El mes que viene sabremos quién de los dos nos manda.  Probablemente gane el Hijo de Cain, los yanquis en las encuestas dicen que van a votar a Obama pero cuando estén en el cuarto, votarán al milico blanco y a la loca de atar.

obama-y-mccain-luchan.png

Cualquiera de los dos que gane se va a encontrar el mes que viene y en los próximos meses con miles y miles, Y MILES de desempleados en los EE.UU. que los echan de las casas deshauciados y con el mundo entero en plena Depresión. Una Depresión que por lo visto será mucho, mucho peor que la de 1929.

Es muy posible que tenga que retornar las tropas de Irak, para encontrarse con Bagdad -en Washington.  Y miles de exaltados con armas y antorchas.

abismo.gif

Esto no es alarmismo sino simple constatación de que hay papel por más valor en dólares, que el valor de las cosas en el mundo.

Esto forzará a los EE.UU. a declararse en bancarrota repudiando su astronómica deuda.  Los países y bancos y financieras que tienen Bonos del Tesoro no van a quedar muy contentos con ser arruinados totalmente por este fraude inmenso.

Violentas oscilaciones de inflación y deflación tendrán lugar y la gente, los norteamericanos pero probablemente también en Gran Bretaña (¿y España?) van a conocer una inflación como la de Alemania en los años treinta, o ahora mismo en Zimbabwe, lucharemos por comprar algo de comida con una carretilla llena de papel moneda.

En cuanto al petróleo y los combustibles, tras estas violentas oscilaciones estarán fuera del alcance de nosotros, las masas empobrecidas.  El precio será lo de menos, no lo podremos pagar porque no tendremos empleo ganancioso ni los jubilados cobrarán ni a los empleados públicos les van a pagar.  Piensen que en Europa, con los altos impuestos al combustible, si se pone a 20 dólares el barril el impuesto cesante para el gobierno es suficiente a desequilibrarle el presupuesto -aunque este será probablemente el menor de sus problemas.

A mi, para España no se me ocurre otra solución que poner a la gente a trabajar en ampliar enormemente la red de ferrocarriles y transportes urbanos electrificados.  Al menos es una tarea positiva para todos.

En cuanto al automóvil, olvídate.  Vas a tener suerte si puedes ir en bicicleta a cavar con pico y pala .  11 horas por día, ya te lo avisaron hace un mes que en Europa viene la semana de 60 horas de trabajo.  Y eso será con suerte, así comeremos aunque sea pan y patatas, porque en Gran Bretaña probablemente vuelva la three-day week.

Claro que no todo el mundo opina lo mismo que yo.  El alcalde de Londres, y Miembro del Parlamento Boris Johnson, y rubio además y graduado en Oxford opinaría que esto que escribí, paparruchas.  Que lo que hay que hacer es gastar, sobre todo si tienes dinero.

 Eat, spend and be merry – this is not the end of the world
By Boris Johnson
http://www.telegraph.co.uk/opinion/main.jhtml?view=DETAILS&grid=A1YourView&xml=/opinion/2008/10/28/do2801.xml
I don’t want to seem indifferent to suffering, and I don’t want anyone to accuse me of minimising the likely effect of the recession, because the coming months will very probably be a lot tougher – for millions of people – than the boom times we have all recently enjoyed.

But after reading the BBC’s special market crisis website, complete with its jagged red arrow pointing at the floor, and after hearing the pornographic glee with which we are told that another small country has gone up the spout, and after Mr Bean, the Deputy Governor of the Bank of England, has informed us that this could be the worst financial crisis in history, I am afraid I want to thrash my FT on the table and shout, Whoa! Come off it, folks! This isn’t the Black Death. Pinch yourself. Are you still there? Got a pulse? Thought so. Look out of the window. Those aren’t zombies. They are men and women engaged in the normal business of getting and spending.  […]

Boris se graduó en Oxford, es cierto, y yo en un país tercermundista, qué le vamos a hacer.  Pero yo sé cual es la derivada de x a la n, soy un científico aunque mediocre y Boris se graduó en idioma griego.  Un sofista, el Boris.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.