Esta es una Central Fotovoltáica en Alemania, la más grande del mundo hasta hace una semana.

alemania-6-mw.jpg

6 MW esta central, que en las condiciones de mucha mayor luminosidad en Uruguay que en la brumosa Alemania serían por lo menos 12 MW.  Electricidad precisamente cuando más se necesita, de día, cuando oficinas, fábricas están trabajando.  A mediodía la gente en casa consume mucha electricidad.  Ni siquiera ocupa mucho sitio.
Crearía muchos puestos de trabajo de electricistas y mantenimiento.  Hay métodos para acumular electricidad durante cortos tiempos de menor iluminación (más puestos de trabajo); esto lo debe hacer una empresa distinta que compre electricidad (muy barata y subvencionada) de fotovoltáicos y eólicos y generación normal en momentos pico y la descarga a la red compensando.

La solución al problema energético no es una sola, sino que exige coordinar y complementar diferentes formas de generación de energía, y no únicamente eléctrica.  Eso crea puestos de trabajo y experiencia, y empresas. El dinero además queda en el país y no se va a Kuwait ni a Canadá.

La peor solución posible es una Central Nuclear. No crearía puestos de trabajo. No es posible que se imite esa tecnología por un país como Uruguay. El dinero se iría a otro país, en combustible y servicios de la Central -de hecho Uruguay quedaría esclavizado a la Central Nuclear que se comería todos los recursos.  La Central sería un objetivo militar inmediato para países extranjeros hostiles, que de un golpe decapitarían a Uruguay con una bomba bien colocada por un avión.  La amenaza de accidente nuclear sería permanente y si el personal extranjero es secuestrado por una banda terrorista (como la que secuestró en los años setenta a mucha gente importante) por exigencias políticas huirían de ese país violento, cruel e inhóspito.

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.