparejando a toda Sudamérica con acusaciones de corrupción de Colombia, Venezuela o Argentina mientras evaden toda la responsabilidad que les cabe después de haberles entregado permisos de construcción totalmente ilegales a más de 6000 ingleses en la zona de Albox (y habiendo también dejado construir una mole de cemento en las playas del Algarrobico para después desgarrarse las vestiduras), y si escuchara los comentarios que todos los extranjeros por estos lados escuchamos sobre ABSOLUTAMENTE TODOS LOS INMIGRANTES (marroquíes, rumanos, sudamericanos y por supuestos, los pobres negros que mueren como moscas tratando de venir a COMER a España) vería que :

    1) Mientras sea blanco y europeo o genéticamente caucásico, no hay caso, es racista.
    2) Corrupción y disparates hay en ABSOLUTAMENTE todos los lados.
    3) Mientras sea humano, va a detestar siempre lo que le da miedo.
    4) Uruguay es un país en el que se cultiva el miedo.Miedo al cambio, miedo a las autoridades, miedo a los líos,miedo perder la casa, miedo a perder , mejor no arriesgar.
    5) Quiero decirle que Uruguay necesita muchas voces nacionales que pierdan el miedo y el tema que Ud. pone inteligentemente sobre la mesa debe debatirse a fin de destrabarnos de una vez por todas.

    Como uruguayo le agradezco que lo haya planteado.
    La verdad es que estoy harto de los mediocres que he dejado conjuntamente con otros muchísmos compatriotas que se encaramaran a las más altas,medias,bajas y diferentes áreas de la vida nacional.
    Y que conste que hablo de la mediocridad, no de un partido político. Esto es un mal nacional al cual los partidos (que lo forman uruguayos también), no han sido capaces de erradicar.
    Y por eso nos vamos o al menos nos vamos por ahí a respirar un poco de aire fresco y redescubrirnos un poco para volver a enfrentar la mediocridad que no somos capaces de combatir.
    Creo que ese es el gran tema y espero que coincidamos en esta discrepancia que le he planteado con absoluto respeto por su opinión y su pensamiento.
    Gracias por la paciencia.
    ——————————-
    AGL. Ah, D. Marcelo, yo a mis «queridos» compatriotas los conozco como si los hubiera parido.
    Le voy a echar la culpa a Franco, y tiene mucha. La mayor parte de los españoles no sabe hacer la O con un canuto y las consecuencias de la educación franquista se notan a tope. Nos burlamos que el 20 % de los americanos -con la escuela hecha, eh- no saben donde está el océano Pacífico y tienen costas ahí, hasta una enorme flota ahí, pero en España deben ser el 50 %. A mi me pasó de elogiar al Uruguay con unos primos, y la Sra me dice: «El año que viene cogemos el coche y nos vamos de vacaciones ahí». ¡Aixo mateix! El consumismo desaforado, la ignorancia, contumaces en la ignorancia. La juventud lo mismo, y mi sobrinillo por hablar de casa, salen las noticias en la TV y cambia de canal, pone más fútbol.
    En España el «diario» más vendido es el Marca, si le juntamos el As color y otros que hay en Barcelona, concluimos que a la gente le gusta ser burra y le contaré un secreto que poca gente sabe: que en España a la gente le conviene ser burros, se dieron cuenta a palos. Hace siglos a la gente que sabía leer y discutía, la quemaban viva, y cuando ganó Franco a los maestros republicanos los fusilaba.
    Y si sube el trato en la escala social, encontrará que son aún peores, igual de burros y más depredadores, agravados por la arrogancia. Tuve de jefe a un ingeniero que estábamos en el pasillo elevado mirando a los currantes y me dice «nosotros estamos en la vida para robarle a éstos.» Y mandan a los hijos a las escuelas del Opus para que les enseñan a robar, me lo dijo tal cual uno de ellos.
    Tengo pensado de escribir un artículo de lo que pasó cuando Fraga quiso subir el nivel cultural en Galicia, qué decepción se llevó.
    Un abrazo.

  7. Gracias D. Armando por su respuesta.

    La verdad es que estamos demostrando que los disensos revelan más que nada y paradójicamente, coincidencias.

    Es que lo que está mal, no hay caso, está mal.
    Y está fenómeno reconocerlo para cambiarlo porque así como vamos no estamos contentos.

    Le cuento que integro conjuntamente con arquitectos almerienses,valencianos,cordobeses,madrileños e italianos un Taller que estudia que cornos significa sostenibilidad en urbanismo y creo necesario contárselo para reafirmar que pese a lo que expreso con disgusto en mis posts, doy fe que las coincidencias y la cercanía son lo que priman cuando se conocen personas de buena fe.

    O por lo menos gente distinta que se junta para producir algo y no medrar, ya que lo que hacemos, lo hacemos por amor al arte.

    Como corresponde.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.